Unlugar, el sabor de La Rioja en Madrid

Acostumbrados a las comidas con prisa y los restaurantes impersonales, encontrar un sitio como Unlugar, a 5 minutos del Paseo de la Castellana de Madrid es todo un grato descubrimiento. Comida excelente y un trato personal exquisito, hacen que el visitante tenga ganas de volver en cuanto le sea posible.

Hace ya bastante tiempo que dejé las calles de Madrid para recorrer las de Barcelona, pero para mi cualquier ocasión es buena para volver a una de las capitales dónde mejor se come del mundo. En esta ocasión un viaje de trabajo me dio la oportunidad de volver a saludar a la Cibeles y de paso, compartir una gran comida con una gran amiga.

Si de por si la situación era agradable, el que restaurante de la ocasión fuese Unlugar de Madrid, la convertía en una experiencia excepcional: Tanto la carta como el local son muy placenteros, lo mismo que el trato de todos los trabajadores, que constantemente se preocupan de que el cliente se encuentre como en casa.

Unlugar en Madrid

Al frente de la cocina se encuentra Saturnino Martínez, conocido por todos como Nino, de la familia de hosteleros Martínez-Martínez, dueños de numerosos restaurantes en la zona de la Rioja. Unlugar supone su regreso a Madrid después de 34 años, con el propósito de introducir los productos riojanos en el panorama gastronómico de la ciudad. Y no será ninguna sorpresa si su restaurante comienza a perfilarse como uno de los más recomendables de la capital.

En nuestra primera visita a Unlugar decidimos comenzar con un entrante para compartir consistente en un revuelto de boletus edulis, acompañado por aceite de los mismos boletus caramelizados regado con un vino Rioja de crianza. Antes de proseguir, el visitante potencial debería de tener en cuenta que Unlugar no es uno de esos restaurantes en los que la vajilla es más protagonista que la propia comida, ya que las raciones son realmente abundantes. Pues bien, ya con el estómago bastante lleno, nos enfrentamos a una increíble chuleta de ternera a la parrilla acompañada por patatas y alcachofas y a un lomo de atún rojo con guarnición que seguramente queden registrados en nuestros (buenos) recuerdos gastronómicos durante mucho tiempo.

Alentadas por el buen trato, la conversación y el Rioja decidimos no dar tregua a nuestros estómagos y atrevernos con un par de postres ante las tentadoras propuestas de la carta. Nos decidimos por una copa de tres texturas de mango y por otra de fresas a la pimienta, ambas muy recomendables, pero otra advertencia al visitante: No dudes y pide uno de los helados preparados por Andrès Sirvent, todo un maestro. Afortunadamente para nosotras, nuestros anfitriones no quisieron que nos fuésemos sin probarlos, así que nos sorprendieron con una degustación del helado de queso de cabra y del de pistacho, que terminó por convencernos de las bondades de la cocina de Unlugar.

Interior del restaurante

Sin duda, Unlugar es una muy buena opción a la que acudir cuando se come fuera de casa, tanto si se trata de una comida de placer como de trabajo (muy a tener en cuenta es su ubicación, a 5 minutos del Paseo de la Castellana). Por un precio que rondará los 50 euros por comensal (con todo incluido) el visitante podrá disfrutar de una excepcional comida casera con productos típicos de la Rioja (y su excepcional vino). Desde Nosotras te lo recomendamos y de paso, esperamos volver muy pronto.

Autor: Carmen Lopez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *