María Giménez es ‘Giselle’

Giselle, la joya del ballet romántico por excelencia llega al teatro Tívoli de Barcelona de la mano de Arte 369, la nueva compañía de la bailarina María Giménez.

Las ovaciones del público al acabar la función hicieron vibrar la sala. Algunos con los ojos llenos de lágrimas, otros con la respiración contenida, pero todos emocionados. Los bailarines satisfechos salieron a saludar una y otra vez, y las palmas no cesaban.

El estreno de Giselle el miércoles 22 de marzo en Barcelona ha sido todo un éxito. La calidad de la compañía estaba patente en cada uno de sus movimientos. Los 34 bailarines no titubearon ni un solo segundo de las dos horas que duró la pieza. Son jóvenes promesas para el mundo de la danza clásica española.

Y allí estaba ella, la gran María Jiménez envuelta en un aura mística flotando por encima del escenario, imprimiendo con dulzura cada uno de los movimientos, firmes pero delicados. El personaje y la bailarina se fundían en uno bajo una técnica impoluta.

Nosotras se coló entre bambalinas para presenciar los últimos ensayos de la compañía antes de la gran noche del estreno. Los bailarines hicieron una breve sesión de calentamiento de pies y músculos y después llegó el ensayo general con vestuario.

Antes de que empezara el espectáculo entramos en el camerino de la gran protagonista, María Giménez. A sus 34 años esta madrileña está en su madurez profesional, que no se nota en absoluto en su cuerpo ni en su técnica perfecta, pero sí en sus palabras, sus gestos pausados, su voz segura y su mirada relajada. Mientras acaba de hacerse el moño y darse los últimos retoques de maquillaje, le hicimos unas preguntas.

Arte 369 se creó en el 2005 y es la única compañía de danza clásica en España. pornolar izle mobil seks rokettube Hasta entonces tú habías bailado en el extranjero ¿Es difícil empezar de nuevo, con una compañía propia?
Todo el mundo decía que era imposible. Que hacía falta seis millones de euros, que al público español no le interesaba el ballet clásico, que estaba pasado y que no había bailarines en España. Entonces el haber hecho esto es conseguir un imposible y es una luz de esperanza para todos aquellos que estudian ballet y tienen que ir fuera y ahora aquí hay una opción. Tienes que ser élite, lógicamente, porqué hay mucha demanda y una sola compañía.

Te estrenaste como primera bailarina justamente con la obra de Giselle ¿Qué significa para ti volver a subir al escenario con ese papel?
El personaje cambia porqué tú vas cambiando y la interpretación se modifica contigo, es normal. Más aún cuando estás bailando la coreografía que a ti más te gusta, porqué la adaptación coreográfica es mía. Yo he puesto las partes coreográficas que para mí más sentido tienen con lo que yo he entendido que era Giselle. Me da más satisfacción por eso, y más aún porqué estoy bailando y estoy viendo a mis bailarines, que no es igual que cuando estás invitado en una compañía que no conoces a nadie, esta es mi casa.

¿Cómo te sientes más cómoda, bailando una coreografía ya preestablecida, un clásico como Giselle, o creando una coreografía que se adapte a ti?
Es diferente, lo que pasa que dentro del ballet clásico Giselle es el que más libertad te da, no de movimiento pero sí de sentimiento. De todos los títulos que he bailado, que creo que son todos, el que más te deja ser tú encima del escenario es este, al que cada día puedes aportar algo diferente.

Habías criticado a Nacho Duato por estar 12 años en la dirección de la Compañía Nacional de Danza…
No, a mi me parece estupendo que haya quien haya en la dirección, lo que no me parece tan estupendo es que no se haga clásico, porqué la compañía la pagamos entre todos y por lo tanto debería haber variedad de estilos.

Ángel Corella dijo que crearía una compañía en España para que los niños sin recursos pudieran bailar, como en Cuba ¿Qué te parece la idea?
Ojalá y le salga bien. Cuantas más cosas haya de calidad más beneficio para todos.

Cambiando de tema ¿Qué crees que se debería hacer para prevenir a los jóvenes de la anorexia y la bulímia, ya que la danza también es un mundo, como el de la moda, que propicia este tipo de problemas?
Esto es una estética en que se pide a las mujeres, que no sean mujeres encima del escenario, se piden unos cuerpos andrógenos. La culpa de ello la tienen los directores de las compañías. En la compañía no se dice adelgaza, al contrario, se dice engorda. Yo quiero gente sana, porqué sino tienes salud no tienes nada. Pero ya no a nivel del baile, es que no tienes vida. Lo que yo le diría a los bailarines que empiezan, que es gente joven y quizás no valoran la salud, que tienen que estar sanos. No quiero bailarinas de Botero, pero entre estar escuálido y estar bien hay un trampolín muy grande. La cabeza sana y el cuerpo sano.

¿Estáis nerviosos por el estreno?
Qué va, estamos encantados de bailar en Barcelona. La última vez que estuve aquí era para bailar El Lago de los Cisnes, con el Ballet de Cuba, y estaba en el mismo camerino. Estoy tranquila porqué sé que el público de Barcelona me aceptó mucho antes que el público de Madrid.

Giselle estará tres semanas en cartel, del 22 de marzo al 9 de abril. Los días 10 y 11 de mayo están convocadas las audiciones de Arte 369 para la próxima temporada que empezará en febrero. Serán en el teatro de Madrid. Para entonces Giselle ya quedará muy lejos pero su recuerdo nos habrá dejado con un buen sabor de boca.

Autor: Anna Bonet

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *