Lindsay Lohan: Historia de un estrellato

Mucho ha llovido desde que Lindsay nos regalaba esas divertidas escenas en Tú a Londres y yo en California. Más de lo que pensamos incluso desde su interpretación en Chicas Malas, donde se mostraba como lo que creíamos que era entonces: una buena chica. Ahora, los juicios, multas, agresiones y drogas se han convertido en el nuevo día a día de la que fue una gran promesa.

Cuando Disney la fichó para Porno porno izle hd Porno Sex izle pornosu primera película, Lindsay aún conservaba sus entreñables pecas y su rojiza melena lisa. De hecho, en Ponte en mi lugar (2003) y Quiero ser superfamosa (2004) aún podíamos ver el espíritu ingenuamente travieso de esa niña que confundía a sus ficticios padres.

Pero como ha pasado con otras jóvenes estrellas (Drew Barrymore, Macaulay Culkin, Demi Lovato, Angus T. Jones, Britney Spears…) el alud de fama terminó con su juventud, adelantó su adolescencia y con ella llegaron los peores episodios de su vida. Problemas familiares, adicciones, escándalos públicos, caprichosas relaciones amorosas, agresiones y su primer juicio.

Lindsay, una de las veces en las que ingresó en la cárcel

A partir de ahí, Lohan pasaría a tener formalmente dos hogares: su casa en Beverly Hills y las mejores clínicas de desintoxicación cerca (o no) de ella. Su temporada en la cárcel provocó que todas las firmas de las que era imagen rompiesen el contrato, y que su carrera como actriz se viera truncada para pasar a dedicar sus horas haciendo servicios a la comunidad.

Ahora, incontables denuncias, robos, vueltas a centros de rehabilitación y fotografías polémicas después, ya no vemos ese ángel que la distinguía del resto de celebs. En su lugar, nos encontramos con unos labios retocados a base de bótox, una nariz desfigurada (y obligadamente operada tras su affaire con las drogas), una melena rubio platino nada favorecedora y una piel destrozada por los estragos de su ritmo de vida autodestructor.

El cambio en Lindsay

Desde hace poco, Lindsay ha convertido su pasión por la moda (como hicieron en su día las gemelas Olsen) en un trabajo, convirtiéndose en diseñadora y colaborando con firmas como Ungaro.  Esperamos pues que su carrera en este mundo le guarde más suerte que el de la interpretación, ya que su interpretación para la fracasada TV serie sobre Liz Taylor sólo ha conseguido cosechar malas críticas.

No sólo ha cambiado físicamente. Lindsay ha adoptado una personalidad y un estilo de vida destructivos

Imágenes: Cordon Press, Movie WatchList.

Autor: Carola Mayol

Comparte esta noticia en

1 Comentario

  1. que pena ella era una de de las niñas que hizo en su historia las mejores y divertidas peliculas

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *