Enseñar a hablar a tu bebé, ¿Cómo hacerlo?

 

Las claves para enseñar a hablar a tu bebé.

 

Hay diferentes pautas a seguir en función de la etapa en la que se encuentre tu bebé.

Puedes aplicar estos consejos en tu día a día, pero ten en cuenta que cada bebé tiene su ritmo y debes respetarlo.

Solo tienes que ayudarle cuando veas que está deseando avanzar y necesita un pequeño empujón de sus papis.

 

Antes de nacer tu bebé te escucha.

A partir del sexto mes de gestación el embrión ya oye y se interesa por los sonidos que vienen del exterior.

Percibe tu voz a través de vibraciones en tu columna vertebral. 

No debes sentirte ridícula por hablar a tu barriga.

Es más, deberías hacerlo a menudo, junto a tu pareja, para activar su mente.

Puedes empezar a llamarle ya por su nombre o un mote cariñoso, con el cual seguir llamándole una vez haya nacido.

 

Hay un secreto mágico: cantarle una nana.

Se grabará en su memoria y durante sus primeros meses de vida se calmará al instante en cuanto se la cantes.

Debido a que ya la tendrá memorizada por habérsela cantado durante el embarazo.

 

 

Los 3 primeros meses, tener contacto. 

Durante los primeros meses el bebé recibe un montón de impresiones sensoriales que su mente debe asimilar poco a poco, sin ningún tipo de experiencia.

Reconoce tu voz, como hemos explicado en la fase anterior, le gusta tu olor y necesita tocarte. 

Cuando llora, el llanto ya tiene el “acento” del idioma materno, y es su principal forma de expresarse.

 

 

 

 

 

Debes atenderle siempre que llore, aunque no sepas que le pasa.

Con el paso de los días podrás distinguir que le pasa cada vez que llora y que es lo que necesita.

Su oído es muy delicado, con lo que háblale en voz baja y sosegada.

Si llevas su pequeña mano a tus labios o cuello cuando hables notará tu vibración. 

Y sobretodo, sonríele. Verás que antes de los tres meses el también te sonreirá a ti.

 

 

De los 3 a los 6 meses interactúa con el. 

Tu bebé quiere y necesita moverse, así que ayúdale con diferentes ejercicios o masajes.

Le gusta que le hablen, se pone contento cuando te ve, y empezará a reírse a carcajadas. 

 

 

 

 

 

Algunos ejercicios para favorecer la comunicación con tu bebé:

  1. Túmbale y ponte a un lado, llámale por su nombre para que se gire hacia ti.
  2. Agita y mueve de un lado a otro su sonajero o muñeco para qué lo siga con la mirada. De esta manera conseguirás conectar el sentido del oído con la vista.
  3. Hazle pedorretas y cosquillas en la barriga, mientras recitas palabras para qué las pueda ir memorizando.
  4. Repite los sonidos que empieza a hacer, ya que ahora balbucea y cuando está contento pronuncia (y, j, k) y cuando no está contento (m, p y b).

 

 

6 a 9 meses: empieza a comprenderte. 

Cada vez su capacidad de comunicación es mayor.

Te habla a través de su mirada, entona diferentes silabas cuando balbucea y se ríe cuando juega contigo.

Entiende, posiblemente, mucho más de lo que crees. Tanto palabras como frases.

La compresión es un paso previo al habla.

 

Le puedes enseñar libros con imágenes y ir diciéndole que es cada cosa.

Cuando le cuentes o le preguntes algo incluye su nombre para que el pueda comprender que te diriges a el.

 

 

 

 

 

Haz muecas para que se ria, y sepa que lo hacéis para divertiros.

Los juegos de causa – efecto (golpear; sonar) son muy positivos para su desarrollo y su capacidad de entendimiento. 

Y, no olvides ponerle música, ayudará a estimular su cerebro.

 

 

De los 9 a 12 meses, sus primeras palabras. 

Conoce perfectamente su nombre y los de sus papás.

Entiende lo que significa “no” y algunas ordenes simples como “toma” o “dámelo”.

Ahora ya no sonríe a todo el mundo, se asusta con las personas que no conoce.

Eso no es algo negativo, significa que confía en vosotros.

 

También señala algunas cosas y las nombra a su manera.

Pero… un buen día, ¡llegará la primera palabra!

 

Puedes estimularle a través de estos juegos:

  1. juegos de manos, de toda la vida, que rimen (cinco lobitos, palmas palmitas…)
  2. Enséñale a imitar algunos sonidos. Por ejemplo, de algún animal o vehículo. 
  3. Cuando le vistas, ves nombrándole las partes del cuerpo. De esta manera podrá ir asociando cada parte a un nombre.
  4. Poco a poco  enséñale a decir adiós, tanto con la mano como con palabras.

 

 

 

 

 

Del primer al segundo año: la conquista final.

Durante el primer año tu bebé a aprendido a comprender.

Durante el segundo año, aprenderá a hablar.

Su vocabulario empezará a crecer de manera acelerada y chapurreará alguna que otra frase.

Sus papás tendréis que ser el traductor oficial, ya que se enfadará si ve que no le entienden.

Ayúdale a que aprenda a a desenvolverse en el habla:

  1. Cuando diga una palabra, crea una frase con ella.
  2. En el momento que empiece a decir frases, no le corrijas, repíteselo de la manera correcta.
  3. Puedes darle explicaciones como si fuese más mayor, ya que su capacidad de comprensión está mucho más desarrollada que su capacidad de hablar.

 

 

Lo más imprescindible es que estés en sintonía con tu bebé, y que tengáis esa conexión mágica desde la gestación.

 

 

 

 

Imágenes: Pixabay

 

 

Autor: Andrea Pascual

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *