Dermatitis por el uso del pañal, qué es y cómo evitarla

La dermatitis de pañal – irritación o rozadura por el pañal – es un trastorno bastante frecuente en los bebés, que aunque no siempre tiene la misma apariencia, suele detectarse por el enrojecimiento en la piel debajo del pañal, en la zona genital y la cola. También puede suceder que haya algo de hinchazón y más calor en el área.

El grado de irritación puede variar e ir desde un área pequeña con granitos rojos hasta una zona más amplia con regiones hinchadas y rojas, mucho más sensibles.

Este cuadro puede deberse a varios factores, aunque el exceso de humedad, el uso de un pañal de baja calidad o el hecho de dejar las deposiciones del bebé por un largo tiempo, la fricción con el pañal,  o la reacción a alguna fragancia o algún producto químico utilizado en la fabricación del pañal, son algunas de las causas más frecuentes.

De todos modos, también puede deberse a una infección por hongos o bacterias, cuyo ambiente húmedo es propicio para su proliferación. Si el bebé está tomando algún tipo de antibióticos, entonces el riesgo de hongos aumenta considerablemente.

bebe2

En la mayoría de los casos, si hay solo una leve irritación, con un poco de cuidado, adecuada higiene y con el mantener el área limpia y seca, en solo unos días pasa por sí solo. Ahora bien, ya si presenta ampollas, granitos de pus u otro tipo de lesión, entonces sí tendrás que ir al médico, quien indicará el tratamiento hay que seguir, ya que estaríamos hablando de una infección.

Si la irritación es causada por hongos, entonces seguramente recete alguna crema antimicótica para aplicar sobre la zona afectada. También deberás llamar al doctor si el bebé empieza con fiebre o si la irritación no cesa tras varios días de iniciado el tratamiento.

Consejos para su prevención: cambia a menudo el pañal, aunque tengas que despertarlo por la noche para hacerlo, seca muy bien cada vez, el uso de una crema protectora después de cada cambio será de gran ayuda para prevenir irritaciones, y deja el pañal un poco flojo luego de cambiárselo para darle lugar a la circulación de aire.

Imágenes: bebesencamino.com

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *