¿Nuevo millonario? No cometas los típicos errores

Si te toca la lotería y de un día para otro te conviertes en millonario, ¡no te vuelvas loco! Te revelamos 5 errores típicos que se deben evitar a toda costa.

¿Qué harías si de un día para otro te conviertes en millonario? Montar la fiesta de todos los tiempos, organizar un viaje pagado para ti y todos tus colegas, saldar todas las hipotecas de la familia y asegurarles un buen nivel de vida, liarte cigarros con billetes de 500, limpiarte después de ir al baño con billetes de la misma cantidad o encender la chimenea con los papelitos verdes o morados… Bueno, lo típico. Todos nos hemos hecho alguna vez esta pregunta, y hemos pasado horas imaginando cómo nos cambiaría la vida y en qué emplearíamos el dinero. Pero por mucha imaginación que le hayamos puesto, lo cierto es que nunca se sabe como reaccionaríamos si, por ejemplo este viernes nos toca el bote del Euromillones, que esta semana asciende a 133 millones de euros que podría llevarse un único acertante. ¡133! No quiero ni pensar a cuantos millones de las antiguas pesetas corresponde esta cantidad. Con tal suma de dinero que de golpe te cae del cielo, no me extraña que algunos se vuelvan locos… Conseguir un premio como el de este viernes conlleva un cambio de vida radical. Gestionarlo, de manera adecuada, no es tan sencillo como pueda parecer y la mayoría no estamos preparados para asumir una fortuna de estas características.

Por ello, Ventura24.es, empresa líder en gestión de loterías del Estado por Internet, ha consultado con varios expertos y nos revela 5 reacciones impulsivas que podrían convertir el sueño de conseguir 133 millones de euros en una pesadilla. Vamos, cinco cosas que no debemos hacer en caso de que nos convirtamos en una de las personas más ricas de España.

5 errores a evitar. Imagen de sxc
  1. ¡Grítalo a los cuatro vientos! Olvídate de la discreción, cuénteselo al vecino, al portero e incluso al frutero. No hablemos ya de publicarlo en Facebook, Twitter y demás redes sociales. La discreción en estos temas es de gran valor pero curiosamente suele ser el primer error que se comete. Casi todos tenemos un familiar o un buen amigo que posee la virtud de la discreción. Pero también es el momento de aceptar que, a lo mejor, nuestro hermano o nuestra madre son nuestros grandes amores, pero también un poco cotillas…
  2. Cobrarlo en la entidad bancaria de su barrio o de su pueblo, donde te conocen desde siempre y no podrás mantener tu anonimato. A priori, parece la mejor opción, ingresar el dinero en nuestro banco de toda la vida nos genera confianza, pero es más seguro que nadie nos vea entrar y salir de un banco cuando hay tanto curioso intentando averiguar qué está pasando. Dispones de 3 meses para cobrar el premio (no caduca si lo has comprado por Internet en un servicio como ventura24.es) y vale la pena pensar cómo vas a hacerlo.
  3. Acudir al trabajo con el rencor acumulado de todos los años hacia tus jefes, encargados o compañeros y dejarles claro todo lo que siempre has querido decirles pero te has mordido la lengua, para acto seguido auto despedirse. Esto es una de las cosas que muchas personas sueñan con hacer, pero romper de golpe con el trabajo y dejar resentimientos por ahí, además de dar pistas sobre la fortuna que has podido obtener, no es lo más inteligente. Mejor aparenta que tu nivel de vida no ha cambiado, por lo menos hasta que hayas planificado su cambio de vida.
  4. Invertir sin asesoría profesional y sin información de dónde lo hacemos. Pensar que ese primo lejano que parece saber tanto es la persona idónea para darte carta blanca en todo a lo que nuestro patrimonio se refiere o creer que leyendo un par de artículos de economía ya tenemos todas las claves para triunfar en Wall Street. Normalmente muchas de las personas afortunadas con un premio tan grande no tienen experiencia en el mundo de las finanzas por lo que es necesario contar con un buen asesor legal y fiscal que gestione correctamente nuestro premio y así evitar disgustos.
  5. Realizar un cambio de vida radical. Derrocha el dinero sin pensar que pueda llegar a acabarse, regala sin control a familiares, compra todos los caprichos que se te ocurran, etc. Acomódate a un nivel de vida fuera de lugar que te pueda dejar en la quiebra. Todos sabemos que 133 millones de euros suponen un cambio económico estratosférico, pero los cambios en tu vida tendrán el ritmo que quieras, sin desestabilizarse ni tu ni tu entorno. Cambiar, sí, pero a mejor, por eso es muy importante una buena planificación y un cambio de vida progresivo.

Autor: Eva Marco

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *