Piojos de mar, ¿nueva especie marina?

El mundo está conmocionado tras las noticia proveniente de Australia en las últimas horas. Una extraña especie marina llamada ‘piojos de mar’ -aunque aún no saben con certeza si se trata de pulgas marinas– atacan y casi devoran a un joven australiano mientras se bañaba en las playas de Melbourne. La noticia ha dado la vuelta al mundo, y el vídeo de un joven australiano, llamado Sam Kanizay, con las piernas llenas de sangre causadas por las picaduras de los piojos de mar se ha hecho viral. El joven, que disfrutaba de un baño tranquilo en la playa Brighton de Melbourne, salió del agua como si nada hubiera pasado, pero minutos más tarde se dio cuenta de que algo iba mal. La víctima ha declarado que cuando salió del agua tenía las piernas cubiertas de sangre. Al ver la hemorragia se dirigió a su casa para pedir ayuda a su padre donde intentó ayudarle pero sin poder detener la hemorragia. Según cuenta Sam, sangraba constantemente pero no veía ningún tipo de herida grande en su piel, ¿de donde salía toda esa sangre? Al llegar al hospital los médicos que lo trataron tardaron varias horas en tratarlo y comprobaron que tenía miles de pequeñas  heridas del tamaño del pinchazo de una aguja, eran ‘picaduras’ diminutas. Los piojos de mar se habían comido prácticamente la mayor parte de su piel. Los médicos no podían creer eso de que fueran piojos de mar porque nadie sabía de qué tipo de animal marino se trataba hasta que el padre de Sam decidió investigar por su cuenta. Acudió a la playa donde se había producido el incidente con una red y trozos de carne cruda y capturó a cientos de pequeñas criaturas, quienes fueron las culpables de querer comerse -literalmente- a su hijo. Estos minúsculos invertebrados marinos calificados como piojos de mar o pulgas marinas han causado pánico en la red. Esta nueva especie se suma al gran abanico de depredadores marinos que habitan en la costa Australiana, parece ser que el paraíso también tiene su lado peligroso. Los expertos no quieren darle demasiada importancia al asunto, puesto que dicen que se trata de un caso aislado y que este tipo de criaturas marinas no suele atacar a los humanos. Pero después del ataque al joven Sam, es muy probable que ya nadie se bañe en las playas de Melbourne con total tranquilidad.

 Imágenes: Univision, El Comercio, actualidad viajes, Diario As

Autor: Deniz Toren

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *