La importancia de quererse tras el parto

Todas las mujeres que van a ser madres, o que lo han sido, son conscientes de que el embarazo provoca ciertos cambios en el cuerpo femenino, aunque no todas somos 100% conscientes de lo que estos comportan en sí mismos. Que tu cuerpo dé vida a un ser humano significa que cambiará de una forma u otra, tanto a nivel físico como emocional.

La experiencia tras el parto es igual de importante que durante el embarazo y cada segundo debe aprovecharse al máximo. Tanto las madres como los padres deberían tener más días de permiso laboral para disfrutar del momento y ver crecer al bebé. Es una experiencia única e irrepetible -y que muchos sólo viven una vez-, por este motivo debería valorarse más y ofrecer más facilidades a los recientes papás. Compartir momentos con el recién nacido también une a la pareja y es esencial para el crecimiento de ambos.

Como complemento a la educación del bebé, también es importante dividir las tareas del hogar. Que haya armonía y un ambiente favorable en la casa hará que el bebé crezca más a gusto, y más feliz. La distribución de las tareas domésticas debería ser equitativa, siempre con respeto y intentando que ambas partes se sientan bien haciendo lo que hacen, por que el hogar es responsabilidad de todos los que viven en él. La comunicación también es un factor clave, tanto a nivel de pareja como con el bebé.

La responsabilidad de la crianza del bebé debe recaer a partes iguales tanto en el padre como en el madre. Y dependerá de cada uno que los roles queden bien repartidos y establecidos. Que los dos participen en todo y hagan cosas conjuntas hará que se aprenda el uno del otro. Además, provocará que la mujer se sienta más valorada y experimentará un sentimiento mucho más positivo de la maternidad.

 

 

¿Inseguridades? Hay que ver más allá de la estética y valorar todo lo que hemos logrado gracias al esfuerzo diario. Es importante aceptar como un proceso natural las transformaciones que experimenta el cuerpo a lo largo de la vida. Esa es la forma más sana de hacerse mayor, aprovechando cada etapa de la vida y disfrutando de ella al máximo -porque no se va a repetir-. Cada momento es único y exprimirlo al máximo depende de cada uno.

Anímanos a todas las mujeres a querer su cuerpo tal y como es tras el parto. Todos los cuerpos son bonitos por el simple hecho de ser reales y cada marquita es un símbolo de haber vivido, experimentado y crecido. Cada estría y cada cicatriz es el resultado de algo precioso. De vuestro bebé.

Queremos compartir un mensaje especial dirigido a todas las mujeres. Nuestros cuerpos sufren mucho a lo largo de nuestra vida, experimentan muchos cambios y sufren daños. Y eso es algo natural. Pero ni tus estrías, ni tus cicatrices, ni tu flacidez te definen como persona. Eres perfecta a los ojos de tu bebé, y eso es lo importante. No se consideran defectos los signos de algo tan bonito como la experiencia de la maternidad.

¿Cambios en el cuerpo? Seguro. Pero…¿acaso no merece la pena si tu deseo es ser mamá?

Es importante quererse tras el parto, pero aún es más hacerlo cada día de nuestras vidas.

 

Imágenes: Pinterest

Autor: Júlia Benach

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *