Trattoria San Paolo, sabor italiano y mucho más

A tiro de piedra del puro centro de Madrid, la trattoria San Paolo lleva dos años dando lo mejor del concepto italiano pornolar izle mobil seks rokettube de la restauración, y hablamos de algo integral, no sólo de la comida: decoración, presentación, ambiente…

Y es que la trattoria San Paolo, segundo proyecto de los promotores de la trattoria Sant Arcangelo, otro restaurante italiano de la capital inaugurado hace más de diez años, no se queda en la superficie.

En lo estrictamente culinario, la trattoria San Paolo nos ofrece cocina italiana de calidad, con una selección que combina lo más tradicional de la cocina transalpina con un toque de sofisticación tanto para el paladar como para la vista. Así, empezar con cualquiera de los carpaccios será un acierto, pero también lo será apostar por el Fagottino di verdure e funghi, una crepe rellena de setas, calabacín, berenjena y un punto de queso servida con salsa de tomates frescos.

Trattoria San Paolo

En los segundos, claro, no podían faltar pasta y pizzas. Para quien se quiera saltar el guión más típico, tanto la lubina como el solomillo de atún son recomendables. Y en las carnes, el scaloppine al Marsala, unos jugosos escalopines de ternera flambeados con vino de Marsala. Por cierto, todas las carnes vienen acompañadas con guarnición de verduras frescas horneadas.

Pero la parte de restaurante sólo es la superficie. La trattoria es además un espacio moderno y elegante donde tomar la primera copa de la noche, aunque también es posible llevar la fiesta allí, en alguna de las salas que se pueden reservar. La oferta lúdica incluye DJ propio para amenizar la velada. Así, el espacio, dividido en tres plantas, cuenta con varios salones y zonas semi independientes, lo que favorece la intimidad de los comensales y lo convierte en una opción perfecta para grupos y eventos. Está decorado en tonos blancos, suaves y naturales, con cierto aire colonial y una cuidada iluminación.

Trattoria San Paolo

La zona del restaurante se distribuye en dos de las plantas, y la tercera acoge el Lounge San Paolo, donde rematar la cena con una relajada copa, y el Clandestino, un espacio independiente reservado para invitados especiales. Lo de invitados especiales no es trivial, ya que de hecho el local se ha convertido en lugar de referencia para el famoseo de la capital.

El precio es ajustado, y por unos 25 euros podemos comer sin malabarismos. Además, los mediodías disponen de un interesante menú, compuesto de primero y segundo a elegir entre las sugerencias del día, además de postre y bebidas, por 12’5 euros.

Autor: Dani Rodriguez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *