Si tu padre fuma puros habanos: regálale este placer exclusivo o cualquiera de sus complementos

Algunos dicen que fumar un habano es como hacer el amor… El mundo del tabaco habano siempre se ha caracterizado por un nivel de excepcionalidad y sofisticación que pocos productos pueden alcanzar y que se materializa en la anatomía de un puro gracias al trabajo del torcedor, así como por las marcas más emblemáticas y sus indiscutibles pautas de calidad, conservación e investigación.
Sin embargo, con la actual restricción legal para los fumadores en espacios públicos, se está convirtiendo en una afición cada vez más apasionada y restringida a círculos eminentemente exclusivos.

“Teniendo en cuenta el momento de mi vida en el que me encuentro, creo
que cada vez fumaré más Habanos y menos cigarrillos”, dijo Jeremy Irons,
conocido por su afición a los puros (especialmente a la marca Romeo y
Julieta), al recoger el Premio en el acto final de esta feria
internacional, una velada amenizada por diferentes artistas entre los
que se encontraban el pianista Chucho Valdés y el bailador Joaquín
Cortés con su número “Zapatos Blancos”, una soleá por bulerías
perteneciente a su espectáculo “Live” con estilismo de Giorgio Armani.

La tradición y el saber hacer acumulados desde hace más de 5 siglos en el mundo del tabaco ha convertido el ritual de encender un puro en todo un arte para entendidos. Alrededor del tabaco en tierra cubana, desde sus inicios, fueron dándose condiciones que hicieron de su cultivo un fuerte vínculo de unión cultural y sentimental entre España y el archipiélago caribeño que ha perdurado hasta hoy con idéntica pasión. Así, encontramos en nuestro país una serie de cavas exclusivas con fama internacional, pues no en vano España ocupa el 30% del consumo mundial de habanos.

Hablamos con una de ellas para que nos explique los secretos y novedades que nos esperan para el próximo año. Se trata de Casa Pastor, fundada en 1923 en Barcelona, y en la que han trabajado ya cuatro generaciones de profesionales siempre al día en las más exclusivas ediciones, estuches personalizados, series numeradas y accesorios. Así, este comercio exclusivo atesora, tal como nos relata Eduardo Navarro Rosales, anécdotas como las cajas de la marca Rey del Mundo, en la edición Grandes de España, que cada año le encargaba un cliente para obsequiárselas a su majestad Juan Carlos I.

Un poco de historia… ¿Por qué se llaman habanos?
Uno de los aspectos que más frecuentemente se suscitan en relación con los puros habanos es el de su autenticidad. Todos los productos de excelente calidad sufren de imitaciones fraudulentas, y los tabacos de Cuba no han podido escapar a estas prácticas.

Si echamos la mirada atrás, veremos que el nombre genérico de tabaco habano posee su historia: allá por 1717, la Corona española impuso en La Habana una factoría con sucursales en otras ciudades de la isla caribeña -Bayamo, Trinidad y Santiago de Cuba-, desde donde obligatoriamente sería exportada la preciada hoja hacia la lejana Sevilla, para realizar la manufactura tabaquera. Esa decisión provocó protestas y alzamientos entre los cosecheros cubanos y sólo años más tarde comenzaron las plantaciones en los valles occidentales del país y allí, gracias a las condiciones excepcionales de clima, terreno y variedades, nació la mejor hoja de tabaco conocida desde entonces en el mundo. Pero ya era tarde para cambiar el nombre original de habano; la tradición se impuso una vez más, y con tal denominación ha llegado hasta nuestros días.

Por todo ello hoy la denominación de origen Habano sólo puede ser otorgada a los tabacos (o puros) en los que el 100% del tabaco que los compone haya sido cultivado en Cuba. Asimismo es requisito imprescindible que los tabacos hayan sido manufacturados en Cuba, tras múltiples y severos controles tanto a nivel del proceso agrícola de cultivo y secado, como la fase de elaboración en las fábricas, en todos los momentos de elaboración: selección de las hojas adecuadas, control de elaboración, control del tiro, del sabor legítimo de cada una de las marcas y finalmente de la calidad de su apariencia y presentación que gracias a un clima inigualable y a la sabiduría de los campesinos y torcedores de la Isla, han conseguido un prestigio indiscutible.

Clasificación de los Puros Habanos
Escoger un tabaco es una cuestión de tiempo, lugar y estado de ánimo, pero resulta conveniente tener claros algunos datos generales. La primera clasificación que podemos hacer de los puros es de acuerdo a su fabricación. Existe aquí dos grandes grupos: ‘Hechos a mano’ y ‘Hechos a máquina’.

A grandes rasgos, debe saberse que todos los puros están confeccionados con 5 hojas; tres en la tripa o relleno del cigarro, una para envolver esta tripa llamada capote y otra para la capa, la envoltura final de los puros.

A su vez, dentro de cada uno de estos dos grandes grupos, podemos tener cigarros de tripa corta o cigarros de tripa larga.

Hecho a máquina

Tripa corta
Los cigarros fabricados mediante este proceso tienen una tripa compuesta por picadura corta, es decir, pequeños trozos de hojas que son enrollados por una máquina sobre el capote y la hoja de capa. En el caso de los Habanos se reconocen porque se presentan casi siempre envueltos en celofán.

Tripa larga
Estos puros están hechos como los anteriores, pero la tripa lleva trozos de hoja enteros. Son cigarros de mejor calidad que los anteriores, aunque su producción casi no existe.

Hecho a mano

A mano significa que la fabricación del cigarro puro es de forma manual por el torcedor o torcedora, y ello se incorpora como leyenda en los hierros o marcas de las cajas, en español hecho a mano o en inglés made by hand. Es sinónimo de calidad y naturalidad, de buen oficio artesano y sentimiento humanos aplicados con esmero para elaborar el mejor cigarro puro.

Tripa corta
Son cigarros hechos “Totalmente a mano” de principio a fin. La tripa se conforma por picadura corta, que es enrollada por las manos de un torcedor sobre la hoja de capote. Estos cigarros sin terminar, llamados “bonchos”, se colocan en un molde de la forma y tamaño que se está torciendo y luego de una hora se envuelven con la hoja de capa, la más fina de todas las hojas y la que dará al cigarro su presencia.
Estos Puros hechos a mano que llamamos de tripa corta suelen tener una muy buena relación precio / calidad, y en la mayoría de las marcas podemos encontrar alguna vitola.

Tripa larga
Llevan el mismo proceso que los anteriores, con la diferencia que para la tripa se seleccionan las mejores hojas que serán enrolladas enteras sobre el capote, y luego sobre la capa. Estos puros son denominados “Premium” y su calidad, al igual que su valor, es la más alta. Un cigarro torcido a mano con tripa larga quema más lento y parejo, tiene un tiraje superior y un sabor constante en todo el cigarro.

Cepo y longitud = vitola

La siguiente clasificación que podemos hacer de los cigarros lo determina su grosor, llamado ‘cepo’, y su longitud. El cepo es la medida determinada por una cifra (que oscila entre 26 y 52), que representa el grosor del cigarro multiplicado por 64 partes de una pulgada. Ésta y su longitud (entre 100 y 235 mm) colocará a cada cigarro en una división. Y finalmente, la combinación entre cepo y longitud forma la llamada vitola de galera, es decir, el nombre que ubica a cada cigarro en la clasificación por formatos.

“Un buen habano envejece y coge solera como los buenos vinos”
Fumar un cigarro implica varios pasos fundamentales para lograr el mayor disfrute, y aquellos referentes a la conservación inciden directamente en el momento de la fumada. Por eso, guardar los puros en su humidor es el mejor consejo, cuidando de que no le falte agua y de mantenerlo en un lugar de temperatura media. Y la última recomendación: asegurarnos de que el que nos enseñe a fumar sea un experto.

Eduardo Navarro sabe de lo que habla gracias tanto a la experiencia familiar acumulada como a su formación constante en el sector. Así, nos recuerda por ejemplo la importancia de disponer de las condiciones óptimas para almacenar y conservar los puros, pues “un buen habano conservado en condiciones óptimas envejece adquiriendo solera y mejorando sus propiedades, como los buenos vinos”. Así, en su cava de 12 m2 cuentan con todas las variedades de tabaco cubano que llegan a España y ofrecen demostraciones mensuales de fabricación y disfrute del puro.

Cómo se conservan debidamente
Los fabricantes recomiendan guardar los cigarros en condiciones constantes de temperatura (16º-18º C ó 61º- 64º F) y humedad relativa (65%-70%). Estas condiciones ideales no pueden lograrse de forma natural, por lo que se hace necesario buscar algún sistema para almacenar los puros adecuadamente. Para el almacenamiento a medio plazo, es recomendable utilizar un humidor cuyo interior esté forrado de madera.

Un humidor está diseñado para mantener un ambiente húmedo en su interior sin deformarse. La caja debe estar perfectamente construida, con sus juntas bien encajadas y a escuadra. Cualquier ranura supondrá la pérdida de humedad. La tapa deberá tener el peso suficiente para mantener bien cerrada la caja. La madera de cedro es la más adecuada para forrar interiormente el humidor, y no deberá barnizarse. Si no le gusta el sabor de cedro en sus cigarros, busque un interior de caoba.

Consejos prácticos
Al utilizar por vez primera un nuevo humidor, es recomendable humidificar su interior antes de colocar los puros: deje que la madera absorba la humedad del dispositivo de humidificación durante unos días, y luego introduzca los cigarros poco a poco, observando las lecturas del higrómetro. Los puros deberán ir adquiriendo la humedad lentamente para evitar el riesgo de que se rompan. Coloque los cigarros más secos lo más lejos posible del sistema de humidificación, para que absorban la humedad más lentamente.

Humidores de nueva generación, un plus de calidad e higiene
Aunque por tradición se siguen utilizando los humidores clásicos con esponja, está empezando a imponerse un nuevo sistema en el que se sustituye la esponja por cristales polímeros que en contacto con el agua se convierten en un gel capaz de liberar con mayor precisión la humedad necesaria, a la vez que aseguran una mayor higiene y evitan la posibilidad de malos olores. Otros humidores de nueva generación, más adecuados para restauración que para el uso doméstico, son las neveras para puros, similares a las neveras para vinos.

El arte de aunar gastronomía y tabaco habano alrededor del mundo
Fumar un tabaco es un gran placer, descubrir sus aromas y sabores, perderse en el humo después de cada bocanada, todo nos conduce a momentos de reflexión y aprovechamiento de aquel momento en específico. En algunos casos, una buena bebida puede ser un complemento ideal para aumentar las sensaciones y el placer de las posibles combinaciones. Y es que las cenas y eventos gastronómicos también forman parte sustancial del mundo de los habanos.

Así, se sabe que los cubanos antaño ya disfrutaban de la costumbre de tomar los tabacos que iban a degustar después de la cena y los sumergían en ron antes de fumarlos. Esta es una costumbre de la que aún disfrutan muchos cubanos de mayor edad, pero sería una práctica impensable con una copa de vino.

En Catania, Italia, concretamente en el Hotel Romano Palace, se celebra desde hace unos años cada mes de mayo el Habanos Day, un evento bianual que agrupa los clubs de fumadores más importantes del país. En este encuentro de repercusión internacional participan un gran número de apasionados y de profesionales del sector para participar en diversos seminarios de formación e investigación, degustaciones, maridajes, y por encima de todo, para compartir la pasión y el placer de encontrarse fumando grandes habanos, degustando vinos, licores y productos gastronómicos de altísimo nivel.

Similar es la propuesta española de casa Pastor, tal como nos lo relata Eduardo Navarro Rosales, artífice de cenas, tertulias y catas anuales (donde se aprende a observar cómo durante la combustión se desarrollan y perciben diferentes olores mediante notas de cata, en relación con los distintos aromas, al igual que en enología, con nombres de sustancias o cuerpos, como cuero, vegetales, especias, etc.), actividades exclusivas para aquellos clientes previamente inscritos y aceptados.

Y es que saborear un buen cigarro puro es comparable a catar un buen vino; así, los fumadores expertos hablan de “degustar” el sabor del humo, ya que las glándulas gustativas son el mejor conductor del placer de un puro. Una calada, en la que se paladean la complejidad y la lograda combinación de los sabores presentes en un cigarro puro, es comparable al placer que provoca un vino excelente o una comida exquisita. Así, hoy se ha sofisticado mucho el maridaje de habanos y vino, y existen grandes escuela dedicadas a los profesionales de la restauración. Una de ellas, la española Manuela Romeralo, ha ganado ni más ni menos que el premio internacional Habanos de este año como la mejor sommelier del mundo.

¿En qué consiste la cata de cigarros?
La realizan tanto la persona que de manera profesional selecciona en las fábricas de tabaco como quienes de forma lúdica o divulgativa lo hacen en reuniones y evalúan cada cigarro, con los cinco sentidos. Pueden ser catas ciegas, sin conocer la vitola degustada o catas abierta, conociéndola previamente. Para intentar obtener conclusiones objetivas, es preciso contar con catadores que no mantengan especial afición por determinadas vitolas.

Respecto al maridaje y las armonías
Las armonías son las afinidades desarrolladas a partir de la proximidad existente entre los mundos del cigarro y la de los vinos y la gastronomía, recomendaciones subjetivas, con fines placenteros y sin pretensiones de rigor técnico. Pueden ser por afinidad (mantener línea similar en cuanto suavidad o fortaleza) o bien por contrate, buscando equilibrios agradables entre sabores. Aunque los cuatro sabores básicos son el dulce, agrio, salado y amargo, el humo de los puros puede presentar una variedad infinita de ellos (con matices similares a los utilizados por los catadores de vinos: ácido, áspero, suave, fuerte, con cuerpo, rico o equilibrado); un mismo puro puede presentar varios matices de sabor y cada uno de ellos poseer su propio cuerpo e intensidad (haciendo que cada bocanada tenga su propio gusto y regusto). Además, el cigarro puro cambia su sabor a medida que se fuma, e incluso el sabor puede variar si se disfruta acompañado de determinadas comidas o licores.

Los habanos y los famosos
Muchos de los puros habanos de Cuba tienen nombres de personajes de la literatura universal. Eso es así porque mientras los trabajadores hacen su labor con la hoja del tabaco hay un lector que les lee grandes obras teatrales o literarias. Además, no hay duda que la mística de un buen cigarro ha proporcionado deleite espiritual a los fumadores de todo el mundo. Así, la relación de personajes célebres amantes de los puros es extensa (políticos, artistas, militares, filósofos…) en sus momentos más íntimos, meditaciones y hasta en sus éxitos, pues algunos declararon que los puros le ayudaron a resolver enigmas y problemas, o simplemente a crear. Asegura por ejemplo la tradición que el físico británico Isaac Newton fumaba un puro tendido bajo un manzano cuando cayó en su cabeza la fruta inspiradora de la famosa teoría gravitacional. Y Napoleón Bonaparte dejaba una estela de tabaco por los lugares que visitaba, así como Beethoven se inspiraba fumando puros o Richard Wagner, al recibir unos habanos de obsequio, los agradeció así: “Indiscutiblemente ayuda usted a mi ópera “El Crepúsculo de los Dioses”. Esa mañana llegaron esas maravillas de La Habana e inmediatamente me transportaron…” y más tarde los norteamericanos John Quincy Adams o John F. Kennedy.

Sigmund Freud, el psicoanalista, jamás abandonó los puros; Lord Byron, Víctor Hugo o Charles Baudelaire le siguieron los pasos junto a otros más modernos como el actor Gerard Depardieu. Y qué decir de Henry James, Charles Dickens y Honore de Balzac, o la simbólica George Sand, destacando así la libertad de la mujer. También algunos pintores se caracterizaron por fumar habanos, como Pierre-Auguste Renoir, Edouard Monet o Pablo Picasso, y músicos como Frannz Liszt, George Bizet y Maurice Ravel. El músico finlandés Jean Sibelius por ejemplo, respondió así al obsequio de un estuche de habanos originales: “Como uno de mis tíos vivió y murió en Cuba, siempre me he interesado grandemente en vuestra patria admirable y he fumado habanos durante toda mi vida …” Y cómo olvidar la figura legendaria de Leonard Spencer Churchill con su eterno habano entre los labios? Fumaba exclusivamente puros de la isla, confeccionados por el tabaquero cubano Tomás Aragón, quien falleció en 1983, y decía a los amigos más íntimos: “Siempre llevo a Cuba en los labios…”.

Los puros habanos y el cine
La lista de directores y actores de cine también es enorme, con Charles Chaplin, Groucho Marx, Jean Paul Belmondo, o Arnold Schwarzenegger, quien estuvo casi clandestinamente en Cuba hace años para fumar habanos de verdad. Y si buscamos un poco más, encontraremos también a Orson Welles, Alfred Hitchcock, Francis Ford Coppola, Jack Nicholson, Robert DeNiro, Robert Duval, Pierce Brosnan, el último 007, y hasta mujeres como Demi Moore y Whoopi Goldberg.

Pero entre todos, el que actualmente se ha destacado es Jeremy Irons, quien recibió en el 2005 el Premio Habano en la categoría de Comunicación por su contribución a la difusión de la cultura de los habanos en todo el mundo: fumar un cigarrillo es como practicar el sexo, mientras que fumar un Habano es como hacer el amor.

Algunas curiosidades más
-La velada 2006 se cerró con la esperada subasta de humidores firmados por el comandante Fidel Castro, fabricados por prestigiosos artesanos cubanos y que atesoran en su interior cigarros elaborados especialmente para la ocasión. En esta ocasión, el precio más alto pagado por uno de estos exclusivos cofres alcanzó los 250.000 Euros.

-Habanos es el patrocinador oficial del 25 Festival Internacional del nuevo cine Latinoamericano (Festival de Cine de la Habana). El Festival tendrá lugar en La Habana del 2 al 12 de Diciembre del presente año. Toda la información sobre el Festival pueden encontrarla en www.habanafilmfestival.com. Se espera la presencia de diversas personalidades del mundo del cine, como Benicio Del Toro, Alec Baldwing y Richard Dreyfuss entre otras…

Repaso a la novedades exclusivas para el 2008

Cajas conmemorativas del 42 aniversario de Cohíba
Personalizadas con el nombre del cliente, se han distribuido este año en nuestro país por riguroso encargo, a un precio de 700 euros.

Humidor 42 aniversario Cohíba
Humidor único por su diseño y los materiales con los que está elaborado ( Galuchat, o piel de manta real, una de las mas lujosas de la historia de la decoración; ébano negro, nácar, sicómoro, cedro y hueso de buey). Como certificación de su exclusividad, los humidores llevarán una placa con la inscripción del número del humidor (del 1 al 100), la serie de Cohiba Behike que contiene, y el nombre del propietario. A España se prevé que lleguen pocas unidades a mediados de octubre, a un precio de 15.000 euros la unidad.

Edmundo, el nuevo Montecristo
Hacía más de treinta años que no aparecía un nuevo formato en su vitolario de Montecristo. Edmundo, el personaje de la novela que dio origen a la marca es el nombre elegido para el puro que Habanos presentó en 2004 en un formato que los consumidores fieles de la marca llevaban tiempo demandando. Su exquisita ligada de tabacos es elaborada exclusivamente con hojas seleccionadas procedentes de Vegas finas de Primera de la región de Vuelta Abajo en Cuba. Disponible en los más selectos puntos de venta alrededor del mundo

Las nuevas petacas Montecristo
Para poder disfrutar del placer en cualquier lugar y en cualquier momento, Habanos ofrece petacas de nuevo diseño:

Petaca Montecristo No 2: Contiene 3 Habanos. Este figurado, con sus dimensiones de 156 mm de largo y cepo 52, es considerado un Habano imprescindible para una memorable ocasión. Recomendado especialmente para aquellos que quieren sentir y apreciar todo el sabor de Montecristo.

Petaca Montecristo Tubos: Con 3 unidades en su interior, y presentados en tubos de aluminio y envueltos en una fina lámina de cedro para conservar su aroma, tenemos a nuestro alcance un formato muy apreciado entre los aficionados. La Corona Grande, con su largo de 155 mm y cepo 42, es una invitación a la sobremesa y al intercambio.

Petaca Montecristo No 5: En su interior se incluyen 5 Habanos. La Perla, de 102 mm de largo y cepo 40, es un Habano adecuado para aquellos que solo disponen de 25 a 30 minutos para disfrutar de su Montecristo, pero que no quieren renunciar el privilegio de fumar su marca favorita en ese momento.

Las nuevas petacas de Cohiba
Estas nuevas petacas de Cohiba constituyen otra novedad importante, ya que permitirán disfrutar a los fumadores de Cohiba de 3 de las vitolas de la Línea Clásica de mayor renombre, ahora en petaca. Presentan un nuevo diseño, con el nuevo logo de la marca que incorpora un nuevo borde dorado en el recuadro que rodea la palabra Cohiba con el objetivo de ensalzar aun más la presentación de la marca.

Petaca 3 Espléndidos: Los Espléndidos de Cohiba, con sus 178 mm de largo y cepo 47 constituyen una garantía para los que buscan exclusividad y prestigio.

Petaca 3 Robustos: El Robusto es una vitola que actualmente goza de gran aceptación dadas sus dimensiones (cepo 50 y 124 mm de largo) que permiten disfrutar todo el sabor de Cohiba en un formato de menor longitud.

Petaca 5 Exquisitos: Presentados en petacas de 5 unidades, sus 126 mm de largo y un cepo de 33 implican siempre un reto para las hábiles manos capaces de liar pacientemente este elegante Habano de calibre fino.

Fosforera St. Dupont
Serie limitada de 500 piezas elaborada en oro y laca china. Elegancia y funcionabilidad van de la mano en esta exclusiva edición que cuenta con el encendedor de doble flama, muy estimado para el encendido de puros.

Perfume Montecristo
Los acordes de esta fragancia intemporal recuperan aromas clásicos como el cedro y el tabaco, envueltos en una perfecta armonía, con un aroma cítrico, rico en mandarina y coriandro, que da paso a un corazón inspirado en el cedro, el clavo y el patchoulí, culminando en un fondo con aromas de tabaco cuero y ámbar.

Perfume Vegueros
La fragancia masculina Vegueros está inspirada en la marca de Habanos del mismo nombre y en el deseo de complementar el placer para los amantes de este producto, desde otro ángulo, el del perfume, para un hombre joven, viril, seductor y aventurero que gusta enfrentar los retos de la vida. El envase se ha diseñado recordando algunos envases de tabaco de los años 30 y 40 del Siglo XX, pero con un diseño funcional y contemporáneo que lo hace distinguir rápidamente en el punto de venta, y el color de fondo se basa en una textura de hoja de tabaco que remite rápidamente los sentidos hacia el tipo de fragancia.

Coñac Cohíba
Hay que esperar hasta 50 años para extraer el más noble de los elíxires, el Cohiba Coñac Extra, un licor que fue lanzado al mercado en el año 1999 como resultado de un proyecto novedoso. Cada uno de estos aguardientes de a Grande Champagne fueron seleccionados con sumo cuidado por Jacques Rouvière, Maestro bodeguero de la Empresa Bisquit junto con su asociado cubano; garantiza la perfecta combinación con los cigarros Cohiba y reserva las más exclusivas emociones a los más finos paladares.

El libro más completo sobre los puros Habanos
Titulado “Cultivando una tradición de perfección”, describe en profundidad todo el camino que ha de ser recorrido desde que se siembra el tabaco hasta el momento de disfrutar de los sabores y matices que proporcionan las 33 marcas pertenecientes a la Denominación de Origen Protegida Habanos que hoy se comercializan, entre las que siempre destacan marcas como Cohiba, Montecristo, Romeo y Julieta, Partagás y Hoyo de Monterrey. El libro, ya disponible en Español e Inglés, contiene además una guía de cepos par poder medir los calibres de los Habanos, y una completa guía de vitolas de Habanos, con todas las vitolas que existen en las marcas de Habanos. En los próximos meses estará disponible asimismo en Francés, Alemán, Ruso e Italiano.

Club Pasión Habanos
Exclusivo club que permite conocer el mundo del Habano de cerca. Se trata de un programa de divulgación de la cultura de los puros cubanos dirigido a todos los aficionados al mundo del cigarro. Conlleva a una serie de privilegios exclusivos a aquellas personas que se incorporen al programa como socios: charlas, coloquios, catas… Actualmente cuenta ya con 3.000 inscritos, que serán cada año los primeros en conocer en primicia las nuevas vitolas que lleguen a nuestro país. Esto se completará con cenas y coloquios, así como invitaciones a eventos exclusivos. Quizás, por su espectacularidad, uno de los actos más interesantes será la posibilidad de presenciar en primera persona cómo un torcedor cubano elabora un Habano, un verdadero privilegio. Para más información, Tel. 93 317 08 87.

PUROS PARA REGALO: cómo asegurarse UNA BUENA ELECCIóN
Al gran fumador, parece evidente que el mejor regalo que se le puede hacer es una buena caja de puros, y eso nos lo confirma Eduardo Navarro, pero conviene recordar ciertos detalles y dejarse asesorar. La decisión no es nada fácil, ya que queda averiguar qué tipo de puro o qué surtido hay que regalar, pero no se preocupe: no hay posibilidad de cometer errores al elegir un puro y, además, los buenos vendedores de puros siempre están dispuestos a dedicar su tiempo para asesorar a los principiantes.

Dentro de la gama alta de cigarros Premium de Habanos, Casa Pastor propone cinco alternativas que se acercan a varios tipos de fumadores, desde el paciente que gusta de disfrutar largo tiempo de su cigarro hasta el fumador ocupado que aprovecha una sobremesa cotidiana para fumar su puro diario.

Una caja de Cohiba Lanceros, para los más pacientes
Destinado al fumador que tome su tiempo, que sepa valorar esta estrella de Cohiba, el obsequio personal de Fidel Castro a las personalidades que visitan la isla. Tiene una longitud propia de un Laguito No.1, de más de una hora de fumada, y un sabor dulzón, con recuerdos a madera, cuero, pimienta y cítricos, perfecto para el que guste los puros de gran sabor y un fumar fresco.

Robusto Hoyo de Monterrey, para el fumador aficionado
Si lo que buscamos es un cigarro destinado al fumador aficionado, que no fuma puros a diario pero sabe apreciar la buena calidad, la opción es sin duda un robusto. En este sentido, la caja de 25 unidades de Hoyo de Monterrey Epicure No.2 puede ser la elección perfecta. De media hora de fumada, bocanadas amplias y un intenso sabor, este cigarro es excelente en tiro y combustión, como todos los robustos, y se caracteriza por un sabor intenso a tabaco y madera. Además, tiene una presentación particular, en una caja de madera con los cigarros en un mazo de 25 unidades atado con cinta Sandra y sin anillar.

Puros con fama, para impresionar
Una buena elección puede también residir en la fama que precede al puro. En este sentido, el Partagás 8-9-8 es sin duda el clásico de Habanos, se puede disfrutar durante casi una hora y recibe su nombre por la disposición en tres camadas de ocho, nueve, y ocho puros dentro de la caja. Tiene un tiro magnífico y es muy aromático, con intenso olor a tabaco y madera.

Montecristo nº 4, para iniciarse
Por otro lado, cuando un cigarro reúne una excelente calidad y un precio recomendable, puede convertirse en el puro más vendido del mundo, como le ocurre al Montecristo No.4. … Este puede ser un buen regalo para el que se inicia en este mundo, ya que se trata de una mareva, la dimensión estándar de los Habanos, de treinta minutos de fumada y la calidad propia de los mejores Habanos elaborados a mano. De combustión y tiro bastante buenos, y tiene la longitud del Lancero y el cepo del Siglo VI, las dos vitolas que más han contribuido a forjar el prestigio de esta marca.

Errores y falsos mitos que hay que olvidar
Son muchos y muy variados los mitos que rodean al mundo del puro, desde meter los puros en el frigorífico hasta calentarlo antes de fumarlo. Un buen asesoramiento en este sentido es clave para la correcta conservación de los puros. A continuación explicaremos algunos de estos rituales “imaginarios” o simplemente ingenuos.

1) Conservar los cigarros en el frigorífico
Los puros (y todo el tabaco en general) son higroscópicos, es decir, absorben humedad. Para su conservación necesitan precisamente eso, humedad, y el frigorífico no es ni mucho menos un sitio húmedo, sino todo lo contrario: es seco. Además, los cigarros pueden captar aromas presentes en el frigorífico, con lo que se malograría su sabor.

2) Calentarlo con la llama antes de fumarlo
Si se quiere uno a arriesgar a quemar la capa, puede ser una solución, pero debemos saber que este hábito tiene un solo objetivo: calentar el puro para evitar las variaciones de temperatura que sufre el humo al pasar por el interior del cigarro hasta que éste ya esté caliente. Pero si no se sabe hacer, se puede quemar la capa.

3) Sumergir el tabaco en una copa de licor para darle más sabor
Otra excelente alternativa para echar a perder un cigarro.

4) Introducir un palillo por la perilla para que mejore el tiro
Otra barbaridad, ya que se estropea la tripa por la comprensión y por abrir un agujero excesivamente pequeño. Si hay problemas de tiro, es mejor realizar otro corte más amplio con el cortapuros.

5) Elegirlos según el color (“más oscuro, igual a sabor más fuerte”, etc.)
No es cierto. La fortaleza de un cigarro no viene determinada por el color sino por la liga, la mezcla de las distintas hojas que componen la tripa (el corazón del cigarro). Existen en torno a setenta colores diferentes, que son seleccionados por el escogedor, pero los colores básicos, según la terminología más difundida internacionalmente, son: doble claro, claro, colorado claro, colorado, colorado maduro, maduro y oscuro. Además la capa es la última hoja que se coloca, la que se ve, y es distinta a las del resto del cigarro.

Autor: Juan Garcia Ruiz

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *