Megan Fox despedida de Transformers por su vicio

Megan Fox, guapa, famosa, millonaria, parece estar muy alejada de la vida real, pero no es así. La actriz es como cualquier ciudadano de a pie, está enganchada a su blackberry.

Ese fue el motivo por el que Spilberg la despidió y no quiso contar con ella para la tercera entrega de Transformers. Michael Bay, su director, así lo ha confirmado.

Famosa no solo por su cuerpo, también lo es por sus declaraciones. Antes del rodaje, Megan Fox afirmó en una publicación británica que era una pesadilla trabajar con Bay porque se comporta como Hitler en los rodajes. Aun así, el representante de la actriz dijo que la decisión de abandonar la saga fue tomada por la propia Fox.

Ahora Michael Bay arroja aun más luz sobre la situación. Al parecer Megan no se dedicaba en cuerpo y alma al trabajo. Según el director ella estaba en un mundo diferente con su blakberry cuando se necesita concentración. Ante su actitud, la respuesta de Spilberg fue clara, le dijo a Bay que procediera a despedirla.

El director de Transformers, ahora, pide perdón a la intérprete de manera irónica por trabajar 12 horas diarias y presentarse a la hora estimada. Como dijo el cineasta, las películas no son siempre cálidas.

Autor: Judit Perez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *