El embarazo: mitos y verdades

Si estás esperando a tu bebé o tienes planes de quedarte embarazada en el corto plazo, hay ciertos datos que te será de valor conocer, así como mitos que muchas veces pueden crear miedos o incertidumbres infundadas sobre el embarazo. La propuesta de este primer artículo es conocer sobre algunos de ellos.

Uno de estos mitos extendidos tiene que ver con el sexo durante la gestación, que no se recomienda o que incluso puede llegar a dañar el bebé. Vale aclarar que esto no es cierto y que las relaciones sexuales con penetración solo podrían estar contraindicadas en embarazos de riesgo. De todos modos, el sexo no se limita a la penetración meramente genital, hay muchas otras posibilidades que todas ya conocéis.

En este sentido, no hay que tener ningún miedo y mantener la vida sexual activa normalmente, salvo que os sintáis bien o con ánimo. Incluso, hay quiénes sostienen que el sexo durante el embarazo es aún más placentero, ya que la irrigación sanguínea en las paredes vaginales es mayor. En caso de pequeños sangrados, no pasa nada, ya si es algo más importante, sí habrá que concurrir al médico de inmediato.

cuida_tus_dientes_durante_el_embarazo

Otro tema de controversia es el deporte: hay quienes consideran que la práctica de actividad física puede ser nociva, como en todo, la clave estará en el punto justo. Si bien habrá que evitar grandes esfuerzos o actividades extenuantes, el mantenerse activa será esencial para una óptima gestación.

Además, se sabe que el ejercicio físico es beneficioso ya que reduce las molestias típicas de este período y prepara mejor para el parto y para el después, contribuyendo a una mejor recuperación. Incluso existe evidencia de que los bebés de las madres que hicieron ejercicio físico durante el embarazo habrían desarrollado mejor el cerebro y el corazón.

Otra creencia es que durante esta etapa de la mujer, puede incrementar el riesgo de sufrir caries y/o gingivitis. Este mayor riesgo es consecuencia de los cambios hormonales típicos del embarazo que dejan más vulnerable ante posibles problemas bucales. No obstante, la idea de que es inevitable perder al menos un diente por cada gestación es falsa.

La prevención, al igual que en cualquier momento de la vida, es el pilar para mantener una buena salud buco dental, incluso durante la gestación. Limpieza adecuada en tiempo y en forma, reducción de ingesta de alimentos dulces y/o ácidos, y una alimentación nutritiva y equilibrada serán las mejores garantías para la boca también.

Imágenes: universonatural.social

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *