¿Problemas de pareja? ¡Soluciónalos!

Hay problemas de pareja que son comunes a casi todas ellas. Discusiones sobre los hijos, tensiones por celos, desgaste por el tiempo o desconfianza en el otro suelen ser los más comunes. Afortunadamente, tienen solución.

Aunque pienses que las demás parejas a las que conoces viven completamente felices y derrochando amor, lo cierto es que en todas las casas cuecen habas. Una cosa es que no vayan aireando sus problemas en público y otra es que no los tengan porque ten clara una cosa: los tienen.

Una relación de pareja de larga duración no es fácil. A lo largo del tiempo los miembros se van desgastando, los sentimientos pueden para por altibajos o la vida puede presentarse con problemas externos que acaben afectando a la felicidad de los novios como el dinero, los problemas familiares, la salud o cualquier otra cosa.

Si los sentimientos entre ambos son sólidos y la pareja tiene bien trabajados temas como la comunicación, la confianza y la empatía pueden superarse. Pero a parte del amor, muchas veces hay que recurrir a ciertas técnicas o recursos que nos ayuden a capear con éxito el temporal.

¿Cuáles son las soluciones a los problemas de pareja más habituales?

-Últimamente discutís por todo: estáis más tensos, a ti te parece todo mal y él se enfada a la mínima contigo… necesitáis un descanso de vuestra rutina. Tomaos un día para pasarlo juntos, sin nadie más y sin ningún compromiso. Sólo vosotros dos haciendo algo que os guste.

-Retoma el contacto: estáis tan acostumbrados el uno al otro que ya ni os veis. Dormís cada uno en un extremo de la cama y ya no os dais ni un beso de buenas noches. Retoma la cercanía y cuando estéis en la cama, abrázale, cógele de la mano o acaríciale el pelo. Es una buena manera de mostrarle tu afecto y seguro que él responde.

-Volved a las citas: ¿Te acuerdas cuando quedábais en el centro de la ciudad para ir al cine, cenar o tomar una copa? Pues volved a hacer lo mismo. No salgáis juntos de casa, quedad en algún punto y encontraros allí como si fuéseis novios primerizos de nuevo. Volveréis a recuperar la ilusión.

-Da el alguna sorpresa: vete a buscarle al trabajo, hazle un regalo o prepárale su cena favorita con velas (y unos tacones y un vestido muy sexy). No es que te conviertas en un ama de casa complaciente, pero los detalles están bien. Seguro que él toma nota y te devuelve el regalo.

-Tomaros respiros: echarse un poco de menos también es recomendable. Queda con tus amigas, vete un fin de semana fuera, apúntate a algún curso. Haz cosas interesantes, que te llenen. De esa manera estarás más contenta, lo cual se reflejará en la relación y tendrás más cosas interesantes que contar y compartir.

Imagen de «Blue Valentine»

Autor: Carmen Lopez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *