Cómo preparar a tu hijo para la llegada de un hermanito

Para algunos niños, la llegada de un nuevo miembro a la familia es todo alegría. Finalmente les ha sido concedido el deseo de tener un compañero. Pero no todos los pequeños se sienten igual, por eso en Nosotras te damos algunas claves para lidiar con los temores que puede comportar un hermanito.

Desde que le dijiste que iba a tener un hermanito, tu hijo se ha comportado extrañamente. A veces parece feliz, pero otras tantas no le agrada la idea de que alguien lo desplace. Lo notas malhumorado o más caprichoso de lo común.. Manejar la situación no es sencillo, pero es posible que tu peque esté enfrentando un cuadro de celos.

Esto puede ocurrir durante la gestación o en los primeros meses de la llegada de un nuevo hermanito, pero todos esos temores e inseguridades pueden ser combatidos por los padres de forma eficaz.

Lo más importante es que tu hijo sepa, de boca de ustedes, que tendrá un nuevo hermanito. Con el avance del embarazo debes explicarle lo que está sucediendo. Deberás decirle que este bebé no puede atenderse solo, que necesita de la ayuda de ambos. Incluir a tu hijo en las actividades lo hará sentirse «parte de», anulando el sentimiento de desplazamiento. Pídanle que colabore en la decoración del cuarto y en la compra de ropa, lo que además lo ayudará a desarrollar un sentimiento de hermano mayor que suele ser muy gratificante.

También es necesario que refuerces su seguridad, que él nunca sienta que el bebé es más amado. Ambos son queridos de igual forma y a ambos debes dedicarle la misma atención. Si bien es cierto que el recién nacido ocupa la mayor parte de tu energía, los padres deben alternarse para atender al otro niño y que este no se sienta solo.

De igual forma es importante que los padres sigan manteniendo algunas rutinas de juego con el pequeño, que uno de los padres salga a solas con él y le dedique un momento especial, lo harán sentir importante. Poco a poco, el nuevo miembro de la familia se irá incorporando a estas rutinas de la mano de los padres y el hermano mayor.

No ignores las pataletas de tu hijo y hazle saber lo amado e importante que es para ustedes. En el caso de que la situación sea incontrolable, no duden en visitar a un especialista.

Autor: Debora De Sa

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *