Cómo prevenir la retención de líquidos en el embarazo

 

Retención de líquidos: ¿Cómo prevenirlo durante el embarazo?

 

La mayoría de las mujeres tienen que lidiar con la retención de líquidos durante su embarazo.

Aunque es algo muy común, es posible prevenir esta molestia durante los meses de gestación.

 

 

Las causas de la retención de líquidos

El embarazo causa importantes cambios físicos y emocionales en cualquier mujer.

Los cambios hormonales son uno de los factores principales en ambos casos y esto es algo difícil de controlar.

 

La retención de líquidos es una de las molestias más frecuentes y está causada por diferentes motivos.

  • Cambios hormonales y las sustancias que produce el cuerpo para que sea posible el embarazo
  • El crecimiento del útero, que impide que la sangre circule correctamente al comprimir los vasos sanguíneos
  • El importante aumento del volumen de la sangre
  • Exceso de peso en el embarazo
  • El consumo  excesivo de sal en las comidas
  • Utilizar calzado y prendas de vestir muy ceñidas

 

 

 

 

Consejos para prevenir la retención de líquidos

Las causas físicas son difícilmente controlables, sin embargo, los factores externos al propio embarazo si los puedes controlar.

  • Dieta equilibrada, variada y rica en frutas y verduras.

Es fundamental controlar el peso para evitar esta y otras complicaciones en el embarazo

  • Reducir el consumo de sal en las comidas.

Además de los procesados que incluyen grandes cantidades de sodio. Evita tomar snacks de bolsa como patatas fritas y similares

  • Toma al menos dos litros de agua al día

 

 

 

 

  • El potasio es un mineral presente en el plátano, la piña, las espinacas y calabacín entre otros muchos alimentos.

Este mineral te ayuda a eliminar líquidos, además de ser un elemento fundamental para el organismo.

  • Mucha actividad física adecuada en cada caso.

Tan solo con caminar cada día al menos una hora, te ayudará a mejorar tu estado físico en muchos sentidos durante tu embarazo. También te ayudará en el parto y en la posterior recuperación

  • Cambia de postura con frecuencia.

Pasar demasiado tiempo en la misma postura favorece la acumulación de fluidos.

  • Evita las prendas de vestir demasiado ceñidas.

En su lugar, utiliza ropa ligera de tejidos naturales como el algodón.

 

 

 

 

 

Imágenes: Pixabay

Autor: Toñy Torres

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *