Pepa Roma: «La India no deja indiferente a nadie»

Pepa Roma ha ejercido durante 30 años la profesión del periodismo como enviada especial de los medios más importantes de España. Ha viajado por gran parte del mundo, desde África a Oceanía, pero siente una inclinación especial por la India, escenario de su última novela «Indian Express».

1-Esta novela trata de dos amigas que se van de viaje a la India después de 40 años de amistad y tu anterior novela «Mandala» también trataba de una viaje al mismo país pero con personajes más jóvenes ¿Podríamos decir que «Indian Express» es una especie de segunda parte?

No es una segunda parte ni una continuación pero si una consecuencia lógica de la primera novela, porque «Mandala» narra toda la peripecia de los hippies por la India de los años 60 y 70, su recorrido. Y ésta es una novela que trata sobre la época actual, pero en la que la India sirve de escenario, aunque también trata de una hippie, que lo fue en los años 60 y 70 que quiere mostrar a su amiga que nunca ha estado el país, el encuentro con la India de hoy. Una época diferente, se encuentra con una India que no tiene nada que ver con los hippies, con la India del dinero, de Bollywood, los resorts especializados en la salud del cuerpo y del alma…

2-¿Hay algo de ti en los personajes? ¿Te identificas más con alguna de las 2?

Yo siempre parto de algo que me inquieta mucho, que me toca…y aquí hay una narradora en primera persona. Normalmente utilizo la primera persona porque me resulta más fácil meterme en la piel del personaje. Pero mi primera novelita, por ejemplo, que se llamaba «Cómo desaparecer sin ser visto» trataba de un adolescente y era un chico y no tenía que ver conmigo, en teoría. Y está narrada en primera persona porque a lo mejor a mi me gusta meterme dentro para hacer esos viajes introspectivos interiores por los que pasan esos personajes. Aquí puede parecer que como hay una narradora en primera persona, yo me identifique con ella. Digamos que yo me identifico con ella en la medida en que esa narradora sirve de vehículo para hacer una narración, para observar esa India por la que viajan y también esa relación entre mujeres que a veces se presenta como amistad pero que encubre otras muchas cosas además de los afectos.

3-El tema de la amistad entre las mujeres está muy presente en la novela con esa relación que parece que se desmorona ¿Crees que es más difícil romper una relación de amistad que una relación amorosa? Porque parece que tenemos mejor asumido que se puede romper una relación de pareja pero una de amistad cuesta más…

Yo creo que en la época de nuestras madres, cuando se casaban las amistades pasaban a un segundo nivel y el primero lo ocupaba el marido, la mujer ya confiaba en él como su soporte afectivo definitivo. En la medida en que esto ya no es así, que hay divorcios, muchas mujeres después de romper con sus maridos piensan que siempre les queda la amistad, la amiga de toda la vida A mi alrededor estoy rodeada de mujeres que dicen: «Ah no, mejor las amigas que el novio, porque ya sabes que después con el marido no puedes contar para casi nada, luego te divorcias pero las amigas si que son para siempre…» Parece que la amiga se ha convertido en la compañera de por vida, no sexual pero si emocional. Creo que ahí ha habido una especie de mitificación procedente de la adolescencia, época en la que somos muy románticos y muchas veces seguimos pensando que la amistad son como esas relaciones de adolescencia pero claro, según pasan los años van apareciendo las dobles intenciones. Y luego esa mitificación: las mujeres hemos hablado poco y también con esa teoría del feminismo de la solidaridad femenina pensando que las mujeres podían conseguir juntas un lugar en el mundo y se han obviado las grandes rivalidades que a veces se esconden en las relaciones de mujeres y a medida que vamos viendo cómo las mujeres acceden a lugares en el mundo vamos viendo también cómo esas mujeres desarrollan una lucha de egos, que pensábamos que esa lucha era solo de hombres pero no.

4- Volviendo a la India, tú que has viajado por muchas partes del mundo ¿Qué tiene ese país para que sea recurrente en tu historia?

Yo me lo sigo preguntando y por eso pienso que sigo yendo, porque a la India he ido 6 o 7 veces… He estado en África, incluso con una furgoneta cruzando el desierto, he hecho América Latina, he estado en Oceanía y claro, también por Europa, conozco muchos países. Y casi todos los países cuando he estado digo «Bueno, ya está» y a los que no conozco aún quiero ir pero ya cuado he estado pienso que ya lo conozco. Pero en la India siempre que me voy, sobre todo si es desde Bombay en avión, me da una sensación como si me dejara algo ahí. Quizás porque fui desde muy joven y pensé que me abría un nuevo mundo, fue un choque brutal sobre todo en aquella época, con leprosos, mendigos, el otro con la cobra (risas) fue un shock brutal que hasta quería irme. Pero luego te vas acostumbrando… Dicen que la India no deja indiferente a nadie, o te encanta o hay otra gente que no supera esa sensación de rechazo. Yo creo que la primera vez fui atraída por su cultura, por su religión… cuando eres adolescente, no se ahora, tiendes a ser espiritual o tiene un ansia espiritual y de aquella me parecía que no me interesaba mi religión, que no me bastaba. Entonces un año que estaba estudiando en Londres un compañero iraní me pasó «El filo de la navaja» y cuando ví que el personaje se iba a la India y volvía transformado por algo, por una vivencia interior y me dije «Yo también quiero ir».

5-¿Y pensaste alguna vez en establecerte allí? Porque la protagonista de la novela comenta que se alegra de haberse ido a tiempo al ver cómo acabó la gente que se quedó allí a vivir…

Si, de hecho mi primera novela «Mandala» surgió por mi idea de irme a la India a vivir. El irme siempre lo sentí como una traición. En aquella época concebíamos la vida como un viaje y el haberme vuelto hacía que pensara que había dejado como una parte de mi misma por descubrir. Y siempre pensé que tendría que haberme quedado allí, pero entonces decidí analizar el por qué de esa pulsión tan grande de vivir ahí, de esa nostalgia…que es lo que hago en «Mandala». Y ya volví muchas veces y en esta novela ya veo con todas las consecuencias qué habría pasado si me hubiese quedado allí.

6-Dejaste de colaborar con los medios en los que trabajabas para escribir la novela durante 2 años y medio ¿Tienes pensado volver a tu vida periodística anterior?

He trabajado en el periodismo activo durante 30 años. He pasado por las redacciones de los periódicos más importantes: «La Vanguardia», «El periódico de Cataluña», «Diario 16», «El País», en TVE, en telediarios, en «Informe Semanal»… he hecho el periodismo que creo que todo el mundo sueña hacer, que es el de enviada especial a muchos conflictos, he sido la primera que entrevistó a Mandela cuando salió de la cárcel… He hecho muchas cosas que me han encantado como periodista. Pero ahora ya no me veo haciendo de enviada especial, tengo la sensación de que ya he hecho todo lo que tenía que hacer y el periodismo hoy exige cosas rápidas, no te puedes quedar a analizar, a hacer entrevistas a fondo… antes viajábamos con otros medios, antes viajábamos en Business Class, nos pasábamos un mes en el mejor hotel porque no enviabas un artículo hasta que no hubieras hecho una prospección a fondo hasta que no hubieras visto cómo estaba la situación real del país…Esto ya no se hace así y para qué voy a ir a hacer un periodismo en peores condiciones, pienso que es una etapa que ya he hecho y que he dejado demasiado tiempo de lado la literatura.

7-¿En qué ha cambiado el Premio Azorín tu perspectiva? Al fin y al cabo es un premio muy importante ¿Te ha dado la posibilidad de hacer nuevos planes?

Precisamente quiero que no me cambie los planes, ya que lo que tenía pensado era hacer una inmersión a fondo en la literatura. Simplemente creo que confirma que he tomado la decisión correcta, me da más fuerza y me ha quitado esa especie de angustia económica, que era una de las razones por las que no me dediqué antes a la literatura era por preocuparme de trabajar para vivir.

8- ¿Tienes en mente ya la próxima novela?

Pues de esto casi nunca hablo porque soy muy supersticiosa y basta para que lo cuente para que se gafe. O pierdo la inspiración o no se qué pasa, o sea que esto se mantiene en secreto.

«Indian Express» está publicado por la editorial Planeta.

Autor: Carmen Lopez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Fatal error: Uncaught exception 'Exception' with message 'Cache directory not writable. Comet Cache needs this directory please: `/home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/cache/comet-cache/cache/https/www-nosotras-com/actualidad`. Set permissions to `755` or higher; `777` might be needed in some cases.' in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php:367 Stack trace: #0 [internal function]: WebSharks\CometCache\Classes\AdvancedCache->outputBufferCallbackHandler(' <!DOCTYPE...', 9) #1 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/functions.php(3780): ob_end_flush() #2 [internal function]: wp_ob_end_flush_all('') #3 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(286): call_user_func_array('wp_ob_end_flush...', Array) #4 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(310): WP_Hook->apply_filters('', Array) #5 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/plugin.php(453): WP_Hook->do_action(Array) #6 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includ in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php on line 367