¿Te acosan en el trabajo o es tu imaginación? ¡Neutralízalos!

De todo hay en la viña del Señor, eso es algo que conocemos, también está claro que no somos moneditas de oro para caerle de maravilla a los que nos rodean, pero de ahí a que te hagan la vida laboral imposible obstaculizando tu trabajo, difamándote o ignorándote hay un mar de diferencia.

La convivencia humana es compleja, diariamente intervienen distintos factores que pueden facilitarla o entorpecerla, a lo mejor tus compañeros de trabajo discutieron con su pareja en casa y hoy están particularmente irritables, tal vez otra persona te mira y le recuerdas inexplicablemente a su ex, razón por la cual no te soporta y te hace la vida imposible metiéndote el pie en tus proyectos profesionales para que te echen de la empresa.

Pero ante estas circunstancias surge una duda ¿Se tratará de acoso laboral, también conocido como “mobbing” o será simplemente que ahora que terminó Gran Hermano tu imaginación se reactivó y cruzó por tu mente esa idea?

Es curioso, si analizamos el origen de la palabra “mobbing”, lo encontramos en la etología (la ciencia que estudia el comportamiento de los animales) y este término se utiliza en la ornitología para describir la conducta defensiva de un grupo de pequeños pájaros que atosigan a un enemigo más grande, frecuentemente un ave rapaz. Estos comportamientos derivan en la huida o la muerte del animal que se posó en “su territorio”.

Conozcamos las estrategias de los acosadores

Estrategias de los acosadores

En nuestro trabajo siempre habrá alguna persona (que por motivos desconocidos, casi siempre atribuidos a reencarnaciones pasadas y cuentas kármicas) nos tiene una particular “mala leche”, si analizamos el motivo y reconocemos que somos animales –unos más racionales que otros- nos daremos cuenta que generalmente esa envidia y acciones rastreras no tienen mayor origen que el miedo a que los desplacemos, aunque esa no sea nuestra intención.

Estos pájaros (los denominaré así por la proporción de su IQ) planean obstaculizar tu trayectoria laboral y tu desempeño profesional, para ello recurren a distintas estrategias.

1) Perro que ladra ¿no muerde?

Una de las estrategias de los acosadores es hacerte sentir mal bajo cualquier pretexto y si pueden hacerlo en voz alta, delante de todo el mundo y con un gran espectáculo en torno a la escena, mejor para ellos, esto nos demuestra que estos seres han carecido durante muchos años de su existencia de atención, seguramente nadie iba a verlos cuando salían de “arbolito 3” en las obras de teatro del Jardín de niños y viven reclamando atención a costa de humillar a los demás.

¿Alguien te ha gritado en tu trabajo o te ha avergonzado delante de los demás?

2) Síndrome Lex Luthor

Con el fin de hacer mermar tu autoestima los “Mobbers” o acosadores pueden asignar objetivos o proyectos con plazos que se saben inalcanzables o imposibles de cumplir, tal y como lo hace Lex Luthor con su Némesis, hará todo lo posible por destruir tu reputación profesional en menos de lo que deletreas “kryptonita”.

3) Los acosadores ven a sus víctimas como Atlas

Recuerdas esa mítica figura de un hombre cargando al mundo a su espalda, pues se trataba del titán Atlas y fue condenado a hacerlo por un castigo de Zéus, en este caso los acosadores y su complejo de superioridad los puede llevar a creerse más que tú y sobrecargarte con demasiado trabajo.

Aquí podríamos aplicar la frase ¿Qué lo quieres para hoy?, acompañada de una mirada de asombro y una sonrisa irónica.

4) Amenazas constantes

El hecho de que a diario te dejen en tu lugar las estadísticas del Paro en España y el desempleo en el mundo no es un aliciente, sobretodo si tomamos en cuenta las continuas amenazas de que si no cumples en el tiempo y la forma que se te pide te podrán echar del trabajo con la mano en la cintura. Esto es otra ruin estrategia de estos “personajes negativos” que tratan de que te sientas incapaz de rendir en tu trabajo, te bloquees mentalmente y tu rendimiento vaya a pique, simplemente ¡pasa de ellos!

