Diabetes gestacional: Cuidados para tí y tu bebé

La diabetes gestacional se produce durante el embarazo por los cambios hormonales que tienen lugar en la gestación y que suelen provocar resistencia a la insulina. Esta situación requiere asistencia y control médico, aunque también tienes en tu mano algunos consejos que puedes seguir para cuidarte.

Y es cada vez son más las mujeres que padecen diabetes gestacional. Su prevalencia ha ido aumentado en los últimos años, llegando a afectar al 10% de las embarazadas. Entre las causas de este incremento se hallan, entre otros factores, el aumento de la obesidad y la mayor edad de las mujeres embarazadas.

Es muy importante ponerse en manos médicas para tratar la diabetes gestacional porque genera un mayor riesgo de que el bebé sea prematuro y de que desarrolle obesidad o diabetes tipo 2 en el futuro. Además, también puede tener consecuencias para las madres, quienes aumentan sus probabilidades de complicaciones en el embarazo, como hipertensión arterial o infecciones urinarias e, incluso, pueden desarrollar diabetes, ya que el 30% de las mujeres que la sufren durante la gestación terminan padeciéndola crónicamente.

Además de los consejos médicos, controles y revisiones o posibles medicamentos que puedan indicar para controlar la diabetes gestacional, es muy importante durante el embarazo hacer ejercicio suave, pero de forma regular, y vigilar mucho la alimentación para optar por los alimentos que son más saludables.

En líneas generales, es recomendable que la dieta sea moderada en grasa y proteína y que los carbohidratos se proporcionen al organismo a través de alimentos como las frutas, verduras y carbohidratos complejos como pan, cereales, pasta y arroz. Es importante reducir la ingesta de alimentos con mucho azúcar, las bebidas gaseosas, los panes dulces y los jugos de fruta y, por supuesto, el alcohol.

Igualmente importante es hacer tres comidas entre pequeñas y moderadas y uno o más refrigerios cada día, sin saltarse ninguna de las comidas ni de los tentempiés. Además, es conveniente mantener la cantidad y los tipos de alimentos que se consumen en niveles similares todos los días.

La pauta general a seguir es que los carbohidratos sean menos de la mitad de las calorías que se consumen, siendo aconsejable elegir los que son integrales ricos en fibra por ser más saludables. En el caso de algunas verduras y hortalizas como la zanahoria, brócoli y espinacas, se pueden consumir porque, a pesar de tener carbohidratos, son beneficiosos para la salud y no influyen tanto en el nivel de azúcar en sangre.

Sin embargo, las legumbres y verduras con almidón deben consumirse con una media de seis porciones al día como, por ejemplo, una rodaja de pan, cereales o una tacita de arroz o pasta y, mejor, si son integrales.

Las verduras deben ingerirse entre tres y cinco veces al día, consumiéndolas frescas o congeladas pero sin salsas, aparte de hacer una ingesta de entre dos y cuatro porciones de frutas al día, eligiéndolas frescas para su consumo mejor que enlatadas o congeladas y tomando, sobre todo, las cítricas como las naranjas o las mandarinas.

Referente a la leche y los productos lácteos, son aconsejables cuatro porciones al día como, por ejemplo, una taza de leche, siendo recomendables los lácteos bajos en grasas o desnatados. También hay que incluir en la dieta diaria las proteínas, consumiendo entre dos y tres porciones al día y optando por pescado y carne de aves, retirando la piel, y por carnes magras.

Hay que tener especial cuidado con los dulces, que son ricos en grasas y azúcar, y las grasas presentes en mantequillas, margarinas o aderezos para las ensaladas.

Y, ante cualquier duda, por supuesto, se puede consultar con el médico o nutricionista para que elabore una dieta personalizada en la que se tengan en cuenta las calorías que precisa cada persona, teniendo en cuenta el peso; el mes de embarazo y el nivel de actividad.

Autor: Eva Sereno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Fatal error: Uncaught exception 'Exception' with message 'Cache directory not writable. Comet Cache needs this directory please: `/home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/cache/comet-cache/cache/https/www-nosotras-com/bebes-y-mamas`. Set permissions to `755` or higher; `777` might be needed in some cases.' in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php:367 Stack trace: #0 [internal function]: WebSharks\CometCache\Classes\AdvancedCache->outputBufferCallbackHandler('<!DOCTYPE html>...', 9) #1 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/functions.php(3780): ob_end_flush() #2 [internal function]: wp_ob_end_flush_all('') #3 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(286): call_user_func_array('wp_ob_end_flush...', Array) #4 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(310): WP_Hook->apply_filters('', Array) #5 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/plugin.php(453): WP_Hook->do_action(Array) #6 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-inc in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php on line 367