Las alergias alimentarias más frecuentes en bebés

De todas las alergias que se pueden presentar en los primeros años de vida, las alergias alimentarias son de las más frecuentes.

De hecho y según datos oficiales, entre un 4 y un 8 por ciento de los niños en edad escolar en España tienen alergia a algún alimento.

Veamos a continuación cuáles son las alergias alimentarias más frecuentes en bebés y niños pequeños.

En primer lugar, vale definir qué es una alergia alimentaria. La Asociación Española de Pediatría lo define como “una reacción dañina desencadenada por un alimento” que se produce por una respuesta exagerada del sistema inmunológico ante la exposición al alérgeno en particular. Es un tipo de alergias muy común en niños y suele presentarse por primera vez ante ciertos alimentos.

Los síntomas se manifiestan con hinchazón y urticaria en la piel, así como con dolor abdominal, vómito y/o diarrea. En ciertos casos, puede haber incluso otros síntomas respiratorios, como dificultad para respirar o rinitis aguda.

 

 

Es muy importante poder identificar a tiempo los síntomas de una alergia alimentaria para poder actuar de forma inmediata y concurrir a una consulta de emergencia. Pues bien, veamos cuáles son los alimentos que más frecuentemente ocasionan alergias en los bebés y niños pequeños.

Leche de vaca

Es una de las más frecuentes y suele manifestarse en el primer año de vida, cuando se complementa o sustituye la leche materna con una fórmula adaptada de leche de vaca. Se diagnostica mediante la detección de la inmunoglobulina E específica contra la leche y sus proteínas, a través de análisis de sangre y de pruebas en la piel.

Los síntomas pueden aparecer de forma inmediata o dentro de la siguiente hora después de haber ingerido la leche y van desde una urticaria o dermatitis atópica,hasta problemas respiratorios como asma o rinitis, conjuntivitis, dolor abdominal, vómitos, diarrea y anafilaxia.

Huevo

La alergia al huevo es otra de las alergias alimentarias más comunes. Suele aparecer cuando ingieren por vez primera este alimento. Tal como con la alergia a la leche de vaca, esta alergia puede manifestarse inmediatamente después de su ingesta o dentro de las siguiente hora. Sus síntomas pueden ser leves, desde picor en la boca o garganta, acompañado de manchas rojas alrededor de la boca, o más graves como vómito, diarrea, dificultad para respirar y anafilaxia.

 

Pescado

Es la tercera alergia más frecuente en niños pequeños y suele aparecer durante el primer o segundo año de vida. Se puede tener alergia a un solo tipo de pescado, a una familia de pescados o a todos los pescados en general. A diferencia de la alergia a los dos primeros alimentos, la alergia al pescado puede durar décadas o incluso toda la vida.

Los síntomas de la alergia al pescado son picazón en la boca o faringe, con o sin enrojecimiento o urticaria alrededor de la boca, hinchazón de los labios, párpados u orejas. Vómitos, diarrea o algún trastorno respiratorio también son posibles síntomas, aunque poco frecuentes.

Cacahuetes o frutos secos

La alergia a los frutos secos suele aparecer en niños mayores, después de los 3 o 4 años de edad cuando se incorpora su consumo. Los frutos secos que con mayor frecuencia dan alergia son los cacahuetes, nueces, almendras y avellanas.

Cuando se tiene alergia a los frutos secos es muy importante revisar las etiquetas de los alimentos, pues muchos pueden contener trozos o trazas de alguno de ellos o ser alguno de los ingredientes que no se observe a simple vista.

Algunos síntomas de alergia a los frutos secos incluyen urticaria en todo el cuerpo, inflamación en la garganta y lengua, conjuntivitis, o trastornos respiratorios y digestivos, así como anafilaxia.

Gambas o mariscos

La alergia a los mariscos incluyen tres grupos: los crustáceos (gambas, cigalas, cangrejos y similares), los cefalópodos (calamar, sepia o pulpo) y moluscos de cáscara (mejillones, almejas y similares). Que alguien presente alergia a los mariscos no significa necesariamente que también se tenga alergia al pescado o viceversa, aunque sí se da en ciertos casos.

La alergia entre cada grupo de mariscos suele ser independiente, e incluso es posible que se tenga alergia a uno solo de cierto grupo y que los demás se puedan consumir sin problemas, aunque lo que se suele recomendar es evitar a todo el grupo por igual.

Los síntomas de alergia al marisco incluyen tos, dificultad para respirar, inflamación, urticaria, opresión de garganta, dolor abdominal, diarrea, vómito y anafilaxia.

Cereales

Además de la celiaquía, que es la intolerancia al gluten -presente en trigo, cebada, centeno y avena- puede darse también la alergia a otro tipo de cereales. La alergia a los cereales puede darse ante un solo cereal, a varios o a todos. En el caso de que un niño tenga alergia a la avena, también se deberá prestar atención a los productos de higiene, ya que en varios productos se utiliza ésta como ingrediente.

Los síntomas de la alergia a los cereales son similares a la mayoría de las alergias por otros alimentos como urticaria, dolor abdominal, vómito, diarrea, dificultad para respirar y anafilaxia.

Imágenes: Pinterest

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *