‘Mujercitas’: ¿Te gustaría conocer otro final para Jo?

¿Por qué Jo, el personaje más entrañable de Mujercitas, acabó casándose y renunciando a sus inquietudes? ¿Y por qué se casó con el profesor Baher en vez de con Laurie, su amigo del alma? Isabel Franc, toma prestada la voz de Jo March para explicarnos en Las razones de Jo, estos y otros interrogantes relacionados con la novela de Louisa May Alcott.

¿De dónde surgió la idea de escribir un libro sobre un personaje creado por otra autora?Esa es la pregunta del millón. Lumen acababa de publicar Mujercitas en versión completa el año anterior y ha sido un referente para muchas mujeres de mi generación, de generaciones anteriores e incluso de posteriores. Había una deuda pendiente con Jo, con el personaje que todas queríamos ser. De hecho, hemos tenido muy pocos referentes literarios, en el sentido de mujeres que han querido romper con el rol de mujer sumisa, madre. Es decir, Jo era de una época en la que la mujer no podía tener propiedades, ni estudiar, etc. Fue un personaje en el que nos fijamos muchas mujeres: ella quería ser un chico, quería estudiar, escribir… Entonces ese final que se le dio para muchas fue una traición y de ahí surgió un poco la idea, hacer algo que reivindique un poco a Jo, y que juegue con la ficción, la realidad y la ficción del libro.

¿Es más difícil crear un personaje nuevo o tomar prestado uno que ya tiene sus características definidas?Meterse en un personaje que ya está creado. Uno de los peligros que tienes es que todo el mundo va a decir “yo habría hecho esto”. La gente tiene su imaginario sobre Jo y sobre lo que podía haber pasado. Y si no lo tiene y tú le planteas la idea de poder pensar en ello, pues inmediatamente dice “yo habría hecho…” y puede coincidir y puede que no. Por otra parte tampoco era la primera vez que me metía en la vida de un personaje real, lo hice con Bernadette Soubirous, en Entre todas las mujeres, un libro mucho más irreverente que este, que fue mi primera novela. De hecho un poco de práctica ya tenía en meterme en la piel de otra persona y en hablar en primera persona de otro personaje, en aquel caso real y en este de ficción.

¿Entre todos los personajes de la literatura porqué uno de Mujercitas? Quizá por la casualidad de que el libro se había revivido en los últimos tiempos, gracias a Lumen. Yo tenía otro personaje referente en mi infancia que era la Georgina de Enid Blyton, la de El club de los cinco. Yo los llamo personajes con pluma, un poco chavalotes. En el fondo, yo creo que la idea de querer ser un chico, que como a Jo, a muchas niñas nos pasó, se nos quitó en el momento en que nos dimos cuenta de que, en realidad, lo que queríamos no era ser un chico, sino poder hacer, como mujer, lo que hacían los chicos. Es decir, tener los mismos “privilegios” y oportunidades y ser personas. Estos han sido personajes referentes, pero hay pocos en la literatura. Si tuviera que preguntarle algo a Alcott no sería por qué se casó sino por qué le dio dos varones y no una niña.

Las razones del Jo, Isabel Franc

Sobre la opresión de la mujeres, hay un pasaje en tu libro, bastante irónico, en el que Jo imagina como mejorará en el futuro la vida de las mujeres. Es evidente que se ha avanzado, pero ¿crees que aún queda mucho por hacer?Muchísimo. Claro, evidentemente hace ironía. A mi la ironía que más me gusta (porque ya siento que no es mía sino de ella) es cuando dice “en el futuro las mujeres no se someterán a la moda” (risas). Todo lo contrario, ahora la gente se opera, se pone, se quita. Sí, hace falta muchísimo. Además, nosotras vivimos en el mundo occidental, que dices “bueno, se ha conseguido”. Sí, se ha conseguido, pero queda mucho por conseguir todavía. Pero es que el mundo occidental no es todo el mundo; hay mujeres que están tratadas peor que animales domésticos, es decir, que mi perra vive mejor que muchas mujeres en el mundo. Es muy fuerte decir esto, estamos muy acostumbradas y lo vemos cada día en televisión pero es muy grave.

Sorprende que en el libro en vez del masculino uses el femenino como genérico. ¿Lo has hecho en otras obras?Sí, ya me decidí.

¿No te han puesto problemas?No. Tuve una pequeña pataleta, yo quería que saliese en la primera página. Y creo que ganó, poniéndose como nota a pie. Es curioso porque, ¿cuánto llevamos aguantando el genérico en masculino? ¿unos tres milenios? (risas). Más o menos ¿no? Año más, año menos ¿Y qué significa eso? Que tenemos que sentirnos incluidas en frases como, por ejemplo la más mona: “reuniones de padres”, en las escuelas… sólo van madres (risas). Y hay soluciones muy fáciles, por ejemplo ahora dicen el AMPA (Asociación de Madres y Padres) ¿Por qué ponemos “asociaciones de familias”? Entonces no sólo incluimos a la mujer, sino que incluimos a otros modelos de familia: tías que están a cargo, adoptantes, familias de acogida… Es decir, con otra palabra, vas a incluir mucho más y vas a hacer un lenguaje que no deje a nadie fuera. Yo he hecho esta opción un poco por ponerlo en pantalla.

Imaginando, como Jo lo hace en tu libro, ¿crees que en el futuro el lenguaje dará un giro o es imposible?Ojalá se consiguiera no sólo eso. Es decir, hay tantas cosas que conseguir por un mundo mejor. Yo no pensaría si se consigue o no se consigue, no sea que nos de una “depre” (risas)… Yo pensaría más en en el hoy, hay que hacer que la gente reflexione.

Al comparar tu libro con el de Louisa May Alcott, hay personajes que dan una imagen distinta a la que tenían en el original. Por ejemplo el padre, que apenas aparecía en Mujercitas, en tu libro sale más y resulta algo misógino; Amy es más irritante y Meg parece muy desdichada ¿Qué querías mostrar con estos cambios?Son caricaturescos, yo me siento muy cómoda en la parodia. Son exageraciones de lo que ya es el personaje en sí. En Mujercitas el padre está totalmente eliminado, y es muy curioso porque Alcott tuvo una relación muy fuerte con su padre. A mi me gustaría, si pudiera pedir un deseo, encontrarme con Alcott y hablar sobre su libro, sobre sus personajes. Las otras están parodiadas pero, en definitiva, vienen a ser eso, para mi son un esbozo de eso. Está dulcificado, creo que por exigencias de la moral de aquella época que tampoco es muy diferente de la de ahora. Parece que son muy felices pero Amy era una repelente total y la otra acabó desgraciada y deprimida porque no consiguió ninguno de sus sueños.

¿Qué crees que hubiese pensado Alcott de tu libro? Eso me gustaría saber. Yo creo que no le habría desagradado mucho. Quizá habría discutido algunas cosas, nos habríamos peleado sanamente (risas).

¿Respecto a qué cosas?Por ejemplo, yo soy mucho más atrevida en las cuestiones amorosas, que no vamos a revelar, porque es un poco el secreto del libro (risas).

Tu primera obra Entre todas las mujeres fue la primera novela de temática lesbiana en nuestro país, y has escrito otras que tratan la misma temática con tu nombre o bajo el pseudónimo de Lola Van Guardia. ¿Crees que la percepción de este tema ha mejorado en nuestra sociedad?Sí, claro. Algo ha mejorado, pero el problema con la mujer lesbiana y la mujer en general es que está absolutamente invisibilizada. Coges un manual de historia y buscas filosofas, historiadoras, científicas y aparecen dos, y por decorar. La mujer lesbiana mucho peor, ha sido doblemente discriminada. Y además hay una imagen muy desprestigiada. También porque las únicas mujeres que se han ofrecido a salir eran mujeres militantes y por lo tanto con una estética muy dura. Pero vamos, que el lesbianismo ni es una ideología política, ni es una clase social. La gente ha tenido esa imagen de la camionera, mujer dura, de pelo corto, muy masculinizada, como si fuera la imagen exclusiva de la lesbiana. Entonces lo que pasó con la trilogía de Lola Van Guardia es que se creó la primera editorial de temática gay-lésbica en el estado español, que es Egales, que me pidió que les presentara algo más fresco para su editorial, porque tenían muy poco material de mujeres y siempre con finales trágicos. Queríamos darle una imagen diferente y lo que hace la trilogía es presentar un pornolar izle mobil seks rokettube abanico de mujeres.

Sobre la homosexualidad, en el caso de los gays, se está intentando romper tabús a través de la cultura, por ejemplo un caso reciente, la película Brokeback Mountain. Pero parece que en caso de las lesbianas hay más rechazo ¿por qué?Sí, esa si que es la pregunta del millón. Primero yo creo que por la historia misma de la mujer, que lo han tenido más difícil, la doble discriminación, ser mujer y además lesbiana. Además es que por no tener, la mujer no ha tenido ni sexo, el placer sexual se descubre al cabo de mucho tiempo y sólo a través de ese “miembrecillo” fantástico que puede dar placer ¿Qué hacían dos mujeres en la cama? Luchas con más barreras. Y luego una crítica que no quisiera hacer, pero tengo que hacer, y es que las mujeres también han de salir, y cuesta mucho.

¿Por qué?No lo sé, pero siempre somos cuatro. Eso te da mucho que pensar.

Con este libro conocemos las que tú das, pero ¿cuáles son las razones de Alcott para hacer que su personaje termine como lo hace?Yo creo que había dos. Creo que las presiones del momento y el país donde vivía: a la rebelde había que encaminarla. Y esto creo que la presionó y tuvo que dar ese final para contentar, imagino, a editores y a la sociedad en general. Y luego creo que había una razón personal, y esto es de cosecha propia, que es que ella le dio a su personaje lo que habría querido para ella. Ella no se casó, no tuvo hijos… le dio lo que ella habría deseado. Reproducir esta familia pobre pero feliz, que ella no tuvo. Entonces la pregunta es ¿por qué le dio dos hijos? ¿por qué no una hija?.

Autor: Veronica Lamas

Comparte esta noticia en

1 Comentario

  1. ES UNA CACA
    aggggggggggg

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Fatal error: Uncaught exception 'Exception' with message 'Cache directory not writable. Comet Cache needs this directory please: `/home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/cache/comet-cache/cache/https/www-nosotras-com/actualidad`. Set permissions to `755` or higher; `777` might be needed in some cases.' in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php:367 Stack trace: #0 [internal function]: WebSharks\CometCache\Classes\AdvancedCache->outputBufferCallbackHandler('<!DOCTYPE html>...', 9) #1 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/functions.php(3780): ob_end_flush() #2 [internal function]: wp_ob_end_flush_all('') #3 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(286): call_user_func_array('wp_ob_end_flush...', Array) #4 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(310): WP_Hook->apply_filters('', Array) #5 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/plugin.php(453): WP_Hook->do_action(Array) #6 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includ in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php on line 367