¿Quién decide a qué juegan los niños?

Para la niña, una cocinita o un
muñeco bebé. Para el niño, una pelota de futbol o un circuito de coches. ¿Y por
qué no al revés?

Nuestras abuelas y nuestras
madres fueron educadas desde niñas para ser “buenas mujeres”. ¿Qué quiere decir
eso? Lejos de quererse a sí mismas, ser generosas o amar a la vida y a las
personas que les rodean, ser una buena mujer consistía en nacer para ser una mamá
y una esposa diligente
, estar siempre guapa y perfecta y ser trabajadora. Al mismo tiempo, también significaba mostrarse vulnerable, débil y sumisa. Por suerte, los tiempos han
cambiado. Pero, ¿por qué nuestra educación aun sigue siendo sexista?

Que cada peque elija su forma de diversión, ¡lo importante es que sean felices!

Lo mismo se podría decir de los hombres. Durante
décadas, los niños han sido educados para ser fuertes, controlar sus
sentimientos de flaqueza, no expresar sus sentimientos y sobre todo, ser muy
machos (“no llores como una niña”). Y no hablemos de la preferencia sexual: la
heterosexualidad era obligatoria. Lo que está claro es que ni a todos los niños
les gusta jugar con balones ni todas las niñas adoran las muñecas.
Pero tampoco se trata de invertir
la situación, sería absurdo.

Lo más sensato es que liberemos los juguetes de
esa estricta división de género y deleguemos la elección a nuestr@s hij@s. Se
trata de una opción necesaria para desligar a nuestras “futuras personitas” de
un rol que ellas no han elegido. Dejemos pues, que cada niño elija cómo le
gusta divertirse
, siempre que el juguete sea educativo y gratificante para él o
ella. Además, contribuiremos que niños y niñas jueguen juntos y se comprendan y relacionen mejor.

Jugando juntos a cocinitas

Los tiempos cambian y hoy en día
hay muchas niñas que juegan al futbol u otros deportes asociados a los chicos y
lo hacen de maravilla. Sin embargo, ¿qué pasa con los niños?

Clase de ballet mixta

Parece que
socialmente hay más resistencia hacia que un niño pueda ejercer una actividad
asociada a la feminidad, por ejemplo la danza, las manualidades o la música. Desde
Nosotras os animamos a que como madres dejéis que vuestras hijas y vuestros
hijos elijan quienes quieren ser y como quieren ser
, y una buena manera de
empezar a hacerlo es jugando.

Un partido de fútbol infantil mixto

Imágenes de: www.mibebegloton.com y www.indigoworld.com

Autor: Agnes Santos

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *