Entrena con tu bebé y recupera la línea tras dar a luz

 

¡Entrena con tu bebé para recuperarte tras el parto con estos 10 ejercicios clave! 

 VivaGym te da las claves para la recuperación post parto

 

El nacimiento de un bebé cambia la vida, los hábitos, las rutinas y el tiempo que invertimos en el cuidado personal.

Recuperar la forma física tras el parto es una de las preocupaciones más frecuentes en las mujeres.

 

VivaGym propone un circuito de entrenamiento sencillo con la mejor de las compañías, tu bebé.

 

Los médicos recomiendan que en caso de que haya sido un parto sin complicaciones, se recupere la actividad física entre 4 y 6 semanas después de dar a luz.

Si se trata de un parto por cesárea lo recomendable será entre 8 y 10 semanas.

Además, hay que tener especial cuidado de no forzar la zona abdominal y pélvica; las más sensibles después de dar a luz.

 

Realiza los ejercicios con intervalos de descanso entre series de 45 a 60 segundos.

 

¿Preparada?

Sentadillas.

Sujeta a tu bebé cerca o lejos del pecho.

Abre las piernas ligeramente para conseguir un ancho más grande que el de tus hombros y flexiona las rodillas hasta formar aproximadamente un ángulo de 90 grados.

 

Levantamiento de bebé.

Sujeta al bebé con los brazos a la altura del pecho y elévalo progresivamente hasta que esté por encima de los hombros.

 

Lunges. 

Separa tus pies con un ancho ligeramente superior al de tus caderas, avanza un paso adelante y haz el lunge con la rodilla casi hasta el suelo.

 

 

Supino. 

Túmbate boca arriba y sujeta al bebé encima de tu pecho con los brazos encogidos.

Levanta los brazos elevando al bebe y vuelve a encogerlos.

 

Puente de glúteos.

Túmbate boca arriba con las piernas encogidas, asegura al bebe por las axilas y colócalo encima de tus piernas.

Eleva la pelvis haciendo fuerza en los talones, apretando los glúteos y contrayendo el abdomen.

 

Punteros.

Con las manos y las rodillas apoyadas en el suelo y el bebé acostado entre tus manos, estira una pierna y el brazo contrario paralelos al suelo y mantén la posición durante 5 segundos.

Repite con la pierna y el brazo contrario.

 

Plancha.

Túmbate boca abajo, con los pies separados a la altura de la cadera, las piernas estiradas, la espalda recta y los codos alienados con los hombros y flexionados a 90 grados.

El bebé se queda entre tus brazos para interactuar con él.

 

El ejercicio comienza en un nivel inicial, apoyando las rodillas en el suelo.

Seguidamente, realiza de 1 a 2 series de plancha, manteniendo la posición entre 15 a 30 segundos con una pausa de 10 segundos.

 

 

Plancha dinámica.

Apoya las manos en el suelo y mantén al bebé entre los brazos.

Con las puntas de los pies apoyados avanza alternativamente cada rodilla hasta el exterior del codo del mismo lado.

 

Flexiones.

Apoya las manos en el suelo con una separación superior a la alineación de los hombros.

Desciende hasta donde puedas, manteniendo al bebé entre tus brazos y la espalda recta.

En un nivel inicial apoya las rodillas en el suelo.

¡Aprovecha cada descenso para darle un beso!

 

Upper back.

Sentada en el suelo con las rodillas encogidas hacia a arriba y el bebé apoyado en las piernas, aguanta el máximo tiempo posible con los pies elevados.

 

 

 

 

 

 

Imágenes: Pixabay, Pinterest 

Autor: Andrea Pascual

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *