Ruba Zai, el último fichaje millennial de Dolce&Gabbana

Ruba Zai (23 años), es una blogger afgana que esta triunfando en las redes. Esta millennial nacida en Róterdam, ya cuenta con un millón de seguidores en Instagram (@hijabhills) y a su éxito viral suma ahora su participación para la firma italiana Dolce&Gabbana, que la ha fichado para su nueva línea ‘hiyab’ y ‘abayas’, una colección de velos islámicos que cubren de la cabeza al cuello. Parece que Dolce&Gabbana se ha aficionado a esto de fichar a influencers millennial. Desde modelos holandesas hasta este nuevo fichaje afgano.  Desde luego la marca ha encontrado perfecto el perfil de Ruba Zai y su target de seguidores para promocionar su nueva campaña. ¿Seguimos?

Sin título

La nueva colección mezcla telas exquisitas y estampados confeccionados y llamativos. Por su naturaleza y su naturalidad, se trata de una colección que Ruba Zai sabe defender a la perfección.  La línea abaya por su lado, ofrece un catálogo de túnicas hasta los pies. El escenario que ha escogido es el hermoso Marrakech, un marco con carácter y personalidad, lleno de una naturalidad y raza única.

Ruba ya es prácticamente ‘famosa’ en las redes. La conocen en Europa, Estados Unidos e incluso oriente Medio, sobre todo por sus post y sus consejos sobre ‘como cubrirse la cabeza’. Lo que ha hecho tan exitosa a la joven es la naturalidad con la que ha tratado su cultura y la ha compartido con el resto, bajo un lema -quizá provocativo- pero cierto: “Este velo forma parte del paisaje urbano. Es hora de convertirlo en algo corriente”. Con esta participación para la gran firma de lujo italiana puede catapultar su imagen y sus valores mucho más lejos.

Sin título

Pero la ‘carrera’ de Ruba Zai no comienza en las redes. Participó hace unos años en Miss Mundo Musulmana, llegando hasta la última ronda. Quizá este fue el punto de inflexión para empezar a hacer crecer su popularidad, dando consejos de moda y belleza. Sus orígenes y su discurso son la combinación perfecta y el verdadero trampolín de su éxito. Una joven con las ideas claras, que además de poseer una bella inconfundible, es natural y conoce sus derechos -pero no los exige, los viste y los interpreta-. Ruba Zai deja ver su piel en las redes, viste faldas cortas y da consejos sobre ropa interior. A demás en sus vídeos ha llegado a declarar sin tapujos que: “Así puedo demostrar que una musulmana no es una pobre mujer vestida de negro”. 

Sin título

Para la firma italiana y para la misma Ruba, trabajar juntos les ha supuesto un “honor“. Ruba conoce bien Marrackech y ella misma escogió este escenario. La flor homónima de abaya hortensia, con el rosa y el verde sobre el fondo de velo negro, visten el conjunto idílico de esta ciudad, tan llena de luz para la joven. Las túnicas y pañuelos, cuyas flores -repetidas- se mezclan con los amarillos y azules bajo su cuerpo, completan la silueta perfecta y acaban de completar la identidad de la colección. Una línea hecha para una auténtica mujer musulmana, como Ruba Zai, pero apta para cualquier mujer.

Imágenes: elpais.com, mundiario.com

Autor: Elena Cano

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *