Postres light: Mousse de calabaza

Cuando hablamos de “mousse” nos viene a la mente un plato de rico chocolate con cientos de calorías, sin embargo, no tiene por que ser así.

Una mousse no tiene porque ser dulce y tener una prohibitiva
cantidad de calorías, también puede ser salada e incluso puede estar hecha de
vegetales. Un ejemplo claro es la mousse de calabaza.

En pocos minutos tendrás una mousse light de hortaliza rica
y fácil
para servir de postre en tu mesa.

INGREDIENTES:

  • 1 taza de puré de calabaza.
  • 1 yogur natural.
  • 2 claras de huevo.
  • 1 naranja hecha zumo.
  • 1 sobre de gelatina sin sabor.
  • Edulcorante.

PREPARACIÓN

Disolver la gelatina sin sabor en agua tibia.
-Añade el zumo de naranja, el puré de calabaza y el yogur.
Mezcla hasta que sea una masa homogénea.
-Bate las claras de huevo a punto de nieve.
Incorpora la gelatina que has creado con el zumo, el puré y
el yogur. Con cuidado únelo todo con movimientos envolventes.
Sírvelo en cuencos pequeños y mételo al frigorífico.
-Cuando la masa se haya solidificado será el momento de
servirla.
-Si sustituyes el puré de calabaza por fresas, café o
melocotón
, seguirás teniendo una mousse light deliciosa para servir a tus
invitados.

¡Sorprenderás con esta variante de mousse que no te pesará en la conciencia
y mucho menos en el cuerpo!

Autor: Tais Coves

Comparte esta noticia en

1 Comentario

  1. Mousse de Calabaza

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *