Michelle Obama, madre gracias a la Fecundación In Vitro

Michelle Obama, declara que sus dos hijas han nacido gracias a la Fecundación In Vitro. 

 

A pesar de que los médicos, y, sobre todo los expertos en reproducción asistida, intentamos concienciar sobre la importancia de un diagnóstico temprano sobre la fertilidad, a veces tiene más impacto en menos tiempo las declaraciones de un personaje famoso.

Es el caso de Michelle Obama, de rabiosa actualidad por su libro de memorias, en las que acaba de advertir a todas las mujeres sobre la realidad del reloj biológico.

La ex primera dama de los Estados Unidos ha contado que sus dos hijas, Malia y Sasha,  han nacido gracias a la Fecundación In Vitro.

Tuvo un aborto espontáneo, a los 35 años y tuvo problemas para conseguir el embarazo de forma natural.

 

 

 

 

De esta manera, esta influyente mujer ha situado en el punto de mira global dos realidades que afectan a la mujer:

 

 

De un lado el aborto espontáneo, y del otro la infertilidad.

 

Sobre el primero, ha puesto el dedo en la llaga, al admitir que es un tema del que no se habla. Confesó que se sintió sola e incluso llegó a pensar que había fallado.

En realidad, Michelle Obama alude en sus palabras a una experiencia bastante común en las mujeres que han sufrido un aborto espontáneo, puesto que lo viven como una pérdida y sienten un duelo, que puede perdurar.

Estas personas pueden llegar a la depresión y a vivir posteriores embarazos con mucha preocupación a perder el bebé.

El aborto espontáneo es, además, algo común.

No es un hecho aislado que ocurra en mujeres con determinadas enfermedades.

En muchos casos, por otro lado, se desconoce el origen de la pérdida.

 

 

 

En cuanto a la imposibilidad de lograr el embarazo a partir de los 35 años, tiene que ver con la llamada reserva ovárica.

Que es la cantidad de óvulos que tiene una mujer a determinada edad, y que va disminuyendo a medida que cumple años.

En esa reserva ovárica, los médicos tenemos en cuenta, por supuesto, también la calidad de dichos óvulos, puesto que de ella dependerá la salud del futuro bebé y la posibilidad de que padezca alguna alteración genética.

La época de mayor fertilidad, es decir, en la que la reserva ovárica es mayor y de mejor calidad –tenemos más óvulos y más jóvenes – se da entre los 21 y los 30.

Lo que no excluye que durante ese periodo óptimo para la maternidad algunas mujeres tengan problemas para quedarse embarazadas debido a algunas enfermedades, a la herencia genética o a factores externos que impidan el embarazo.

 

 

 

Por eso es importante realizarse un estudio de fertilidad.

A eso se refiere Michelle Obama cuando asegura que el reloj biológico es real.

Es decir, puede suceder que cuando quieras ser madre sea demasiado tarde.

 

El estudio de fertilidad es sencillo y rápido: consiste en un análisis de sangre y una ecografía transvaginal.

Si la reserva ovárica es óptima, se deben vitrificar los óvulos para evitar problemas en el futuro cuando se busque el embarazo.

Pero si ya es tarde y la reserva ovárica no es buena, tal y como la propia Michelle Obama ha dado a entender, es hora de recurrir a un tratamiento de inseminación artificial o a una FIV.

En este caso, las pequeñas Malia y Sasha, ahora con 20 y 17 años, nacieron gracias a la Fecundación In Vitro.

 

 

Fecundación In Vitro, poco invasiva y muy exitosa.

La Fecundación In Vitro es un tratamiento con grandes porcentajes de éxito, ya que, al realizarse la inseminación fuera del útero materno, todo el proceso está muy controlado.

Suele ser, además, la opción elegida en casos severos de infertilidad.

Consiste en la extracción del material reproductivo femenino y masculino, óvulos y espermatozoides, para su inseminación en laboratorio y la posterior implantación del embrión, ahora sí, en el útero de la futura madre.

Es una técnica sencilla y poco invasiva, que varía según quienes participen en el proceso;

La Fecundación in Vitro puede realizarse con semen y óvulos de hombre y mujer que son pareja en la vida real, con óvulos de donante, con semen de donante o con óvulos y semen de donantes.

La recomendación, no ya de Michelle Obama, sino también de la Organización Mundial de la Salud es, que si tras un año de relaciones sexuales sin precauciones no llega el embarazo, es vital acudir al ginecólogo.

La OMS achaca los altos índices de infertilidad, entre otras causas, a que las parejas dejan pasar demasiado tiempo antes de acudir al especialista.

 

 

Fulvia Mancini es Directora Médica de Clínicas Eva

 

Imágenes: Clinicas EVA, Pixabay

 

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *