Ideas para fomentar la creatividad de tu hijo

Los niños son creativos por naturaleza. Y qué bonito es ver como tu hijo va aprendiendo a tu lado, pero también por si solo. Ver como va descubriendo poco a poco es algo que enorgullece a todos los papás. Además, cualquier actividad y momento es bueno para estimular la creatividad de los más pequeños. Y podéis hacerlo juntos, aprendiendo el uno del otro.

No importa lo que sea, si sientes que a tu hijo le gusta algo y disfruta de ello, dale tu apoyo y disfruta de lo que le llena con él. La creatividad no es algo que se pueda definir a la perfección, no tiene normas generales, es más bien una actitud frente a la vida aplicable a todo. Hay que enseñar a los niños desde pequeños a ser creativos, a no tener miedo a equivocarse. Una buena forma de educarles es ayudándoles a ser resolutivos. Fomentar su desarrollo les ayudará a enfrentarse mejor a la vida adulta. La lectura es un excelente método para que aprendan a divertirse mediante ella, además de la gran cantidad de beneficios que tiene para los pequeños. Involúcrale en el mundo de la lectura y consigue que se convierta en un estilo de vida para tu hijo/a.

Haz que tus hijos se cuestionen cosas, que sean capaces de criticarse objetivamente y ser optimistas. No hay nada como aprender a ver la vida de forma positiva y aceptar las cosas tal y como vienen. Eso es algo que tu hijo va aprendiendo de ti inconscientemente. Debes ser consciente de que tu hijo/a adquiere parte de tus actitudes y/o comportamientos.

 

 

Deja que experimente, ser creativo es hacer cualquier cosa que se te pase por la cabeza. Si estás cocinando y tu hijo quiere ayudarte ¿Por qué no? Seguro que disfrutáis de un buen rato juntos.

En cuestiones de creatividad no existen límites. Debes observar con mucha atención a tus hijo/a. De esta forma, verás lo que le gusta y podrás ofrecérselo, o simplemente, guiarle para conseguirlo.

Observa qué le inspira, qué capa su atención. ¿Cuáles son las cosas que le entusiasman? Tomando como base sus preferencias y sus gustos, puedes ayudarle a desarrollarlos. Un niño creativo es más feliz, más inteligente y más sano. Ser creativo es un proceso constante que consiste en innovar continuamente, ser crítico y optimista. Además, la creatividad tiene grandes beneficios para los niños: aumenta la autoestima, desarrolla su inteligencia, la autosuficiencia, mejora su comunicación y beneficia su desarrollo social. 

El papel de los padres es muy importante a la hora de estimular para que no dejen nunca de crear e innovar. Un niño creativo siempre encontrará la manera de distraerse y de disfrutar, sin la necesidad de tener entre sus manos los productos más sofisticados ni caros del mercado. Y eso es algo muy importante en cuestiones de educación. Lo importante es regalarles experiencias únicas y transmitirles valores como la pasión y la humildad y el valor de las pequeñas cosas de la vida.

Más que fomentar la creatividad de tus hijos, hay que aprender a no frenarla. Padres creativos, hijos felices.

 

Imágenes: Pinterest, Okchicas

Autor: Júlia Benach

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *