¿Un amor para siempre…?

‘A un gran corazón, ninguna ingratitud lo cierra, ninguna indiferencia lo cansa’ (Leon Tolstoi 1828-1910)

Ayer por la noche salí a cenar con unos amigos y los amigos de unos amigos… una de esas cenas que al principio te dan mucha pereza, pero que una vez has decidido afrontar con fuerza de voluntad, no te parecen tan rollo y hasta te sientes satisfecha de conocer a gente nueva.

Al principio estábamos todos un poco tímidos, porque apenas nos conocíamos, pero tras el primer plato y un par de copas de vino tinto, todos nos fuimos animando y la conversación fue tomando un curso más distendido e interesante.

Después de haber repasado toda la política del país, la crisis mundial y el trágico paro, de pronto nos sorprendimos hablando de un tema vital y de continua actualidad, las relaciones de pareja, el matrimonio, vale la pena casarse, los matrimonios civiles…

Entre toda la diversidad de opiniones la mayoría opinaban que el matrimonio es un concepto de otra época y que, lo que ahora está de moda es la convivencia sin de compromiso. A muchos de ellos, claro estaba, la palabra compromiso le sonaba a ruso o chino.

Entre ellos se planteaban muchas cuestiones, entre las más destacadas ¿Y cómo sabré yo si la otra persona me garantizará su amor para toda la vida? O ¿y si de repente me desamoro? o ¿y si me canso?… Yo callaba y dejaba que cada uno expresara con total libertad sus criterios acerca de este tema.

Era curioso ver como se daban la razón cuando entre ellos afirmaban rotundamente que el matrimonio era simplemente una formalidad legal, donde firmabas un papel para tener relaciones sexuales e hijos dentro de una convención social.

Después de haber observado y escuchado atentamente la conversación, tuve una cierta pereza o mejor dicho respeto humano a la hora de entrar al ruedo. Pensé que para exponer mi punto de vista, estas personas necesitarían mucha formación de fondo para que entendieran más o menos mi opinión.

Pero, luego pensé, déjate de complicaciones y expón tu criterio, porque igual que ellos están exponiendo el suyo con total libertad, tu también tienes derecho a hacerlo y a mostrar una forma de vida que consideras más feliz.

Empecé hablando un poco nerviosa, pero poco a poco fui teniendo más seguridad en mi misma. Expliqué que el matrimonio lo forman un hombre y una mujer y que tiene el don de la exclusividad, es decir te quiero a ti tal como eres y para siempre.

También se caracteriza por una entrega de por vida, sin condiciones. Aceptas a la otra persona en todas las circunstancias que la vida os pueda presentar.

Después de mi breve exposición se quedaron mirándome con cara de asombro, pero lo sorprendente fue que respetaron mi opinión.

Continué expresando que en una sociedad tan diversa en opinión de pareja, el compromiso y el amor para siempre con una única persona podían parecer de otro mundo. Ya que lo que se lleva hoy día es cuando me canso, me busco a otro/a y a vivir que son dos días.

Pero, lo que está claro es que cuando dos personas se enamoran se crea un pacto, y cuando éste se formaliza, ambos se comprometen a compartirlo todo y de ahí nace el matrimonio.

Matrimonio viene del término latino ‘matrix’ que significa madre, maternidad. Es decir, una entrega total entre dos personas, hombre y mujer forman una sola carne, un nuevo ser humano. A partir de entonces se constituye la familia, pero de ese tema hablaré la semana que viene.

El amor es una entrega total, donde no se admiten temporalidades, porque ni es un amor a medias ya no es amor. Sólo el amor único llena y satisface a la persona.

Después de la última frase del discurso se hizo el silencio y seguidamente alguien cambió de tema espontáneamente.

Pero, yo había lanzado el mensaje, sabía que había calado en cada uno de los corazones y tengo la esperanza que aquellas humildes palabras hicieran reflexionar a mis amigos, aunque solo fueran cinco minutos. Y lo más importante que les llevara a replantearse la seriedad de su relación. A ellos les hizo pensar ¿Y a ti?

Autor: Elena Del Valle

Comparte esta noticia en

4 Comentarios

  1. Búscate un par de negritos que te alegren una noche y verás como te olvidas del amor. Qué tía más antigua… ¿No serás Rouco Varela?

  2. tu estas casada?? el amor es total y absoluta entrega.. auqneu ya comienzo a creer que existen diferentes tipos de amor!! y un papel.. muchAS VECES TE DA TAL CONFIANZA QUE SE TE OLVIDA.. SEGUIR MIMANDO A ESE SER PRECIADO.. ESO ME HA PSADO AMI Y AHORA ESTOY EN UNA SEPARACION!! :s

  3. Llevo un par de años de casada y me encuentro esperando el fruto del gran amor que mi esposo y yo nos tenemos. Cada día, me enamoro más de él…el secreto está en la capacidad de asombro, en deleitarse con lo más mínimo. Es poco tiempo el que llevamos juntos, y espero que el resto de la vida siga pareciéndome lo mejor que me ha pasado.

  4. Esto es muy genial para las personas que buscan ayuda sobre el amor y mistad.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *