Los 12 ERRORES sexuales que hay que EVITAR con los hombres

Nunca se sabe demasiado en cuestión de sexo. Averigua lo que nunca debes hacer ni decir, lo que no debes olvidar y conviértete en la mejor amante… ¿Preparada?

Si cuando se trata de hablar de sexo te molesta que vaya directo al grano, que se olvide de los preliminares, que después de la pasión se quede frito… Tienes que saber que a los hombres también hay ciertas cosas que no pueden soportar.

Si quieres convertirte en toda una experta sexual, identifica los que NUNCA hay que hacer ni decir, lo que NUNCA hay que olvidar y … ¡al ataque!

Lo que no debes decir NUNCA

No critiques su físico: si a ti no te gusta que te compare, a él tampoco. No le digas que está más gordo, ni que dónde se ha dejado los músculos… ¡acéptale como es, nadi es perfecto!

No lo compares: ¿verdad que odias que tu chico te compare con sus ex? Pues a él también. No lo hagas sentirse como si fuera un número en tu lista de conquistas. A todos nos gusta ser únicos e irrepetibles en una relación amorosa… ¡a él también!

Con su sexo no te metas: no hagas comentarios respecto a su miembro. Aunque te parezca fino, pequeño, grande… él no tiene porque saberlo. Para ellos su ‘soldadito’ es intocable… ¡respétalo!

No vayas de experta sexual: a los hombres les gusta hacer de maestros cuando se trata de dar lecciones de sexo. Por mucha experiencia que tengas, mejor no lo comentes si no quieres generarle ese miedo de no estar a la altura… ¡Con tu pasado, se discreta!

Lo que NUNCA debes hacer

No seas insensible: del mismo modo que te gusta que tu pareja te diga que ‘te quiere’,’que te halague’… a él también. No te cortes en mostrar tus sentimientos.

No proclames tus aventuras en la cama: lo que hagáis en la intimidad queda entre vosotras. No vayas proclamando a los cuatro vientos vuestras experiencias sexuales, podrías sentirse traicionado.

Aprende a respetar su periodo refractario: cuando acabe de eyacular, déjalos tranquilo. Necesita su período de reposo, así que nada de mimos, besos, caricias… su cuerpo necesita recuperarse.

Después de la eyaculación, no te sigas moviendo: en el momento de la eyaculación, el glande se vuelve hipersensible, así que mejor no moverse. Él lo agradecerá.

Cuidado con los diente: en el momento de la felación… ¡ojo con los dientes! El miedo a ser mordidos está al acecho, así que con tacto y sin prisas.

No seas brusca con su sexo: el glande es la parte más sensible, sobretodo durante la erección, si quieres darle placer, nada de brusquedades… ¡movimientos suaves! Pero cuando se trata de acariciar el tronco del pene, sé firme, es una parte menos sensible.

No te olvides NUNCA

Los testículos: aunque nunca serán tan sensibles como el glande, también existen y tienen bastante sensibilidad. Olvidarles serías como olvidar la joya de la corona… ¡No los dejes a un lado!

El freno y la corona: los puntos más erógenos son el frenillo y la corona del glande. Así que con tacto… ¡tampoco te olvides de ellos!

Ver más…¿Qué busca un hombre en la cama con… su novia? ¿Con su amante? ¿Con su esposa? ¿Y con una desconocida?

Los 30 errores de los hombres en la cama. ¡Acaban pasando factura!


Los secretos más X para volver locos a los hombres

Autor: Judit Perez

Comparte esta noticia en

1 Comentario

  1. me encanta la revista

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *