Restaurantes para compartir en pareja

¿Cansada de hacer siempre lo mismo? Ir a los mismos sitios, saborear los mismos platos, pasear por lo mismos lugares… No permitas que la rutina se adueñe de vuestra vuestra relación. Sevilla, Madrid y Barcelona tienen mucho que ofrecer. Descúbrelo.

Es cierto que en Sevilla podrás disfrutar en cualquier momento del día de una suculenta tapa típica. Sin embargo, si eres un amante de la comida asiática o simplemente os gusta probar platos nuevos, el restaurante Shidarta, situado en pleno corazón del ambiente sevillano del barrio de Nervión, os espera.

Con una minimalista y muy cuidada decoración, disfrutaréis de una velada con lo mejor y más representativo de la cultura y gastronomía asiática, con productos frescos con los que elaboran plato como el Tataky, Sushi o Teppanyakis, todos acompañados de arroz y presentados con creatividad y originalidad. Además, una vez finalizada la suculenta cena podéis relajaros en su zona chill out o bien bailar toda la noche en la planta baja, donde se encuentra su discoteca. Y si el tiempo acompaña, podeis tomaros las copas en su animada terraza.

Si tu ciudad es Madrid, y aún no lo conoces, no podéis perderos el sofisticado restaurante de moda Le Marquis, inspirado en el Marqués de Sade. Reserva tu mesa en un espacio sugerente y pasional donde las carnes, sushi y pastas destacan en su carta. Y si la noche se presenta animada, tómate las primeras copas al ritmo de la música en su planta baja. Si, por el contrario, buscáis un velada más íntima, reserva en su habitación privada donde comeréis como marqueses sobre una cama…

Barcelona, es la urbe perfecta para disfrutar de día y sumergirte en el ambiente más bohemio de la ciudad, con el lunch que ofrece el Teatro Molino, en pleno Paral.lel, reformado recientemente con su conservada fachada a lo Moulin Rouge. Tendréis un medio día de lo más divertido, con sus shows más pícaros y cabareteros al estilo siglo XXI y su música en directo del Molino Band. Un menú mediterráneo ideal para digerir y poder pasear después del show hasta la playa de la Barceloneta, para seguir la jornada romántica con unos cóckteles sabrosos frente al mar. Un poco de aire puro para salir de la cotidianidad.

Autor: Marta Gonzalez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *