Los beneficios de una educación musical temprana

Aprender música desde bien pequeños
ayuda a nuestras hijas e hijos a mejorar crecimiento intelectual, a la vez que
desarrollan su creatividad.

Estudiar música no implica solamente aprender a
cantar y a tocar un instrumento. Tras lo evidente, se esconde todo un
aprendizaje amplio y transversal muy enriquecedor para el desarrollo
intelectual
de los niños.

Evidenciando esta ligación entre el estudio
musical y unas buenas capacidades intelectuales, se han realizado muchos
estudios que han demostrado que, ciertamente, el aprendizaje musical en la
infancia mejora las capacidades de lectura, el dominio lingüístico, las
habilidades matemáticas y la agilidad mental
en general.

Aprender a leer e interpretar una partitura
implica asimilar y apropiarse de las estructuras cognitivas de un nuevo tipo de
lenguaje que, en su abstracción, enriquece el modo de estructurar el
pensamiento
.

Además está el hecho que la educación artística
en general potencia la creatividad y la imaginación de los niños, entregándoles una nueva vía de comunicación para canalizar su expresividad emocional.
Eso fortalece su autosatisfacción y su bienestar interior.

La mejor fórmula: aprender divirtiéndose

Como aseguran muchos expertos, el hecho que desde una edad temprana nuestros
hijos practiquen música de forma académica, no sólo lúdica, potencia también su
madurez, su sentido de la responsabilidad y su capacidad de esfuerzo
.

Porque, ciertamente, aprender música requiere mucho
trabajo, esfuerzo y dedicación. Sin horas de estudio en casa y una asistencia
regular a las clases
es poco probable
que la niña o el niño adquieran capacidades musicales. En este sentido, los
conservatorios de música suelen ser centros orientados a impartir una formación
musical de calidad pero severa.

En este tipo de centros, el aprendizaje musical
implica una dedicación e implicación altísima de los pequeños.
Debemos tenerlo
en cuenta porque, aunque estudiar en un conservatorio tiene sus aspectos
positivos, para los peques puede implicar un sacrificio que no escogen
libremente. Y la música se tiene que disfrutar, no sufrir.

Autor: Agnes Santos

Comparte esta noticia en

1 Comentario

  1. Me gustaría saber más

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *