Músicos artistas en la exposición Genius loci

La Fundació Juan Miró presenta una exposición que muestra una selección de la creación musical barcelonesa de los últimos años.

Antiguamente remite a los espíritus protectores que los antiguos griegos asociaban a las ciudades, hoy en día se refiere más a los aspectos característicos y distintivos de las mismas. Esto esa a lo que remite Genius loci, a la idiosincrasia de cada contexto creativo, en este caso, de Barcelona.

¿En que consiste esta novedosa exposición? La idea es sencilla. Parte de la vivencia del metro, donde un gran porcentaje de gente escucha su música mediante auriculares y se sumerge en una burbuja acústica. Martina Millà, comisaria de esta muestra y responsable de programación y proyectos, vio una conexión entre este aspecto cuotidiano y los audioguías de los museos, y creó así un híbrido entre la experiencia de escuchar las explicaciones sobre las obras de un museo en una audioguía, y la de escuchar música en un reproductor MP3 o similar. Los visitantes pasearán por las pistas grabadas en el reproductor, ampliadas a las cuatro dimensiones.

La Fundación Joan Miró acogerá desde el 11 de marzo hasta el 5 de junio, esta exposición, Genius loci, que muestra una selección de la creación musical barcelonesa de los últimos años. Cada uno de los 10 grupos se aloja en un espacio con instalaciones, proyecciones de vídeo o ambientaciones escenográficas, mostrando, además de su lado de músicos, sus extraordinarias facetas artistas. A través de la audioguía, al entrar en la sala, los visitantes pueden oír la canción o el tema representados en cada espacio. Cada uno de los grupos presenta una propuesta que complementa la experiencia de escuchar su música y que está relacionada con el momento actual de su creación.

The Pinker Tones

Hidrogenesse presenta Moix un tema inédito que parodia el Libro de los muertos y que se basa en un fragmento de Terenci del Nil (Terenci del Nilo), de Terenci Moix. El espacio recrea una sala egipcia en un museo arqueológico.

Mürfila se divide en dos espacios que reflejan el carácter de las dos protagonistas, interpretadas por ella misma, Mürfila y Chari, de la serie de ficción I Love Ü, que se proyectará en la instalación.

Standstill Zoo recrea el espacio de trabajo de Standstill como si se tratase de la jaula de un zoo. El grupo pasará ratos en el espacio ensayando y creando nuevas canciones bajo la mirada del visitante.

Mürfila

Mishima con Qui n’ha begut (Quien ha bebido), reproduce el mítico Heliogàbal, sala de culto en la que muchos de los grupos de la muestra han tocado en alguna ocasión. El bar representa los 3 principales enigmas de la canción (música, amor y alcohol).

Internet2 presenta Música, el musical, el tráiler de un musical sobre la batalla celestial entre la música aburrida e Internet2, que quiere establecer un nuevo orden para guiar la música de la Tierra.

Manos de topo en La casa de la serpiente nos propone jugar a un juego de casillas que ilustra el tránsito del amor al odio en una pareja, el clásico tema de las relaciones siempre presente en sus temas.

Els Amics de les Arts nos invitan a ponernos cómodos y a sumergirnos en una instalación audiovisual que refleja su universo con Jean-Luc como banda sonora.

Manos de Topo

The Pinker Tones ha escogido el tema Sampléame, y propone al público precisamente eso, que cree, a partir de las diferentes pistas de la grabación original de la canción, nuevas mezclas. Pretenden evadir el status quo del copyright, y sacar importancia a la discusión.

Za! con Memegagafloflow también presenta una propuesta participativa en la que los visitantes experimentan con el sonido creando un tema a modo de cadavre exquis dadaista.

Cierra la muestra Carolina, D.F., la instalación de Illa Carolina, teloneros y epílogo a la vez, que pone el punto y seguido a la exposición. Con su tema “No serveix de res fer-se el llit” (De nada sirve hacerse la cama) miran hacia el futuro.

Los grupos seleccionados representan el movimiento de una escena musical barcelonesa muy especial. Estos se convierten en artistas conceptuales, conscientes del contenido de sus temas y de la forma de presentarlos y de presentarse a sí mismos. Los estilos son variados, pero la puesta en escena y las letras de los temas muestran una reflexión compartida de qué es ser músico en Barcelona hoy en día.

Autor: Eva Marco

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *