Por qué Cristina Pedroche causa tanta expectación

 

Cristina Pedroche: amada y odiada a la vez, ¿por qué?

 

Es una mujer que despierta todo tipo de sentimientos.

Negativos y positivos al mismo tiempo.

Porque desde luego, ella no deja indiferente a nadie.

 

Pero realmente, ¿Qué hace que una chica aparentemente normal de Vallecas cause tanta expectación?

Estas son las razones.

 

Naturalidad y desparpajo.

Es desde luego su seña de identidad.

Si miramos hacia atrás, desde sus inicios la joven Pedroche ha sido una chica de lo más natural, que se expresaba con libertad sin ningún tipo de miedo al qué dirán.

Con los años esto incluso se ha incrementado, y de ahí le han venido la mayoría de las críticas.

Su libertad también le ha pasado factura mediática, pero ella no va a renunciar.

 

 

Haters.

Despierta expectación sobre esas personas que son ‘odiadores’ profesionales.

Que vierten veneno sobre los demás en Internet y que además no tienen ningún tipo de problema en expresar todo lo que piensan, aunque sea verdadera bilis.

 

Su actitud altiva ante ellos les pone todavía más nerviosos.

Ellos esperan pacientes a que ella meta la pata para volver a ponerle otro de sus comentarios nocivos.

 

 

 

 

Autoestima.

Ha conseguido que el hecho de amar a nuestro cuerpo ya no sea una asignatura pendiente, sino algo verdaderamente necesario.

Ella causa expectación porque ha dicho cosas tan poderosas como que:

Es muy, muy necesario que nos queramos a nosotras mismas en cuestiones corporales, pero también en asuntos de nuestra propia personalidad.

 

 

Amor todoterreno.

Su relación con su marido también causa expectación.

Para muchos, sobre todo al principio, fue algo desmesurado y retransmitido delante de las cámaras de manera innecesaria.

 

Pero eso es precisamente lo que le gusta al público.

Conocer los detalles que llevan una relación.

Y, sobre todo, tener en cuenta que hay personas que lo gritan a los cuatro vientos sin temer en absoluto las represalias del público.

 

 

 

 

Imágenes: Pinterest

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *