Bebés y rutina, descubre su importancia

Después de las primeras semanas comienza a ser más fácil establecer los horarios de tu bebé. Este es el momento ideal para crear ciertos hábitos en torno a sus actividades diarias con el fin de favorecer al máximo su educación y desarrollo

Es cierto que cada bebé es diferente, pero cuando de crear rutinas se trata ambas partes saldrán beneficiadas, tanto el pequeño como los padres. El primer punto en el que se debe trabajar es el sueño. Después de los tres meses es probable que tu bebé comience a dormir la mayor parte de la noche, por eso resulta importante acostarlo siempre a la misma hora. De este modo podrás determinar más fácilmente los momentos en los que despertará y sus tiempos de vigilia, y así planificar el resto de las actividades.

Lo mismo ocurre con la alimentación, que por lo general comienza a ser de cuatro en cuatro horas, por lo que es necesario que el bebé coma durante esos períodos y siempre a las mismas horas, así evitarás que coma poco por falta de apetito o que lo haga demasiado seguido por no haber tomado la suficiente leche cuando correspondía. El baño no debe faltar en la rutina, la recomendación es hacerlo antes de dormir, así se irá relajado a la cama y comenzará a asociar que tras esa actividad es hora de descansar.

¡Y claro que para la diversión también hay un momento¡ Aprovecha las horas de vigilia para compartir con tu bebé, deja los juegos didácticos para los momentos del día en los que sabes que está más despierto y de mejor humor, así potenciarás su aprendizaje.

Autor: Debora De Sa

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *