Las pistas de esquí más remotas de Europa ¡Descúbrelas!

El frío está empezando a ser el protagonista estos días de finales de noviembre, y como es típico, son muchos los que ya empiezan a desesperar para inaugurar la temporada de esquí de este invierno. Hay infinitas posibilidades a la hora de sacar a la luz de nuevo los esquís, sin embargo Expedia nos ha descubierto unas pistas tan exóticas como desconocidas.

Siempre puedes volver a los clásicos resorts, a los centros de esquí que te caen más cerca o a los que te son más conocidos. Aunque si crees que este año necesitas un cambio y quieres apostar por un sitio nuevo estate atento a los novedades que nos trae Expedia, aptas solo para los más curiosos y aventureros.

La primera opción es Uludag, la “montaña sagrada” de Turquía. Se trata del mayor centro de deportes de invierno del país, un parque nacional con vistas divinas ahora descubierta recientemente por los apasionados del esquí y el snowboard. El resort está situado a más de 2.500 de altura y cuenta con teleféricos climatizados, tres pistas de esquí para expertos, pistas para principiantes y un slalom gigante. Por alguna razón será el rincón favorito de celebridades turcas como Arabia Saudí o Kuwait.

Esquía de noche en Hlidarfjal Akureyri, Islandia

Otra propuesta la encontramos en Eslovenia, tierra de bosques y montañas de altitud nada recomendada para quienes sufren vértigo. Kranjska Gora es la estación de esquí más famosa de sus cordilleras, conocida por acoger cada año algunas pruebas de la Copa del Mundo de Esquí Alpino y por albergar una conocida pendiente llamada Podkoren. Las pistas son ideales para probar el salto de esquí y hacer escalada en hielo en las numerosas cascadas congeladas de la zona, situada solo a 18 kilómetros de la frontera Italia.

Y finalmente nos desplazamos hasta Hlidarfjal Akureyri, Islandia. Este exótico resort de esquí situado entre 500 y 1.000 metros sobre el nivel del mar resulta perfecto para practicar esquí de fondo, snowboard e incluso conducir una moto de nieve. Pero lo más original lo encontramos al final del día, ya que en estas pistas islandesas existe la posibilidad de esquiar a la luz de la luna gracias a su especial iluminación. La isla europea se está convirtiendo en la meca de muchos aficionados del esquí gracias a sus glaciares, fuentes termales, géiseres, volcanes en actividad, altas cimas y extensos desiertos de lava.

Autor: Laura Casals

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *