Yoga facial (II): Ejercicios para prevenir la papada

Si hace unos días os explicábamos cómo fortalecer el contorno de los ojos mediante el yoga facial, hoy volvemos a la carga con los ejercicios que nos ayudarán a prevenir la papada. Nuevamente, recurrimos a la profesora de yoga Elsa Aguirre para poner a vuestra disposición los mejores consejos y las rutinas más efectivas.

En este caso, los ejercicios son aún más rápidos y simples que los que os explicamos para el contorno de los ojos. Basta con que nos pongamos un puño debajo del mentón y presionemos la lengua contra el paladar 20 veces. En la última repetición de este ejercicio, tenemos que aguantar la posición durante 10 segundos.

El siguiente ejercicio para prevenir la papada consiste en situar no uno sino los dos puños debajo del mentón e intentar abrir la boca mientras nuestros puños oponen resistencia. Nuevamente, tenemos que repetir este ejercicio 20 veces y, la última vez, mantener durante 10 segundos.

Es todo. Con estos dos ejercicios fortaleceremos los músculos del suelo de la boca, que son los que mantienen la papada en el lugar que corresponde.

Si queremos ir más allá y queremos reforzar también los músculos del cuello, Elsa nos recomienda estos tres ejercicios:

1. Ponemos los dedos entrelazados detrás de la cabeza, presionamos hacia adelante y ejercemos resistencia con nuestra cabeza. Repetimos este ejercicio durante tres o cuatro veces y mantenemos siete segundos cada vez.

2. Ponemos nuestras manos entrelazadas en la nuca e inclinamos la cabeza hacia delante mientras nuestra cabeza opone resistencia. Nuevamente repetimos el ejercicio tres o cuatro veces y cuando relajemos, acercamos la barbilla al esternón.

3. Situamos las manos cruzadas sobre las clavículas sujetando los músculos que se encuentran por encima de ellas. Elevamos la barbilla para estirar los músculos delanteros del cuello mientras adelantamos lentamente la mandíbula y relajamos. Este ejercicio lo tenemos que repetir 12 veces.

Como veis son ejercicios sencillos que no nos llevarán demasiado tiempo. Basta con que seamos constantes e interioricemos la importancia de encontrar tiempo para Nosotras. Recordad que debéis estar en una posición cómoda, que podéis acompañar los ejercicios de música relajante y disfrutar del yoga facial como lo haríais con cualquier otro ejercicio para el resto del cuerpo. ¿Si fortalecemos los músculos de las piernas o los brazos, por qué no reforzar los de la cara?

Autor: Elena Fernández

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *