Dejar de fumar, para ser padres, es cosa de dos

 

¿Queréis ser padres? Dejar de fumar es cosa de dos

 

Fumar no solo es malo para la salud, también los es para la fertilidad y para los futuros hijos.

A pesar de los resultados, no siempre coincidentes, de diferentes estudios sobre la relación entre tabaco y fertilidad, según el doctor Jan Tesarik, especialista mundial en reproducción asistida “el hombre debe dejar de fumar para mejorar su fertilidad antes del embarazo y la mujer durante el embarazo para asegurar la salud del futuro niño. Lo ideal es que dejen de fumar los dos y se apoyen mutuamente en cada fase”.

Estudios

Fumar representa un gran riesgo para la calidad de los espermatozoides, tanto para la integridad física de su ADN como para los mecanismos más sutiles, llamados epigenéticos, que pueden producir daños en los embriones, fetos y niños nacidos sin ser detectables por los análisis rutinarios de esperma,  según un estudio publicado por autores alemanes en la revista científica Reproductive Biomedicine Online.

 

En paralelo y en el mismo número de esta revista, investigadores españoles publican resultados de otro estudio que muestra que el efecto del tabaco sobre la calidad de óvulos es mínimo y prácticamente inexistente cuando se trata de mujeres jóvenes. Otro estudio, en la revista Clinical Epigenetics, asegura que si la mujer embarazada sigue fumando, se expone a un gran riesgo de aborto espontáneo y diferentes anomalías y enfermedades en los niños nacidos.

 

 



Según Tesarik, a la luz de estos estudios, podría parecer que hay una  solución sencilla: Los hombres dejan de fumar mientras que tratan conseguir un embarazo de sus parejas, y las mujeres sólo tienen que abandonar el tabaco cuando sepan que están embarazadas.

Sin embargo, la realidad es que una gran parte de hombres en edad reproductiva siguen fumando mientras trata de tener hijos, y aproximadamente la mitad de las mujeres que fumaban antes del embarazo siguen fumando durante el embarazo.

Dejar de fumar es cosa de dos

Dos estudios recientes, publicados por investigadores estadounidenses y rumanos en la revista Tobacco Prevention and Cessation demuestran que, para tener el efecto deseado, la decisión de la mujer de dejar fumar durante el embarazo tiene que ser acompañada por el abandono del tabaco por  su pareja durante el mismo período.

Según el doctor TesarikLo mismo vale, en el sentido contrario. La mayoría de los hombres, pacientes de nuestra clínica, que han logrado dejar de fumar para mejorar su esperma, lo pudieron hacer gracias al esfuerzo solidario de su pareja, que dejó de fumar durante el mismo período, aunque no fuera necesario para su propia función reproductiva. Existe un fuerte factor psicológico en el abandono necesario, aunque sea temporal, mientras la pareja busca a tener hijos. Incluso si una parte de la pareja fuma en otros lugares, y el otro lo sabe, la motivación afloja. Si uno de ellos  deja de fumar solidariamente se refuerza la decisión de quien debe hacerlo necesariamente”.

 

 

 

 

 

 

Imágenes: Pixabay

 

Autor: Andrea Pascual

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *