Beneficios de tener una mascota para los niños

 

Los niños y su mascota: un vínculo muy beneficioso. 

 

Una mascota tiene múltiples beneficios para los niños.

En si, ya el hecho de tener una mascota mejora la calidad de vida de cualquier persona.

Entre otros beneficios encontramos que ayuda a perseverar el equilibrio físico y mental, reduce el estrés y disminuye el riesgo a padecer una depresión.

 

 

 

 

 

Para los niños, este vínculo todavía es más beneficioso.

Fomenta el desarrollo educativo y social, porque les obliga a tener una responsabilidad, además de mejorar la integración de toda la familia. 

Los animales tienen la capacidad de contribuir a ser más responsable y tener respeto hacia los demos.

Ayudan a desarrollar la capacidad de aprender a cuidar a alguien, además de crear una mayor sensación de seguridad en el niño y el entorno.

En este aspecto, son dos puntos clave a desarrollar en el ciclo de la vida del niño, para que tenga un buen equilibrio emocional.

 

 

¿Cuáles son las responsabilidades que puede asumir un niño con su mascota?

Según la edad que tenga, puedes adaptar las diferentes responsabilidades que comporta tener una mascota.

Los más pequeños de la casa pueden encargarse de darles de comer, mirar que tengan agua, cepillarles el pelo o darles un baño (con tu compañía). 

 

 

 

 

 

Cuando ya son más mayores puedes dejar que lo saquen a pasear, y asumir otras responsabilidades de más peso. 

 

Segun un estudio de la Fundación Affinity que trata sobre el vínculo animal, el primer concepto que la mayoría de los niños relacionan con su mascota es “cuidar”.

Aunque también podemos destacar “jugar” y “alimentar”

 

Una mascota: la alegría del hogar. 

Ha sido demostrado que aquellas personas que durante la infancia tuvieron una mascota, al largo de su vida han tenido menos dificultades a la hora de mantener una relación personal con otras personas. 

El hecho de tener una mascota ayuda a tener una conducta, durante la niñez, más estable y positiva.

 

 

 

 

 

Además, no podemos olvidar la capacidad que tienen de aportar alegría en cualquier momento, y son la mejor compañía en los momentos de tristeza. 

Sin dejar de lado, la sensación de protección que aporta tener un compañero perruno.

 

El niño, encontrará en el un fiel amigo. 

Recurrirá a su mascota para abrazarle y será su mejor manera de consolarse en los momentos tristes.

 

 

 

 

 

Imágenes: Pixabay

Autor: Andrea Pascual

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *