Supera las dificultades laborales con tu inteligencia emocional

Puede ser que no te sientas bien en la oficina, notas que no te acabas de llevar bien con los compañeros, que no avanzas en tus proyectos y que te has quedado estancada. Tu sabes que tienes mucha capacidad para construir muy alto, pero ves que estás paralizada y no sabes por qué. Nosotras te damos algunos consejos prácticos para que saques partido de tu inteligencia emocional. Te animo que apuntes los siguientes puntos y los medites.

En primer lugar siéntate un día en casa, en un momento que tengas tranquilidad y elabora una lista con tus virtudes y defectos. Léela un par de veces y medita sobre ella. Céntrate en lo positivo, repara en las características buenas que tienes, pero también mira con atención los defectos.

Intenta de convertirlos en virtudes, darles la vuelta y transformalos en positivo. Es el primer paso para construir, reconocer los propios errores y darles una solución eficaz.

No te compares. Cuando veas que eres demasiado crítico contigo mismo, equilibra la balanza pensando que eres una persona única con aspectos positivos y negativos. Como todo el mundo. Saca partido de los positivos y dale remedio a los negativos.

Confía en tus ideas. Sé coherente contigo mismo y actúa siempre de acuerdo con tus pensamientos y sentimientos. No te preocupes por el qué dirán. Acéptate tal como eres. Quiérete y siente que eres una persona importante y valiosa. No sientas nunca miedo de expresar tus ideas a los demás. Esto te ayudará a enriquecerte.

Piensa en positivo. Si eres pesimista o te has vuelto pesimista, esfuérzate por cambiar la dirección de tu pensamiento. Todo pensamiento negativo puede invertirse y transformarse en un pensamiento optimista. El pensamiento positivo y constructivo, persiste en el tiempo, motiva a la acción y otorga satisfacción personal.

Cambia aquello que puedes modificar. Sé proactivo. No te quedes nunca en no lo voy a conseguir, o yo no puedo con esto. Saca partido de las situaciones complicadas. Dales la vuelta y conviértelas en un proyecto. Un proyecto positivo que será un pequeño éxito en tu vida.

No generalices. Todas las personas nos equivocamos, sin embargo, es importante ser consciente de lo ocurrido en una situación concreta y en un momento específico. No generalices a partir de las experiencias negativas, ni de las tuyas ni de los demás. Apoyándote en el barro sólo te hundirás, céntrate en los aspectos positivos y tendrás una base sólida para construir.

Cultiva tus amistades. No te aisles en el trabajo. Planifica encuentro con los compañeros. Deja que los demás te ayuden y no dudes en pedir consejo y apoyo cuando lo necesites. Acepta los cumplidos de los demás y aprende a apreciar cómo te valoran las personas que tienes a tu lado.

Autor: Elena Del Valle

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *