Teresa Perucho, Genyca: “Nos conocen por el laboratorio de las chicas”

Han pasado ya 10 años desde que, las por entonces veinteañeras, Teresa Perucho y Eva Ruiz, obtuvieron el Premio Emprendedoras del Año (2005) por su proyecto Genyca , un laboratorio de análisis y diagnóstico genético especializado en genética molecular. Mobil Porno HD Seks porno Sex izle porno

Teresa Perucho Alcalde es empresaria, durante 13 años ha ejercido de docente en la Facultad de Farmacia de la Universidad San Pablo-CEU, es miembro de la Asociación de Genética Humana y, además, madre de tres hijos.

Conseguir una cita con esta trabajadora todoterreno no es nada sencillo. “Mi horario es como jugar al tetris”, se disculpa antes de que logremos, por fin, un espacio libre en su agenda.

Womenalia: Teresa, preséntanos tu empresa. ¿En qué consiste?

Teresa Perucho Alcalde: Mi negocio,  Genyca es un laboratorio de análisis genéticos. Nació hace 10 años pero los primeros 12 meses estuvimos tratando de conseguir la autorización sanitaria de la Comunidad de Madrid como Unidad de Genética. Fuimos el primer laboratorio de la región en solicitar dicho documento y en conseguirlo. El segundo año tuvimos que adecuar el local a las necesidades de Genyca. Con lo cual, hasta el 2005, hace 8 años, no arrancó la actividad económica. Aquí estudiamos el ADN; hacemos diagnóstico de enfermedades hereditarias; realizamos pronóstico y riesgo a enfermedades tipo cáncer, alzhéimer, osteoporosis, pruebas de paternidad, paternidad; y llevamos a cabo formación especializada en genética.

W.: ¿En qué consiste la genética molecular?
T.P.: La genética se puede analizar a dos niveles. A nivel macroscópico que se puede visualizar por el microscopio e incluye la citogenética y de cromosomas, y a nivel molecular, de ADN. Aquí estudiamos la secuencia de nucleótidos, mutaciones, variaciones en secuencia que puedan explicar algunos síntomas q nos diferenciarnos a unas personas de otras.
Las muestras llegan de clínicas, hospitales o laboratorios. Aislamos el ADN del resto de tejido (puede ser una muestra de saliva, sangre, semen, líquido cefalorraquídeo, etc.) y lo analizamos. Buscamos mutación y hacemos diagnóstico.

W.: ¿Cómo surgió la idea?
T.P.: Todo empezó cuando estábamos las dos socias, Eva Ruiz Casares y yo, haciendo la tesis en la Universidad de Farmacia. Nos dimos cuenta de que podíamos emplear lo que estábamos aprendiendo a analizar más enfermedades que las que nos estaban sirviendo para hacer la tesis y que podrían beneficiarse más familias.

W.: Lo de ser emprendedora ¿lo llevas en los genes…?
T.P.: Sí. Tenemos genes de empresarias porque en nuestras familias lo han sido y lo hemos visto desde pequeñas. En ese sentido, ha sido fácil.

W.: A pesar de haberlo visto en casa, ¿tuviste algún miedo antes de lanzarte a la aventura de emprender, hace ya 10 años?
T.P.: Sí, me daba miedo no ser capaz de conseguir que fuera rentable, ni de pagar las nóminas y los gastos, ni llegar a facturar lo suficiente, precisamente por esa falta de formación y experiencia. Otro temor que tengo constante es el manejar la cantidad de trabajo de la empresa con la vida familiar. Tal vez este segundo en los inicios no era tan llamativo y por eso nos lanzamos. A veces un poco de inconsciencia hace falta para lanzarse a proyectos así.

W.: Poner en marcha un proyecto empresarial implica muchos esfuerzos. En tu caso, ¿cuál fue el mayor reto y cómo lo superaste?
T.P.: La falta de formación empresarial que es algo que se supera cada día y formándonos. Hemos hecho un curso de emprendedores para completar la formación que teníamos. Seguimos siendo conscientes de que nuestra formación es muy técnica y de que tenemos lagunas empresariales que las vamos superando cada día con el asesoramiento adecuado.

Existen iniciativas como el Programa Lidera de la Comunidad de Madrid, en el que nos iniciamos como empresarias. Formó a más de 3000 mujeres antes de su desaparición. Y, también en Madrid, se imparten seminarios como el organizado por la ASEME (Asociación Española de Mujeres Empresarias) a la que pertenezco. Asistí a un taller llamado “Hospital de Empresas” en el que llevamos a cabo un diagnóstico financiero de nuestras empresas para saber si estaban bien de salud. La relación con esas mujeres empresarias es muy enriquecedora y ha permanecido en el tiempo. También seguimos recibiendo el apoyo de ASEME.

W.: Y, aquel diagnóstico, ¿dio buenos resultados para Genyca?

T.P.: El proyecto Hospital de Empresas tuvo lugar hace ya tres años. En ese momento diagnosticamos una situación de riesgo que hubo que enderezar (o poner tratamiento) para mejorar su salud en el futuro.

W.: El futuro de hace tres años es el presente de hoy. ¿Cuál es vuestra situación actual?

T.P.: Nuestro objetivo de este 2013, que ya hemos empezado en el 2012, es la internacionalización. Hemos incorporado una directora de negocios internacional, y estamos buscando trabajo fuera de España para enriquecer la economía española. Ahora mismo estamos trabajando con Latinoamérica, Europa y Asia. La directora de negocios está aterrizando en Tailandia con Cámara de Comercio para hacer prospección de mercado en Asia.

W.: Comentabas los beneficios de conocer a otras emprendedoras. ¿Consideras interesante formar parte de plataformas de mujeres profesionales como Womenalia? En tu empresa, ¿utilizáis redes sociales?
T.P.: En Genyca tenemos Facebook, Twitter, y hasta un canal de Youtube. Son imprescindibles hoy en día. Creo que Womenalia hace una labor muy buena y que debería ser más conocida, para que pudiera tener una red más grande y que más mujeres profesionales se pudieran ver beneficiadas.

W:. ¿Es posible alcanzar el éxito en el ámbito profesional y también disfrutar de una vida personal satisfactoria?
T.P.: Con ayuda familiar. En este caso con la ayuda impagable de nuestros padres y las personas más cercanas que posibilitan que estemos en dos sitios a la vez. Ser empresario tiene más pros que contras. Una gran ventaja es que es una de las mejores formas de conciliar la vida profesional con la personal. Yo voy a todas las tutorías del colegio de mis hijos, yo les llevo al médico, etc. Soy más dueña de mi tiempo.

W.: ¿Quién ha sido tu mayor inspiración?
T.P.: Mi padre porque representa la honestidad, la capacidad de trabajo y la lucha por su familia, llevada al extremo.

W.: ¿Crees que existe un estilo de liderazgo femenino y otro masculino?
T.P.: Sí. Creo que las mujeres y los hombres somos diferentes hasta para liderar. No tengo mucha experiencia con hombres en entornos laborales, pero sé hay características innatas de mujeres que son más fáciles para liderar. Quizás tienen más empatía para ponerse en la piel del otro.

En Genyca el 100% de la plantilla somos mujeres. Las socias somos mujeres y nos hemos rodeado de buenas trabajadoras y colaboradores. Hemos incorporado hombres en la plantilla pero no ha cuajado finalmente. Al principio hablábamos de nuestra empresa en masculino, pero nos dimos cuenta de que en esta vida hay que destacar por algo y más vale destacar por algo bueno así que ahora, a veces, nos conocen por el laboratorio de las chicas. Trabajamos bien juntas y somos mujeres.

W.: ¿Cuál es tu parte favorita de ser tu propia jefa?
T.P.: Aparte de manejar mi tiempo, yo me pongo mis límites, mi control de calidad interno. Hago como creo que se deben hacer no como nadie quiere que las haga. Yo repito una prueba las veces que hagan falta hasta saber que voy a dar un diagnóstico adecuado. Hemos tenido experiencia de trabajar en algún sitio donde las cosas no se hacían de la manera que nos parecían la mejor. Lo mejor de ser tu propia jefa es que cada uno se pone su exigencia.

W.: En tu caso, en el entorno laboral ¿has encontrado ningún impedimento particular por el hecho de ser mujer?
T.P.: No, quizás porque en el sector sanitario hay muchas mujeres, pero sí por el hecho de ser joven. He tenido que demostrar mis conocimientos y mi valía por ser empresaria con menos de 30 años.

W.: ¿Qué consejo darías a una mujer que quiere montar su propio negocio? ¿Cuáles son los pros y los contras de emprender?
T.P.: No le diría contras porque los contras se los dicen los demás: se los dice el banco y, a veces también, su familia. Le diría solo pros. Creo que trabajar en lo que a uno le gusta y de la manera cómo a uno le gusta, no tiene precio. Una es más dueña de su vida, de su futuro, de su realidad y hasta de su tiempo. ¡Yo solo le veo ventajas!

Entrevista elaborada por Elena Alcalde Rueda. Puedes seguirla a través de su Twitter: @Lna_Alcalde

Autor: Womenalia

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *