Trucos para que crezca el cabello

Si notas que tu cabello no crece mucho, algunos ingredientes caseros podrían ayudarte a sumar largo a tu cabellera, como la cebolla, el romero y el aloe vera. Como siempre, los ingredientes naturales pueden sumar a la hora de mejorar algún aspecto de nuestro cuerpo. Toma nota de estos trucos y ponlos a prueba.

Como se adelantó, la cebolla es más que un alimento: rica en nutrientes, su aporte de azufre actúa mejorando la circulación de la sangre y fomentando la producción de colágeno, lo que se traduce en más cabello. Solo deberás tomar la mitad de una cebolla mediana, pelarla y picarla, para combinar en un bol con el champú que utilizar regularmente.

Conserva por 24 horas en un bol tapado para que el champú se impregne bien de los nutrientes de la cebolla. Entonces sí utiliza en tu baño, y enjuaga muy bien. Lo estarás fortaleciendo y dándole una dosis extra de energía para que crezca más sano y vigoroso.

cabello

En cuanto al romero, se puede decir que además de su fragancia también actúa incentivando el flujo sanguíneo del cuero cabelludo. Toma una cucharada de aceite esencial de romero y extiéndelo por todo el cuero cabelludo con suaves masajes realizados con las yemas de los dedos. Cubre luego tu cabeza con un gorro de ducha o bolsa de plástico y deja actuar durante una media hora. Enjuaga bien con agua tibia y lava el cabello normalmente con tu champú y acondicionador de siempre. Seca con cuidado y deja secar al aire.

El aloe vera es una de las plantas más utilizadas en cosmética que, en combinación con aceite de ricino, puede dar muy buenos resultados. Solo necesitarás dos hojas de aloe vera y una cucharada de aceite de ricino: extrae el gel del aloe realizando un corte longitudinal en cada hoja, y mezcla con el aceite de ricino en un recipiente limpio. Remueve para combinar hasta obtener una pasta homogénea y aplica sobre el cuero cabelludo con suaves masajes.

Deja entonces actuar durante al menos unos 15 minutos y, lava con abundante agua y con los productos que utilizas habitualmente. Finalmente, recuerda cuidar tu cabello siempre: utiliza agua tibia y productos suaves para lavarlo, procura mantenerte alejada de los secadores y planchitas – o usarlos lo menos posible-, y corta las puntas regularmente.

Imágenes: canadianliving

 

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *