Ten tu piel renovada en 28 días con el reto de Beauty&Go

 

¿Quieres una piel renovada en un tiempo récord? Únete al reto de los 28 días de Beauty&Go.

 

La piel juega un papel fundamental en la salud. 

Es primera línea de defensa entre nuestro cuerpo y los agentes externos, protegiéndolo así de los rayos UVA, las sustancias químicas, las enfermedades y los cambios de temperatura.

La piel es el órgano más grande del cuerpo y está compuesta por tres capas principales que cumplen múltiples funciones:

La epidermis.

Es la capa más exterior, hidrata y protege el cuerpo de las inclemencias medioambientales.

La epidermis defiende la piel de las bacterias y mantener su elasticidad e hidratación.

 

La dermis.

Es la capa intermedia, regula la temperatura gracias a los folículos pilosos y las glándulas sudoríparas, y envía nutrientes a la epidermis.

Se trata de la capa más gruesa y da a la piel estructura y elasticidad gracias al colágeno, la elastina, la fibrilina y la fibronectina.

 

La hipodermis.

Es la capa más profunda, está compuesta por grasa que proporciona aislamiento y absorbe los impactos para proteger a los órganos internos.

Es la capa que une el resto de la piel a los huesos y órganos internos. 

La piel se regenera cada 28 días aproximadamente, aunque a medida que el cuerpo envejece este proceso se ralentiza.

La marca Beauty & Go promete resultados en tan solo un mes, fiel defensora de que la belleza surge desde el interior hacia el exterior.

 

Numerosos estudios demuestran la relación entre la nutrición y la salud de la piel.

Dichas bebidas de nutricosmética facilitan el cuidado de la piel mediante una rutina diaria de ingesta de una botella a través de la cual dota al organismo de todos los nutrientes necesarios para la regeneración de la piel.

 

 

 

 

 

Por ello, te dan una serie de tips para conseguir una piel renovada en 28 días:

 

Hidratación.

Para empezar, es esencial beber mucha agua para garantizar la juventud y suavidad de la piel.

Cuando la piel está deshidratada, carece de elasticidad y las líneas finas y las bolsas de los ojos tienden a ser más pronunciadas.

Por el contrario, la piel hidratada luce brillante, se ve más turgente y clara.

 

Intenta beber al menos dos litros de agua de buena calidad al día.

Además, el ácido hialurónico tiene un valor inestimable para la piel, ya que actúa como una esponja.

 

 

Gestión del estrés.

 El estrés hace estragos en nuestra piel.

Es capaz de causar brotes y empeorar afecciones preexistentes, tales como los eczemas y la psoriasis. 

 

El estrés afecta al sueño y la falta de sueño está relacionada con el envejecimiento de la piel.

Además,  provoca la aparición de arrugas prematuras, ya que el cortisol, la principal hormona del estrés, descompone el colágeno de la piel.

Pide cita para un masaje, asiste a una clase de yoga o sal a dar un paseo con una amiga.

Hacer todo lo que puedas para relajarte es la clave para disfrutar de una piel más joven.

 

 

Exfoliación.

Queremos empezar el reto con un lienzo en blanco, así que exfolia lo viejo y prepárate para lo nuevo.

En realidad, la reparación y regeneración celular aumenta mientras dormimos.

La exfoliación elimina estas células muertas y mejora la circulación, lo cual estimula a la piel a producir células nuevas y sanas.

La mejora de la circulación ayuda a eliminar toxinas e impurezas, aclara la piel y la deja brillante.

 

 

 

 

Puedes aplicarte ácido hialurónico en forma de crema o suero o, si lo prefieres, las bebidas de belleza bioactiva de Beauty & Go también contienen ácido hialurónico.

Si te bebes una todos los días, la hidratación de tu piel mejorará rápidamente.

 

 

Comer frutas y verduras.

El zinc, en particular, aumenta la producción de colágeno y se puede encontrar en semillas, frutos secos y verduras de color verde oscuro.

Las espinacas contienen una gran cantidad de ácido fólico (también conocido como vitamina B9) y otras vitaminas del grupo B que favorecen el crecimiento y la reparación de las células de la piel.

No tienen que ser solo verduras verdes.

Comer un arcoíris de colores es clave para tener la piel joven.

 

 

Reducir el consumo de dulces.

El exceso de azúcar provoca inflamación en nuestro organismo, y la inflamación produce enzimas que degradan el colágeno y la elastina, lo cual se traduce en flacidez de la piel y la aparición de arrugas.

Consume alimentos con un índice glucémico más bajo.

 

 

Aumentar los antioxidantes.

Nuestra piel está expuesta regularmente a factores externos dañinos, como la radiación UVA y la contaminación del aire.

Esta exposición puede causar estrés oxidativo e inducir la producción de radicales libres.

 

 

 

 

Dormir lo suficiente.

Por último, asegúrate de dormir todo lo que necesites.

Cuando no dormimos lo suficiente, nuestro cuerpo libera cortisol, la hormona del estrés.

 

Lo que hace que los niveles de insulina se disparen y provoquen un aumento en la descomposición del colágeno y el ácido hialurónico, que son las moléculas que proporcionan a la piel su aspecto saludable y resplandeciente.

Además de eso, la falta de sueño puede dar lugar a una tez apagada, así como a la aparición de líneas finas y bolsas en los ojos.

Dormir bien es, sin duda, uno de los mejores secretos de belleza.

 

 

 

Imágenes: Beauty&Go

Autor: Andrea Pascual

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *