Los beneficios del agua de Cantabria

En la zona norte de España, entre Asturias y el País Vasco se encuentra Cantabria paraíso para disfrutar de la buena comida, la amabilidad de sus gentes y el encanto especial que ofrece esta región bañada por las aguas del mar cantábrico.

Según Enrique Sancho a Cantabria no le faltan atractivos para seducir a millones de visitantes. En su corto espacio de terreno se congregan infinitas posibilidades para disfrutar de esta región.

Cascada Rio Ason

Entre el mar Cantábrico que baña sus doscientos kilómetros de litoral acariciando sus playas o sus acantilados y los descomunales Picos de Europa que eran la primera referencia a lo lejos que marcaba la llegada al viejo continente a los antiguos marinos, pueden observarse verdes campos que nos muestran un paisaje típico del norte.

Casonas señoriales, playas sin masificar y una estampa digna de cualquier postal.
Pueblos escondidos por donde parece que no pasa el tiempo y una cercanía y una afectividad que marcan el carácter del pueblo cantabro.

Una de su oferta más interesante son sus aguas conocidas en todo el país por sus beneficios para la salud. Cantabria, como buena parte de España es heredera de una tradición termal que griegos, romanos y árabes ya practicaban hace milenios en nuestro suelo. La inmensa mayoría de nuestros centros termales con aguas mineromedicinales de capacidad curativa se encuentran situados en parajes naturales de inusual belleza, entre montes, playas y bosques. Existen registrados en todo el país más de 2.000 manantiales que, por calidad y cantidad, convierten a España en el gran balneario de Europa. Y así lo entendieron los europeos que veraneaban, a principios del siglo pasado, en balnearios como el de Liérganes, el más veterano de Cantabria y uno de los más antiguos de España.

Balneario Puente Viesgo

Y no podemos olvidarnos de citar el balneario de Puente Riesgo, a sólo 28 kilómetros de Santander, es el lugar ideal para alejarse del estrés y las prisas, para dejarse cuidar y reponer fuerzas. Las bondades del agua que emerge de su manantial eran conocidas desde hace tiempo. Ya desde finales del siglo XVIII eran muchos los que se beneficiaban de su poder terapéutico en las antiguas casas de baños.

Balneario Puente Viesgo

Aunque sus aguas han beneficiado a muchas personas durante más de dos siglos, desde hace quince años, Puente Riesgo se ha puesto de moda entre los deportistas como lugar de concentración y puesta a punto para sus competiciones. La Selección Nacional de Fútbol y equipos de Primera División, ciclistas, nadadores y tenistas lo han elegido en numerosas ocasiones.

Las aguas del balneario, que brotan a orillas del río Pas, son bicarbonatadas, cálcicas, cloruradas y sódicas y están especialmente indicadas para tratamientos antiestrés, circulatorios, reumatológicos… para combatir las afecciones del aparato circulatorio y respiratorio, problemas de traumatología, obesidad y ansiedad. Las técnicas de tratamiento se llevan a cabo mediante chorros-duchas, ducha circular, ducha filiforme de piernas, baños termales, masajes, sauna finlandesa, pulverizaciones, inhalaciones, ducha vichy, fangoterapia, piscina termal, gimnasia, hidromasaje subacuático, sauna de vapor y lavado nasal.

Balneario termal Solares

También tenemos que hablar sobre  el Hotel Balneario de Solares que abrió sus puertas hace poco más de un año. Convertido en un auténtico paraíso termal, del masaje y la belleza. El complejo, con unas de las instalaciones hidrotermales más modernas del sector y un extenso parque de árboles centenarios, recupera la tradición de uno de los balnearios clásicos del norte. Su arquitectura evoca el estilo romántico de su antecesor e incluso reconstruye fielmente uno de los antiguos pabellones.

Balneario La Hermida

El tercero de los centros termales que en menos de un año ha sido abierto en Cantabria es el balneario de La Hermida, a los pies de los Picos de Europa y al comienzo del desfiladero del mismo nombre con los montes de Peñarubia a un lado y el río Deva al otro. El desarrollo de este centro es, a medias, fruto del azar y de un cierto enamoramiento súbito.

Cuentan sus propietarios actuales que de modo casual descubrieron las cálidas aguas que surgen de la montaña a más de 60 grados y decidieron adquirir lo que entonces eran las ruinas de un viejo hotel abandonado desde 1936 para rehabilitarlo y crear un singular balneario en uno de los parajes más bellos de la región. La aventura no fue fácil pero el resultado compensó con creces los esfuerzos. La Hermida es hoy uno de los balnearios más modernos y bellos de España, con instalaciones de primera línea y con una oferta hotelera y gastronómica de alta calidad.

Así que sería una equivocación pasar por Cantabria y no visitar cualquiera de estas ofertas que te mostramos y  que hacen que este lugar siga siendo único.

Autor: Maria de la Riva

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *