¿Cómo ser madre y trabajar a la vez? Consejos para compaginarlo

Una de las cosas que más quebraderos de cabeza nos traen a las mujeres es compaginar el ser madre con nuestro trabajo. Casa, hijos, pareja, trabajo se convierten en estrés y en una lucha diaria sino sabes organizarte bien.

Debes realizar un gran esfuerzo para poder llegar a todo y a veces no es suficiente. Para muchas mujeres el ser madres y trabajar fuera de de casa tiene muchas ventajas pero no nos olvidemos que también debes renunciar a muchas cosas y eso tiene como consecuencias algunos inconvenientes. Nosotras te ofrecemos los pros y los contras.

Una de las principales ventajas que tiene trabajar fuera de casa es que psicológicamente estarás más activa. La relación con tu pareja será más satisfactoria y además discutiréis menos.

Las mujeres que trabajan fuera de casa son más seguras de sí mismas y eso es algo muy positivo. No es bueno encerrarse en casa ya que luego acabas por preocuparte de asuntos que no tienen importancia. Y lo mejor de todo es que si trabajas fuera de casa tendrás más contactos y amigos.

Es muy importante saber organizarse para no caer en la frustración de trabajar fuera y dentro de casa. Imagen de terra.com

Como principal inconveniente está el desgaste físico de la mujer. Al trabajar dentro y fuera de casa puedes volverte irritable y dejarás de tener tiempo para ti.

Es posible que te culpes por haber dejado a tu pequeño solo en casa, que tengas un sentimiento negativo hacia ti por qué crees que no te preocupas por él. Es normal que te ocurra. Cuando te incorporas al mundo laboral después de ser madre el conflicto interior es mayor.

Para conseguir un equilibrio entre lo bueno y lo malo solo existe una cosa, y se llama organización. Debes repartir las tareas del hogar con el resto de la familia y respetar tu tiempo de descanso personal.

Aprovecha los pequeños espacios de tiempo libre para desconectar del trabajo y disfrutar de tu pareja. Es muy importante que él vea que no tienes actitudes perfeccionistas en tu vida.

En fin que solo debes tener una buena organización y saber repartir el tiempo necesario para cada cosa. Si te lo propones y le pides ayuda a tu familia, no es tan complicado. ¡Ánimo!

Autor: Ester Garcia

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *