La mitad de los abortos se deben a alteraciones cromosómicas del embrión

 

La mitad de los abortos debidos a alteraciones cromosómicas del embrión

 

La prueba genética de diagnóstico preimplantacional PGT-A permite detectarlas antes de su implantación en el útero y así transferir el que está sano.

 

Los tratamientos de reproducción asistida están dando la oportunidad a parejas en las que uno o los dos miembros padecen una enfermedad hereditaria o tienen alguna alteración cromosómica a tener un bebé sano.

 

Una de las principales causas de la baja tasa de embarazo son las alteraciones en el número de cromosomas de los embriones (aneuploidías embrionarias).

Para mejorar los resultados de embarazo de estas parejas se puede aplicar el diagnóstico genético preimplantacional (DGP). Solo los embriones con un número exacto de cromosomas pueden dar lugar a un niño sano, los demás se bloquearán, darán lugar a un aborto o un niño con malformaciones. 

 

Los expertos de la clínica de medicina reproductiva Instituto Bernabeu explican que hay casos en los que la mujer aborta sin causa aparente y en la mitad de los casos estas pérdidas gestacionales se deben a alteraciones en el embrión que no permiten la evolución del embarazo o ni siquiera llega a implantar. Y ello provoca una gran frustración y dolor en la mujer.

De ahí su apuesta por seguir dando respuesta a lo que en algunos casos es todavía una incógnita. 

 

El desarrollo imparable de la genética en apenas una década está permitiendo el análisis del embrión antes de su implantación en el útero materno. Y las pruebas son cada vez más precisas

 

El test a examen

Los embriones generados mediante técnicas de FIV son biopsiados preferiblemente en día 5 tras la fecundación. Estas células extraídas son analizadas por el departamento de Biología Molecular y Genética con el objeto de conocer si existe en ellos algún tipo de alteración genética o cromosómica. 

Un examen elaborado por un organismo externo e independiente internacional al que se han sometido de forma anónima 56 laboratorios europeos. El servicio de evaluación de calidad externa de citogenómica GenQA se centra en el buen desarrollo de la prueba PGT-A de diagnóstico genético preimplantacional que detecta si el embrión está afectado de una alteración cromosómica.

Con ella se consigue reconocer aquellos embriones alterados y transferir únicamente los sanos. 

El manejo de las técnicas y la experiencia de los profesionales redunda en que las parejas pueden lograr el embarazo de forma más rápida al conocer con precisión los embriones sanos y descartar los afectos por alteraciones cromosómicas.

 

A quién se recomienda

El PGT-A valora si el embrión es cromosómicamente normal (euploide).

Es una prueba recomendada a mujeres de edad avanzada; mujeres con antecedentes de abortos de repetición, puesto que hasta el 50% de pérdidas se deben a causas cromosómicas del embrión y mujeres que han sufrido fallo embrionario.  

“Hemos pasado de analizar 9 cromosomas a analizarlos todos”, resume José Antonio Ortiz para valorar el vertiginoso avance de la genética en los últimos años.

De ahí que esta evaluación del organismo externo es un aval a una trayectoria imparable e impecable.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: Instagram.com, Youtube.com Pinterest.com, Upsocl.com

Autor: Andrea Pascual

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *