Ejercicios post-parto, ¡recupera tu figura!

Tras el embarazo y el parto, el cuerpo de la mujer se enfrenta a una serie de cambios que ya vivió durante la gestación, y que continúan cuando el bebé ya está en casa. Recuperar la figura perdida durante los nueve meses es una prioridad para muchas mujeres que desean volver a tener el cuerpo que tenían antes de quedarse embarazadas.

Una vez que se ha pasado por una cesárea, o por un alumbramiento natural, dependiendo de las características del propio bebé y por supuesto, de la madre, es necesario que –tras los cuarenta días que deben pasar desde el nacimiento, de reposo y relajación-, poco a poco se recupere la autonomía perdida a nivel físico.

Cada mujer y cada cuerpo es un mundo, y siempre bajo supervisión médica, existen una serie de ejercicios fáciles y caseros que se pueden hacer para, poco a poco, ir volviendo a la silueta pre-embarazo:

  • Recuperar la firmeza abdominal y la elasticidad del suelo pélvico es posible a través de una serie de movimientos fáciles y sencillos. Tumbada sobre una esterilla, y con los pies en el suelo y las rodillas apuntando al techo, puedes moverte arriba y abajo, apretando estas zonas –sin hacerte daño, ni pasarte de fuerza-, para que se recuperen cuanto antes.
  • Los abdominales deben ser suaves. Para ello, es necesario que en posición horizontal, levantes la cabeza –apoyada sobre tus manos en la nuca-, y también los hombros, y hagas movimientos cortitos mirándote el ombligo. La zona se irá fortaleciendo poco a poco, y volverás a tu abdomen de antes del embarazo.
  • Si lo que deseas es bajar volumen en general, en la zona de los muslos y nalgas, puedes ponerte en forma en casa a partir de las sentadillas. No es tanto como hacer miles de tandas muy rápido, sino hacer pocas pero bien hechas, y de forma pausada. Contra la pared o en el aire, sube y baja flexionando las rodillas y dominando tu respiración. También puedes extender tus brazos al frente estirando tu espalda, así se flexionará toda tu parte abdominal y de las piernas.
  • Para las piernas, también es bueno que estando boca arriba, muevas hacia delante y hacia atrás las piernas en zigzag, así se acostumbrarán a volver a su posición natural.

Pero sobre todo, date tiempo, tu cuerpo ha cambiado y también tu familia, que tiene una personita nueva. No te agobies, ¡y disfruta del momento!

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *