San Juan, noche de amores y magia. ¡Consigue a tu amor platónico!

Se acerca el día de San Juan, la noche más corta del año. Se produce el solsticio de verano, lo que la convierte en una noche mágica, dónde las puertas al otro mundo se abren y los sueños más deseados se convierten en realidad. Nosotras te recetamos los mejores rituales de amor, no puedes dejar de hacerlos si quieres conseguir al hombre de tu vida…

Conjuro para encontrar al amor de tu vida

Materiales: Una vela rosa, Incienso, preferiblemente de canela o rosa, perfume aroma de Verbena o perfume de amor, un saquito rosa, cordoncillo rojo para atar el saquito, un cordoncillo verde, verbena, purpurina roja, un pedacito de imán, una rosa seca (opcional) y ceniza de una hoguera de San Juan

Celebración: Encender la vela rosa la Noche de San Juan (preferiblemente usando alguna madera de la hoguera) y luego, a solas, encenderemos el incienso. Coge ahora el cordón verde y haz siete nudos en él, mirando la vela y visualizando, al realizar este acto, que atraemos amor hacia nosotros.

Es recomendable no pensar en alguien específico, porque podríamos entrar en líneas de magia negra. Dejemos que las fuerzas de los hados traigan hacia nosotros aquello que necesitamos y que más nos convenga.

Al tensar cada nudo se dirá: ‘Por las fuerzas de esta noche mágica, ato el amor hacia mí’. Realizado esto, tomaremos la mitad de la purpurina y la arrojaremos al aire, de modo que parte de ella nos caiga encima. A continuación, meteremos en el saquito el cordón con los nudos, una bolita con cera de la vela (mejor si la amasamos en forma de corazón), parte de la purpurina que queda y un poco de ceniza de la hoguera.

A continuación recitar: ‘Símbolos del amor y de los poderes de esta noche mágica, rellenad mi saquito de amor para atraer hacia mí el amor que me está destinado, para llenar mi vida de amor y felicidad por el poder de este saquito de San Juan. Que así sea’.

La vela se dejará arder hasta el final y guardaremos el saquito sin cerrar así como la purpurina restante y el cordoncillo rojo. Recita: ‘Que este polvo brillante ilumine y guíe el camino del amor hacia mí’. Tras esto, puedes cerrar el saquito con el cordoncillo rojo. Antes de hacerlo se añadirá a la bolsa un pedacito de imán, la verbena y, si se desea, una rosa seca.

Ritual para que Venus nos traiga a la persona amada.

Antes de tomar la decisión de acudir a la magia es importante meditar acerca de que no debemos bajo ningún punto de vista tratar de obligar a otra persona a hacer lo que no quiere. Los rituales deben ser sólo con fines de propiciar el encuentro pero nunca de amarre.

Rituales para atraer al amor de tu vida.Crepusculo-lapelicula.es

Dicho y aclarado este punto os ofrecemos unos rituales para esos momentos en los que puedes sentir una especie de energía densa o negativa, que impide encontrarse con el ser amado. Para liberarnos de esa energía negativa, debemos realizar una apertura de caminos trabajando con la fuerza del planeta Venus, para que retire los obstáculos y nos impregne de una nueva fuerza amorosa.

Este ritual debe realizarse el día de San Juan, solsticio de verano, a las 22 horas, pero nunca si esa noche la Luna se encuentra llena. Es ideal comenzarlo un día de Cuarto Creciente, ya que esta luna hace fertilizar y expandir todo lo que se pide. Sobre una mesa se debe colocar un mantel o paño rosado

1. Mezcla en un bol aceite de mirra, incienso y sándalo. Ponte una gotita detrás de las orejas, en la nuca, en las palmas de las manos y en los tobillos. Hecho esto, unta con la misma mezcla aromática tres velas de color verde.

2. Enciende las velas en la mesita. Si es posible, sobre un candelabro de tres brazos.

3. Imagina que desde las velas surge una luz verde que te rodea a ti misma y a toda la habitación, inspira ese color verde. Visualiza la luz entrando por tu nariz y recorriendo todo tu cuerpo, desde la cabeza hasta los pies. Sentirás que estás muy relajado y que una paz te invade.

4. Cuando sientas que estás completamente relajado, pronuncia la siguiente oración: ‘Oh, Venus, tu consuelo busco. Se que envías a mi a la persona que me acompañara en mi viaje, pero mis ojos están ciegos para verla. En nuestro camino se levanta el polvo de la indiferencia y vuelve a cerrarse el corazón. Oh, Venus, enséñame a encender la luz del sendero oculto. A encontrar la llave que abra la puerta de la emoción compartida. Oh, Venus, ilumíname con tu luz’

5.Repite esta plegaria seis veces y luego da las gracias. Deberás permanecer unos instantes visualizando la luz verde cada vez con más intensidad.

Autor: Elena Del Valle

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *