Ruptura sentimental, duelo… Soledad: ¿Quién dijo miedo?

Soledad: ¿Quién dijo miedo? Muchas personas tienden a sentirse apesadumbradas cuando están solas, y a asociar la soledad, básicamente, con la falta de pareja. Los días de soledad pueden resultar una experiencia emocionante, profunda, vivificante.

Cuando estás sola por imposición de la realidad y no por elección , ese sentimiento, muy angustiante, te lleva a encender televisores, luces, cadenas y llamar por teléfono como paliativo; como un modo de intentar soportar la pesadumbre del silencio.

Incluso a veces el afuera ayuda poco pues parece que la soledad no está bien vista; y este criterio social profundiza tu angustia y tergiversa tus sensaciones porque te ves sometida a un bombardeo de propuestas acerca de cómo tener un hombre, cómo mejorar tu aspecto para tener un hombre, cómo mantener tu relación con un hombre, cómo gustar y satisfacer a tu hombre.

Y así, a fuerza de informaciones varias se va transformando tu vida, a solas, en un estado de espera constante. De espera de alguien y no de espera de ti misma: de descubrirte, de encontrarte.

Cabría preguntarse por qué razón siempre hay que estar enamorada tomando, también, en cuenta que cuando se comparte la vida con alguien hay momentos en los que se desea la soledad.

Si de pronto te encuentras sola sin habértelo propuesto, o sin saber que lo deseabas, más que sumirte en el dolor deberías intentar aprender cuál es su buen costado; hasta lo disfrutarás.

Uno de los riesgos de no encontrarte nunca contigo misma es aceptar sin elegir sólo por estar con alguien que te siga manteniendo desconectada de ti misma.

¿Por qué la soledad provoca miedo?

Muchas veces se cae en esta situación de repente: la pérdida de alguien querido, un cambio de país, el paro…
Ante estas situaciones aparecen sentimientos de desamparo profundos que te hacen creer que nunca la superarás.
Pero los duelos terminan.
Un duelo implica tomarte un tiempo para despedirte dentro, de esa persona, de esa situación, de esa casa incluso, que ya no es o no está; así luego evitarás recorrer cada momento de tu vida con rumiaciones, amargamente, una y otra vez pensando en todo lo que hubiera podido ser.

Por el contrario después de la labor de duelo deberías iniciar el camino de la reconstrucción. Recordar, elaborar y no repetir implica avanzar. Se recuerda para no repetir. Se elabora para retomar la autonomía, la libertad y la responsabilidad.

Mucha gente experimenta un sentimiento de vacío casi insoportable cuando está sola; y este vacío los lanza a la hiperactividad, a la hiperagenda, a una necesidad obsesiva de «hacer», de estar siempre ocupadas aún durante su tiempo libre.
Otras personas se sienten incompletas a solas y buscan más una completud que una persona a quien amar.
Siempre que busques en el otro alguien que te complete te vuelves a quedar sola; a menos que te hayas completado a ti misma primero en cuyo caso lo más probable es que si se produzca el encuentro:
El amor no se busca; se encuentra; y se encuentra mejor amor cuanto más entera se esté.

Buscar a alguien que te dé lo que no tienes es encontrar una relación de dependencia que te impedirá considerar que sólo contando contigo misma, confiando en tus capacidades y valores, que sólo respetándote podrá amar y ser amada, fundamentalmente.

En defensa de la soledad

Es cierto; la soledad puede ser dolorosa; pero también enriquecedora, creativa, divertida y, en determinado momento, necesaria.

La soledad resulta una experiencia excelente cuando tu propia valoración está lo suficientemente afianzada como para que seas capaz de disfrutarla plenamente.

En realidad cuando se dice estoy sola lo que se dice es no tengo pareja y es precisamente ese sentimiento el que se debería erradicar.

Defender la soledad no es estar contra el romance. Es tomarse un tiempo donde no se espere a nadie más que a ti misma. Es aprender a disfrutar de tu compañía, no en una actitud ermitaña porque igual compartes tiempos con amigos, familia, gente nueva; pero básicamente contigo. Estar contigo implica disfrutar de quien eres; no de quien alguien querría que fueras. Es no tener excusas para no dedicarte tiempo.

La soledad también se sufre en compañía y es, precisamente, el miedo a la soledad el que se impone no permitiéndote reorganizar tu vida y dejándote en una situación mucho más dolorosa que en soledad.

Sin duda las relaciones con los otros dan plenitud a tu vida y estar sola no implica no tener esos espacios satisfechos; estar sola no es aislarse del mundo ni sufrir.

Acepta el reto, la oportunidad que te da la soledad de conocerte más.
Esta tarea no da espacio al aburrimiento. Es muy difícil aburrirse cuando se está plenamente conectado con uno mismo.

Vive sola pero alterna soledad con compañía y goza de los demás tanto como de ti misma.

Puedes vivir sola sin sentirte perdida; por el contrario cuando estás satisfecha contigo misma vivirás tu soledad positivamente y la habitarás con un sinfín de actividades tanto personales, de trabajo, contigo misma como en el afuera asistiendo a cursos, seminarios, cineclubs, gimnasios, terapia, que es decir: echando mano a cuanto pueda ayudarte a conocerte más y mejor para disfrutar más y mejor y, tal vez, hasta de verdad.

Al respecto, la Dra. Virginia Vigueras agrega las siguientes propuestas:

«Es necesario combatir la rutina y el aburrimiento. Algunas personas no soportan quedarse solas en la casa y salen en todo momento pero compulsivamente, casi como disparando de sí mismo. Es saludable salir motivado por una actividad a realizar: caminar, ir a un curso, a un encuentro con amigos, al cine, a una actividad programada, etc. Se puede quedar en la casa con la compañía de uno mismo, hablarse, acompañarse con lecturas o música o escritos o tareas gratificantes. En todos los casos tener programado el día, la semana, ayuda a combatir ese terrible aguijón que aparece al despertarse a la mañana, se siente un vacío… ¿y ahora qué? Es decir ordenar el tiempo, incorporarle cierto ritmo, ritmo que por otra parte nos acompañó desde que nacimos. También por ese motivo recordamos que cuando hablamos de actividad no nos referimos a cualquier actividad, sino a aquella que genera placer ya por el contenido de la misma ya por el contacto social que conlleva».

• Podrás ocuparte de si misma desde diferentes perspectivas: leyendo, escribiendo tu diario, haciendo nuevas actividades, potenciando habilidades, adquiriendo nuevas.
• Podrás disfrutar de tu tiempo libre sin dar cuentas de nada a nadie más que a ti misma.
• Disfrutarás de tu compañía.
• Te encontrarás mejor contigo misma.
• Descubrirás capacidades personales hasta ese momento desconocidas.
• Podrás cortar con el pasado siendo tu propia tijera corta lazos, dejando partir el pasado y habitando el presente plenamente con tus nuevas elecciones.
• No te alejes de tus amistades
• Des-cúbrete y cambia lo que quieras cambiar.
• Diviértete con esas intimidades que no deberás ocultar ante nadie.
• Sal, lee, alquila películas, cómprate buena comida o come afuera, cocina cuando te plazca, actualízate con cine, teatro, literatura, muestras y exposiciones; haz algunos viajes de fin de semana; o más.

Aprende a descubrir la felicidad de estar contigo; más tarde si surge: enamórate de alguien.

Mariana Fiksler

www.padresehijos.miarroba.com
www.hijosypadres.net
www.rtvalfas.com/radio/programas/marian/

Autor: Mariana Fiksler

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Fatal error: Uncaught exception 'Exception' with message 'Cache directory not writable. Comet Cache needs this directory please: `/home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/cache/comet-cache/cache/https/www-nosotras-com/actualidad`. Set permissions to `755` or higher; `777` might be needed in some cases.' in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php:367 Stack trace: #0 [internal function]: WebSharks\CometCache\Classes\AdvancedCache->outputBufferCallbackHandler('<!DOCTYPE html>...', 9) #1 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/functions.php(3780): ob_end_flush() #2 [internal function]: wp_ob_end_flush_all('') #3 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(286): call_user_func_array('wp_ob_end_flush...', Array) #4 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(310): WP_Hook->apply_filters('', Array) #5 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/plugin.php(453): WP_Hook->do_action(Array) #6 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includ in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php on line 367