5) Quien parte y reparte se queda con la mejor parte

Sabemos que no todos los trabajos son un parque de atracciones y que hay tareas que nadie quiere hacer, sin embargo este no es problema para nadie en tu trabajo ya que “extra oficialmente” ya hay alguien que realiza lo que nadie quiere: Tú.

Si algo así te está pasando es necesario que lo hables con tus jefes o con los jefes de tus jefes (si es que ellos también forman parte del acoso) ya que no solo afecta tu motivación y rendimiento sino el de toda la empresa, si son actividades que se pueden rotar para evitar caer en el agotamiento y disminuir el nivel de atención que requieren, mejor que a cada quien le toque cada determinado tiempo y se respeten los turnos.

6) Modifican tus atribuciones sin decirte nada

El colmo de los colmos es que un día llegues a tu lugar y te des cuenta que tus objetos personales, escritorio y silla no se encuentran en su lugar ya que alguien tuvo la genial idea de mover la distribución de la oficina y como nadie te preguntó decidieron reubicarte en el área nueva donde no hay teléfono, internet ni luz eléctrica.

Por si fuera poco cambian los procedimientos de trabajo y cuando entregas tus proyectos te dicen que todo está mal, que ahora en lugar de sumar había que restar y te preguntan si no leíste el correo electrónico, es en ese momento cuando caes en cuenta que tu compañera que se ríe como bruja (y se comporta como una) “olvidó” copiarte en la lista de distribución.

7) Trato diferente

Son las 10 de la mañana del lunes y adviertes como tus compañeros se levantan de sus sillas y se dirigen a la sala de reuniones, la única persona que permanece inmutable eres tú con cara de “no me entero de nada”, en ese momento le preguntas a algún “mobber” porqué no estás convocado a la junta y te dice: “es que necesitamos que alguien atienda el teléfono”, mentalmente piensas: “Y porqué jolines, no te has quedado tú?” pero decides permanecer en silencio y tragar saliva.

La exclusión, discriminación y falta de cortesía hacia alguno de los compañeros es un síntoma evidente de que hay paredes invisibles que están levantando las personas que lo rodean para sacarlo de la jugada, mejor dicho, del equipo de trabajo y por ende de la empresa.

8) Infravalorar el esfuerzo personal

Desafortunadamente en gran parte de los trabajos sabes que las cosas están bien hechas porque tu jefe no te ha llamado, cuando debería existir una retroalimentación constante y que también te felicitara por tus logros, sin embargo, la situación es mucho peor cuando te apuntas un gol en tu trayectoria profesional que beneficia a la empresa y te quitan todo el crédito adjudicándoselo a la suerte, tecnología o cualquier otro factor que te quita el protagonismo y mérito que te mereces.

Claro que las cosas siempre pueden empeorar, y uno de los peores escenarios es que un tercero se lleve el crédito (peor aún si ese personaje es uno de tus acosadores, toquemos madera).

9) Bloqueos administrativos

Necesitas urgentemente que te entreguen un papel o que tramiten una carta que tiene que firmar tu superior jerárquico y sin embargo pareciera como si la palabra URGENTE no forma parte de su léxico y ellos se toman todo el tiempo del mundo para darte una respuesta, esto da como resultado que el traslado, respuesta o certificado que necesitas se extravíe, retrase, manipule o se resuelva en tu contra.

10) Siempre hay alguien observando

Que “siempre hay alguien observando” es algo muy cierto, lo incómodo en el caso de los acosadores es que casi siempre es para fastidiar al prójimo, no perderán la oportunidad de fiscalizar tu trabajo para encontrar un error y hacerte quedar en ridículo, meterse en tu vida personal o acusarte de cualquier cosa que pueda poner en peligro tu reputación y que te aísle del resto de los compañeros.

¿Cuáles son las consecuencias del “mobbing”?

La auto confianza puede ir disminuyendo, ya que por mucho que hagas bien tu trabajo, si tienes a tu lado o a tus espaldas a una voz aguda que se encarga de maximizar cada error que cometes, puedes darle más importancia de la que tienen con lo que cada día puede ir creciendo ese sentimiento de que algo está fallando en ti y no eres tan bueno como pensabas.

Consecuencias del acoso laboral

Los problemas en el trabajo o la incomodidad de tu entorno profesional te puede llevar a padecer insomnio, ansiedad, estrés, irritabilidad, hipervigilancia, problemas con tu pareja, depresión e inseguridad.

El sentimiento de incomodidad ante este tipo de situaciones te puede llevar a somatizar el conflicto con lo que las enfermedades físicas inexplicablemente comenzarán a aparecer.

Perfiles de las víctimas de “mobbing”

Generalmente los acosados suelen ser personas que destaquen por alguna cualidad especial, ya sea por su inteligencia, talento o alguna otra característica personal o social que a otro no le parezca.

También surge cuando el trabajador es testigo de alguna situación fraudulenta dentro de la empresa, fue invitado a ser cómplice y rechazó la propuesta con lo que los involucrados deciden hacerle la vida imposible para que renuncie de inmediato y no los ponga en peligro.

Las víctimas suelen ser personas con elevada ética, honradez y rectitud, así como con un alto sentido de la justicia, con alguna característica que los distingue y posiblemente con algún factor de mayor vulnerabilidad personal (orientación sexual, ideología política, religión, lugar de procedencia, etc.)

¿Cómo solucionarlo?

Cómo solucionar y prevenir el acoso laboral

En la página de acoso moral encontré unas alternativas que pueden ayudar a que los entornos laborales sean más agradables y el rendimiento aumente.

  1. Formar e informar a los trabajadores y mandos superiores sobre el acoso moral (tal vez lo están haciendo y no se dan cuenta).
  2. Declaración expresa de la empresa sobre la no- tolerancia de conductas abusivas de poder.
  3. Planificación y diseño de las relaciones sociales en la empresa.
  4. Incentivar la motivación para las buenas relaciones laborales.

Si sospechas que estás siendo víctima de acoso en tu trabajo, tal vez no sea producto de tu imaginación, tienes que decírselo a alguien, es necesario que sientas el apoyo de la gente que te quiere para que de esta forma tengas la energía necesaria para emprender las acciones conducentes para poner fin a esa situación.

No debes sentirte culpable, el motor de los acosadores es el temor de que alguien los desplace ya que su incompetencia queda al descubierto, no caigas en su juego y no te devalúes.

Recuerda que NADIE tiene que soportar abusos, calumnias o discriminación.

Si padeces de acoso en tu trabajo te quedan dos opciones, renunciar y tomar las medidas pertinentes para que tus acosadores no sigan manteniendo esa conducta o permanecer en el trabajo, hacer frente a la situación con ayuda psicológica y cambiar ese circulo vicioso de agresiones con el respaldo de un profesional que salvaguarde tu salud emocional.

Hay una fábula que narra la historia de una serpiente que se quiere tragar a una luciérnaga y ésta le pide hacerle tres preguntas antes de que se la coma: “¿Te he hecho algo malo?” fue la primera a lo que la serpiente respondió “no”, “¿formo parte de tu cadena alimenticia?” y el reptil nuevamente lo negó, finalmente el coleóptero le cuestionó: “¿Entonces porqué me quieres comer?” y la respuesta fue: “Porque me molesta verte brillar”. A veces eso nos pasa, la luz simplemente hace que muchos se cuestionen como es posible que puedan vivir con tanta obscuridad en sus corazones.

¡No caigas en su juego!

Ver Más…

Autor: Karina Santillan

Comparte esta noticia en

3 Comentarios

  1. Muy interesante, me ha ayudado a entender mejor lo que me está pasando. GRACIAS!

  2. interesante.

  3. MUY BUENO EL ARTICULO.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *