Bañeras y cambiadores para el bebé, ¿con qué me quedo?

Si para todos los seres humanos (o para la mayoría) darse un baño es un gusto y un momento ideal para relajarse y estar solo con nosotros mismos, para los bebés el cambio de pañal y el baño no representan únicamente citas con la higiene. ¡Ahora mismo te lo contamos!

El momento en el que lavamos a nuestro bebé, nuestro pequeño se siente mimado y querido por la persona que le atiende. Sin embargo no todos los papis se sienten seguros en este momento. Si hace días te contábamos cual era la mejor forma para quitarles los pañales, ahora te explicaremos en qué bañeras y cambiadores deberías fijarte si quieres que el niño se sienta lo más cómodo y seguro.

Para facilitar el trabajo de los padres, la industria ha puesto a disposición de todos una amplia gama de bañeras y cambiadores tanto combinados como individuales. La clave está en el tipo de material y toda su serie de elementos destinados a la seguridad del pequeño.

A la hora de escoger la bañera del bebé nos encontraremos con muchos modelos, sin embargo es preferible que nuestra opción reúna estas características. Es mejor que elijamos los modelos que sean de polipropileno, un material muy higiénico y resistente para que ni se deforme con el tiempo ni se desestabilice en ningún momento. Su forma tendría que ser anatómica, ya que esto facilitará que el niño tome una buena posición cuando esté sentado y reducirá el riesgo a que resbale. Por último es excelente que la bañera cuente con un orificio en el fondo y su tubo de desagüe para que el agua vaya circulando.

En cuanto a cambiadores veremos que todos están formados por un pequeño colchón, que suele estar fabricado en goma-espuma forrada de PVC atóxico, materiales lavables, blandos y resistentes. Nosotras también recomendamos los que disponen de cinturón de seguridad, así nos ahorramos algunos sustos. De entre todos los que existen en el mercado destacamos el colchón-cambiador que se puede colocar sobre cualquier superficie plana y es muy grande y estable; el cambiador hinchable, el más adecuado si tenemos que desplazarnos frecuentemente; el cambiador con patas, diseñado para resolver los problemas de espacio en casa y en los viajes; y finalmente la bolsa-cambiador, una especie de neceser con compartimentos que dispone de colchón cambiador plegable.

Lavar y cambiar los pañales al bebé son dos momentos claves para que se sienta seguro y querido

Si lo que preferimos es juntar bañera y cambiador en uno también encontraremos una gran variedad de modelos. Uno de ellos será la bañera-cambiador plegable, el típico en forma de X que se pliega después de retirar la bañera de encima sobre la cual se coloca la superficie plana, que es el cambiador abatible. También existe la no plegable; la bañera-cambiador para bañera, en la cual el colchón-cambiador se monta sobre un chasis metálico plegable que se adapta perfectamente a la bañera grande. Y finalmente podemos optar por los muebles bañera, en los cuales los dos objetos están integrados en un mueble que, después de utilizarse para el baño o el cambio de pañales, se transforma en un mueble más del hogar.

Si aún no te has acabado de decidir y te han quedado algunas dudas consulta Mi bebé y yo.

Autor: Laura Casals

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *