Whitney Houston: ¡Muere una estrella, nace un mito!

Nunca más la oiremos cantar, ni subirse a un escenario a recoger un premio. El terrible fallecimiento de Whitney Houston ha dejado conmocionado al mundo entero. Una artista más que se une a la gran lista de cantantes con muertes prematuras por sus adicciones.

Conocida como The Voice por todos lo que saben de música. Descubierta por Clive Davis cuando cantaba con su madre en distintos clubs de Nueva Jersey. Con una hija y un exmarido que desestabilizó su relación consigo misma a causa de las drogas. Whitney Houston no aguantaba más este ritmo. Y la presión y los malos hábitos pudieron con ella.

Todavía se desconoce las causas exactas de su fallecimiento, y aunque muchos confían en que no sean las drogas, todo parece apuntar a que sí. La actriz había hecho pública su adicción pero también su completa recuperación. Aunque desde el 2009, año en el que se recorrió muchos platós de televisión anunciando su “vuelta a la vida”, habría pasado mucho tiempo.

Un golpe duro en su vida fue el maltrato recibido por su exmarido Bobby Brown, quien declaró “te quiero, Whitney” minutos después de enterarse de su muerte. La consecuente separación hizo mella en la artista, que ya no volvería a ser la misma.

Aún así, en los últimos años se había mostrado feliz y contenta, y las apariciones con su única hija Bobbi Christina eran muy frecuentes. La podíamos ver muy mejorada, con algunos kilos de más y con fuerza, de nuevo, sobre el escenario. La pequeña Krissi, como la llaman, seguiría su camino de adicciones, declarando incluso “soy como mi madre“. Un gran palo también para ella, a la que no habrían dejado ver el cuerpo de su madre fallecida.

El guardaespaldas la catapultó a la fama en 1992. Y después llegaron muchos más éxitos que le harían ganar hasta 7 Music Awards en solo un año. Siempre será recordada como una gran diva con una poderosa voz.

Pero su vida, llena de luces y de sombras le tenía reservado un último espectáculo: el de su inesperada y prematura muerte. Hasta el sábado, continuaba luchando contra ella misma, llegando a declarar “soy, a la vez, mi mejor amiga y mi peor enemiga“.

Se ha ido una de las grandes. Y se une a la larga lista de artistas fallecidos por sus peligrosos actos. La celebración de Clive Davis fue su última fiesta. Y desde Nosotras, le rendimos nuestro pequeño homenaje a este gran mito.

Imagen de Cordon Press.

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *