¿Cuáles son las ventajas de quedarse embarazada en invierno?

 

Embarazo en invierno: ¿Qué ventajas tiene?

 

Hace apenas dos semanas empezó el invierno, una época que invita a disfrutar de actividades que, durante el resto del año, son impensables o apetecen menos.

Como ir a la nieve o disfrutar de un domingo de película y manta.

Además de estos planes tan típicos, son muchas las mujeres y parejas que eligen el invierno para quedarse embarazadas.

 

“Cada época del año tiene sus ventajas a la hora de buscar el embarazo, y el invierno también cuenta con algunas”, aseguran los expertos de Ava, compañía médica suiza creadora de la primera pulsera capaz de detectar los días más fértiles de la mujer.

 

Quedarte embarazada durante los dos últimos meses de invierno (febrero/marzo) significa que las últimas semanas de gestación transcurrirán en octubre/noviembre.

 

 

 

 

 

Esto supone que la recta final no tendrá lugar durante los meses centrales del año, durante los cuales los termómetros marcan las temperaturas más altas del año.

“Esto es importante, ya que molestias típicas del embarazo, como la retención de líquidos, se ven agravadas por el calor”, señalan los expertos de Ava.

 

Otra de las preocupaciones de muchas mujeres es recuperar la forma tras el embarazo.

“Hay que tener en cuenta que es un proceso biológico en el que el cuerpo experimenta muchos cambios.

Por ello, es importante no obsesionarse con volver a tener el mismo cuerpo de antes”, añaden los creadores de Ava.

 

Si, aun así, deseas recuperar la forma -siempre de manera progresiva-, quedarte embarazada en invierno te permitirá disponer de varios meses antes del verano para volver a sentirte a gusto con tu cuerpo.

 

 

 

 

 

Asimismo, los meses durante los que transcurre el desarrollo del bebé en el vientre materno también tienen impacto en su salud.

“Quedarse embarazada en invierno significa que el verano formará parte de la gestación.

Esto también tiene sus ventajas, ya que el Sol es fuente de vitamina D y esto tiene efectos beneficiosos en los huesos y los músculos del niño”, añaden desde Ava.

 

Ya sea por los beneficios de cada época del año, por causas laborales o por otros motivos, lo cierto es que son muchas las mujeres y parejas que deciden planificar el embarazo.

 

Para ello, precisamente, la tecnología ofrece opciones como Ava.

“Este wearable, mide diversos parámetros fisiológicos mientras la usuaria duerme, como la temperatura o la frecuencia cardiaca en reposo.

Al día siguiente, basta con sincronizar la pulsera con la app de Ava para saber si es un día de alta o baja fertilidad”, explican los expertos de la compañía.

 

 

 

 

 

Imágenes: AVA, Pixabay

Autor: Andrea Pascual

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *